FAU­NA DI­GI­TAL

En las re­des, los se­res hu­ma­nos se trans­for­man, se des­in­hi­ben y se ra­di­ca­li­zan. ¿De ver­dad es­tás tan tris­te o eres tan cruel o tan mi­li­tan­te...? ¿Adop­tas al­guno de es­tos per­so­na­jes en tu vi­da di­gi­tal? Por S. TO­RRES / Ilus­tra­cio­nes: M. HI­DAL­GO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Cuan­do se tra­ta de re­des so­cia­les, cual­quier pa­re­ci­do a la reali­dad sue­le ser pu­ra coin­ci­den­cia. Instagram, Fa­ce­book, Twit­ter son la opor­tu­ni­dad de fa­bri­car­se un mun­do a me­di­da, es­co­ger los en­cua­dres y de­jar fue­ra lo que no gus­ta, me­ter fil­tros aquí y alla, y di­si­mu­lar los de­ta­lles os­cu­ros. Na­die po­ne una fo­to con la cara la­va­da sin an­tes ajus­tar un ade­cua­do Fil­tro Va­len­cia, ni se per­mi­te no edi­tar un co­men­ta­rio cuan­do se le ha ocu­rri­do una idea más in­ge­nio­sa, o al­guien le ha pi­lla­do una erra­ta. To­do es­to en­tra den­tro de la nor­ma­li­dad, y a es­tas al­tu­ras del par­ti­do, ya te­ne­mos asu­mi­do que a in­ter­net no se va a de­cir la ver­dad. O, al me­nos, no to­da la ver­dad. Peor aún: hay mu­chí­si­mos ca­sos de per­fi­les de Fa­ce­book o Instagram que di­rec­ta­men­te no tie­nen na­da que ver con sus au­to­res. Los so­le­mos iden­ti­fi­car cuan­do ya co­no­cía­mos pre­via­men­te a la per­so­na y co­men­za­mos a se­guir­la en las re­des. En­ton­ces des­cu­bri­mos el ti­mo. Esa per­so­na se trans­for­ma, toma krip­to­ni­ta ro­ja pa­ra ex­hi­bir­se co­mo lo que le gus­ta­ría ser y no es.

Mi vi­da sin mí

Se­gún el dr. John Su­ler, co­no­ci­do psi­có­lo­go de la Ri­der Uni­ver­sity, es­ta dis­tan­cia en­tre la vi­da real y la que nos in­ven­ta­mos no es más que la evi­den­cia de que nos he­mos de­ja­do ab­du­cir por el fe­nó­meno de la des­in­hi­bi­ción on li­ne, una cir­cuns­tan­cia del me­dio di­gi­tal y fa­vo­re­ci­da, se­gún el psi­có­lo­go, por el ano­ni­ma­to, la in­vi­si­bi­li­dad, y la pér­di­da de los lí­mi­tes en­tre los in­di­vi­duos. “El ano­ni­ma­to ha­ce que la gen­te se con­ven­za de que sus com­por­ta­mien­tos on li­ne no le per­te­ne­cen y, por tan­to, no son su res­pon­sa­bi­li­dad. Es­to les con­ce­de car­ta blan­ca y ex­pli­ca que se en­tre­guen a de­ter­mi­na­das con­duc­tas con to­tal aban­dono”, es­cri­be Su­ler en uno de sus ar­tícu­los. Al­gu­nas per­so­nas se co­nec­tan a in­ter­net y en­tran au­to­má­ti­ca­men­te en un de­li­rio de gran­de­za, fuer­za y po­der. Elias Abou­jao­de, psi­quia­tra de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford lo lla­ma El Efec­to In­ter­net. Una vez des­co­nec­ta­dos, di­chos in­di­vi­duos vuel­ven a ser quie­nes eran. En su li­bro Vir­tually you (Nor­ton & Com­pany) es­te psi­quia­tra sos­tie­ne que nues­tra per­so­na­li­dad on li­ne, (e-per­so­na­lity, la lla­ma) sue­le ser mu­cho más res­pon­do­na y des­in­hi­bi­da que no­so­tros en la vi­da real. “To­dos es­ta­mos ex­pues­tos en al­gún gra­do a su­frir trans­for­ma­cio­nes en es­te sen­ti­do ca­da vez que nos co­nec­ta­mos a in­ter­net”, ase­gu­ra. Sin áni­mo de es­cri­bir un ma­nual de psi­quia­tría, o un bes­tia­rio, pe­ro ani­ma­da por los ha­llaz­gos cien­tí­fi­cos de los ex­per­tos, he ca­li­fi­ca­do los ca­sos más di­so­cia­dos de mi ti­me­li­ne. Di­ría que, en reali­dad, no son más que ar­que­ti­pos de la vi­da di­gi­tal. So­lo hay que de­jar­se ver un po­co por los mun­do de in­ter­net pa­ra en­con­trar a más de una de es­tas es­pe­cies.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.