La fis­cal pi­de 14 años de pri­sión pa­ra un acu­sa­do de abu­sar de una me­nor

Las psi­có­lo­gas con­si­de­ran que el gra­do de cre­di­bi­li­dad de la víc­ti­ma «es má­xi­mo»

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - EDITH FILGUEIRA

La Fis­ca­lía ha in­cre­men­ta­do la pe­ti­ción de la con­de­na que re­cla­ma­ba pa­ra un ou­ren­sano por ha­ber abu­sa­do se­xual­men­te de la hi­ja de su pa­re­ja sen­ti­men­tal cuan­do to­da­vía era me­nor. Tras una vis­ta oral que du­ró ca­si cua­tro ho­ras —y en la que pres­ta­ron de­cla­ra­ción an­te la sa­la de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ou­ren­se va­rios fo­ren­ses, pe­ri­tos y tes­ti­gos— la fis­cal con­si­de­ró ne­ce­sa­rio su­mar, a los 14 años de cár­cel que pe­día pa­ra el de­man­da­do, otros cin­co de li­ber­tad vi­gi­la­da. La acu­sa­ción par­ti­cu­lar por su par­te ha pe­di­do en sus con­clu­sio­nes fi­na­les que el hom­bre que se sen­tó en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos cum­pla con 15 años de pri­sión e in­dem­ni­ce a su clien­ta con 30.000 eu­ros en con­cep­to de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil por da- ños mo­ra­les cau­sa­dos.

El le­tra­do de la defensa re­cla­mó la li­bre ab­so­lu­ción del pro­ce­sa­do, lo que se co­rres­pon­de con la ne­ga­ción ro­tun­da de los he­chos que hi­zo an­te los ma­gis­tra­dos de la Sa­la su clien­te. Sin em­bar­go, en una de­cla­ra­ción del pro­ce­so an­te­rior a la vis­ta oral de ayer, el acu­sa­do ad­mi­tió que al­gu­nos de los men­sa­jes que man­da­ba a la víc­ti­ma y que es­ta­ban es­cri­tos a mano eran su­yos. Y aun­que no ha tras­cen­di­do el con­te­ni­do de las no­tas, la abo­ga­da de la acu­sa­ción par­ti­cu­lar en­tien­de que son al­ta­men­te com­pro­me­te­do­ras pa­ra el de­man­da­do.

En cuan­to al gra­do de cre­di­bi­li­dad de la víc­ti­ma to­dos los pe­ri­tos han re­se­ña­do, a lo lar­go de las más de tres ho­ras y me­dia de jui­cio, que «es má­xi­mo», se­gún pa­la­bras de la acu­sa­ción. «Nin­guno du­da ni lo más mí­ni­mo y hay un in­for­me he­cho por dos psi­có­lo­gas del Imel­ga que se ra­ti­fi­có por otras dos psi­có­lo­gas más. En to­tal la han aten­di­do cua­tro psi­có­lo­gas y una psi­quia­tra y to­das di­cen que no hay ni un so­lo mo­ti­vo pa­ra du­dar de la ve­ra­ci­dad de sus pa­la­bras», aña­dió a la sa­li­da de las de­pen­den­cias ju­di­cia­les.

En su es­cri­to de acu­sa­ción, el Mi­nis­te­rio Fis­cal afir­ma: «En el mes de sep­tiem­bre del año 2011 el acu­sa­do, guia­do por el áni­mo de sa­tis­fa­cer su de­seo se­xual, co­men­zó a acer­car­se a la me­nor cuan­do am­bos se en­con­tra­ban so­los en el sa­lón de ca­sa, pro­di­gán­do­le be­sos y ca­ri­cias ín­ti­mas en dis­tin­tas par­tes del cuer­po, pa­ra des­pués sa­car­le la ro­pa y pe­ne­trar­la va­gi­nal­men­te». Por aquel en­ton­ces la jo­ven te­nía tan so­lo 12 años. En oc­tu­bre de ese mis­mo año el en­cau­sa­do aban­do­nó la vi­vien­da fa­mi­liar tras ter­mi­nar la re­la­ción sen­ti­men­tal que man­te­nía con la ma­dre de la víc­ti­ma. Sin em­bar­go, si­guió vi­si­tan­do la ca­sa y man­te­nien­do con­tac­to con la me­nor has­ta que, en abril de 2012, vol­vió a re­si­dir con ellas de nue­vo co­mo un in­qui­lino más. Los abusos con­ti­nua­ron se­gún des­cri­be la acu­sa­ción pú­bli­ca: «Apro­ve­chan­do las oca­sio­nes en que se en­con­tra­ba a so­las con la me­nor, man­tu­vo re­la­cio­nes de ca­rác­ter se­xual con es­ta (...) lo que ocu­rrió con una ca­den­cia de una o dos ve­ces por se­ma­na en el sa­lón de la ca­sa, en la co­ci­na y en sus dor­mi­to­rios». En sep­tiem­bre el hom­bre vol­vió a de­jar la vi­vien­da.

La Fis­ca­lía re­cla­ma que el en­cau­sa­do in­dem­ni­ce a la víc­ti­ma con 10.000 eu­ros y se ha­ga car­go de los gas­tos oca­sio­na­dos al Ser­gas por la aten­ción pres­ta­da a la me­nor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.