Acep­tan dos años de cár­cel por obli­gar a pros­ti­tuir­se a una jo­ven ou­ren­sa­na en San­tia­go

La víc­ti­ma, en si­tua­ción de des­am­pa­ro, se ha­bía ido de ca­sa

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - XURXO MEL­CHOR

Ste­lian Ga­briel Zan­fir y Ma­nue­la Fá­ti­ma Pe­rei­ra Cun­ha obli­ga­ron a una jo­ven ou­ren­sa­na a pros­ti­tuir­se en San­tia­go apro­ve­chán­do­se de que es­ta­ba des­am­pa­ra­da tras ha­ber dis­cu­ti­do con su fa­mi­lia e ir­se de ca­sa. La sec­ción com­pos­te­la­na de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de A Coruña los juz­gó ayer y am­bos ad­mi­tie­ron el de­li­to, pe­ro no el de re­ten­ción ile­gal del que tam­bién es­ta­ban acu­sa­dos. Ale­ga­ron que la víc­ti­ma tu­vo en todo mo­men­to a mano su mó­vil y que in­clu­so sa­lía con li­ber­tad a ha­cer la com­pra. An­te esas prue­bas y su re­co­no­ci­mien­to de cul­pa, la Fis­ca­lía acep­tó retirar los car­gos por se­cues­tro y re­ba­jar de cua­tro a dos años la pe­na que so­li­ci­ta­ba por pros­ti­tu­ción, lo que per­mi­ti­rá a los en­cau­sa­dos evi­tar su in­gre­so en la cár­cel si no vuel­ven a de­lin­quir.

Zan­fir, de na­cio­na­li­dad ru­ma­na, y Pe­rei­ra, por­tu­gue­sa, que son pa­re­ja y es­tán afin­ca­dos en Ou­ren­se, lle­ga­ron a los juz­ga­dos es­po­sa­dos y tras ha­ber si­do de­te­ni­dos. No por es­te de­li­to, sino por­que en ju­nio, cuan­do se se­ña­ló el jui­cio por primera vez, no se pre­sen­ta­ron. Tras de­cre­tar­se su bus­ca y cap­tu­ra, la Guar­dia Ci­vil los de­tu­vo ha­ce unas se­ma­nas para ase­gu­rar­se que, esta vez sí, se sen­ta­sen fren­te al tri­bu­nal.

Para aco­ger­se a la ate­nuan­te de re­pa­ra­ción del da­ño tu­vie­ron que in­gre­sar en la cuen­ta de los juz­ga­dos una in­dem­ni­za­ción de 2.000 eu­ros para la víc­ti­ma. La sen­ten­cia, ade­más, in­clu­ye sen­das mul­tas de 1.464 eu­ros y una or­den de ale­ja­mien­to.

Los he­chos se re­mon­tan a agos­to del 2012, cuan­do la chi­ca ou­ren­sa­na —ma­yor de edad— con­tac­tó con los acu­sa­dos tras un en­fren­ta­mien­to con su fa­mi­lia que la lle­vó a aban­do­nar su ho­gar. En ese mo­men­to ha­bía un ter­cer im­pli­ca­do, R. M. P., que no ha si­do juz­ga­do por­que es­tá en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do. Los tres, apro­ve­chán­do­se de su si­tua­ción de des­am­pa­ro, la con­ven­cie­ron para que ejer­cie­ra la pros­ti­tu­ción en el pi­so de San­tia­go en el que vi­vían. Aun­que ini­cial­men­te la jo­ven es­ta­ba de acuer­do en ejer­cer la pros­ti­tu­ción, cam­bió de opi­nión cuan­do co­men­za­ron a exi­gir­le que les en­tre­ga­ra el di­ne­ro que ga­na­ba. Cuan­do la chi­ca qui­so de­jar­lo, ellos la obli­ga­ron a se­guir pros­ti­tu­yén­do­se tan­to en Compostela como des­pués en Vi­go. La si­tua­ción se man­tu­vo has­ta que el fu­ne­ral por la muerte del pa­dre de la víc­ti­ma le po­si­bi­li­tó vol­ver a ver a su ma­dre. Fue en­ton­ces cuan­do le con­tó su si­tua­ción y pu­do elu­dir el con­trol de los tres acu­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.