«Al­ber­to siem­pre es­ta­ba in­ten­tan­do pa­sar des­aper­ci­bi­do»

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - MI­GUEL ASCÓN

El pre­si­den­te de la Xun­ta inau­gu­ró ayer el cur­so es­co­lar en el ins­ti­tu­to Blanco Amor, el mis­mo en el que es­tu­dió Ba­chi­lle­ra­to y COU (el vie­jo Cur­so de Orien­ta­ción Uni­ver­si­ta­ria). El ac­to tu­vo, por tan­to, una car­ga afec­ti­va para el po­lí­ti­co, es­pe­cial­men­te te­nien­do en cuen­ta que pu­do en­con­trar­se con al­gu­nos de los pro­fe­so­res que le die­ron cla­se ha­ce cer­ca de cua­ren­ta años. «Era un alumno ejem­plar; es­tu­dia­ba más de lo que traía el li­bro», cuen­ta una de sus maes­tras de Geo­gra­fía e Historia, Sa­ra Pe­rei­ra, que con­ti­núa: «Al­ber­to era muy discreto y muy sen­ci­llo, siem­pre es­ta­ba in­ten­tan­do pa­sar des­aper­ci­bi­do».

Se­gún la profesora, «pro­me­tía mu­chí­si­mo, pe­ro tan­to no me ima­gi­na­ba», di­ce Pe­rei­ra so­bre los éxi­tos po­lí­ti­cos de Nú­ñez Fei­joo, a los que se re­fie­re en­tre ri­sas su maes­tro de Fi­lo­so­fía, Am­bro­sio Cid: «Era buen chi­co, mejor que aho­ra; era más dis­ci­pli­na­do». Bro­mas apar­te, el pre­si­den­te tu­vo palabras de ca­ri­ño para mu­chos de sus pro­fe­so­res, en­tre ellos el de Fi­lo­so­fía. Sus en­se­ñan­zas le sir­vie­ron, se­gún di­jo, para cons­truir su pen­sa­mien­to crí­ti­co. Nú­ñez Fei­joo se acor­dó tam­bién de otros maes­tros, como Án­ge­les Cas­tro, Car­men En­rí­quez, Ma­ri­ta Souto o Al­bino Nú­ñez. Es­te úl­ti­mo fue el en­car­ga­do de ha­blar en nom­bre del vie­jo claus­tro de pro­fe­so­res del cen­tro, que es­tá ce­le­bran­do su 50 aniver­sa­rio (ade­más an­te­ayer se cum­plían 120 años del na­ci­mien­to de Blanco Amor).

Se tra­ta­ba, en de­fi­ni­ti­va, de un día especial para el ins­ti­tu­to. Esa épo­ca, se­gún di­jo Fei­joo, «que­da gra­va­da na bio­gra­fía de cal­que­ra per­soa». El pre­si­den­te de la Xun­ta re­fle­xio­nó so­bre lo que él apren­dió —los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, en­tre otras cosas, se­gún di­jo— y so­bre los cam­bios que ha vi­vi­do la edu­ca­ción desde en­ton­ces. Aho­ra hay trans­por­te, en­se­ñan­za plu­ri­lin­güe y un me­nor aban­dono es­co­lar, aun­que tam­bién hay me­nos alum­nos (en el Blanco Amor son en torno a 600 y en su épo­ca, más de mil). El má­xi­mo res­pon­sa­ble del go­bierno ga­lle­go pro­me­tió que se­gui­rá tra­ba­jan­do para me­jo­rar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en es­te ám­bi­to.

MI­GUEL VI­LLAR

Nú­ñez Fei­joo po­só para una fo­to con sus an­ti­guos pro­fe­so­res del ins­ti­tu­to Blanco Amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.