Con­de­na­do a 21 meses de cár­cel por mal­tra­tar a la mu­jer con la que lle­va­ba ca­sa­do 60 años

Los he­chos se des­cu­brie­ron por una de­nun­cia que in­ter­pu­so el hi­jo del ma­tri­mo­nio

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - EDITH FILGUEIRA

Se­sen­ta años de ma­tri­mo­nio con mal­tra­tos fí­si­cos y psí­qui­cos fue lo que pa­de­ció una ve­ci­na de Xun­quei­ra, se­gún re­co­ge una sen­ten­cia dic­ta­da por el juz­ga­do de lo Pe­nal 1 de Ou­ren­se. Se­sen­ta años has­ta que el hi­jo de am­bos de­nun­ció los he­chos en el pues­to de la Guar­dia Ci­vil de Alla­riz. El hom­bre —que na­ció en el mu­ni­ci­pio ou­ren­sano de Xun­quei­ra de Am­bía en 1935— ha si­do con­de­na­do a 21 meses de pri­sión, la pri­va­ción del de­re­cho a la te­nen­cia de ar­mas du­ran­te tres años y la prohi­bi­ción de co­mu­ni­car­se o apro­xi­mar­se a la víc­ti­ma o cual­quier lu­gar en el que se en­cuen­tre o fre­cuen­te du­ran­te otros tres años.

Los he­chos que des­en­ca­de­na­ron la de­nun­cia por par­te del vás­ta­go tu­vie­ron lu­gar el 22 de sep­tiem­bre de 2015, cuan­do ella aca­ba­ba de lle­gar a ca­sa del mé­di­co que aca­ba­ba de qui­tar­le los pun­tos de una re­cien­te ope­ra­ción de ve­sí­cu­la. Cuan­do es­ta­ban ter­mi­nan­do de co­mer, él acu­sa­do se pu­so a dis­cu­tir y a in­sul­tar y co­gió una bo­te­lla y una na­va­ja que su hi­jo le qui­tó de las ma­nos para evi­tar que les hi­cie­ra da­ño a su ma­dre o a él, tras lo cual in­ter­pu­so la de­nun­cia por­que, como reza la sen­ten­cia, «la si­tua­ción era in­sos­te­ni­ble».

En el tex­to ju­rí­di­co se ha­ce re­fe­ren­cia tam­bién a que la in­sul­ta­ba di­cién­do­le que era «una mi­se­ra­ble, una puer­ca, una cer­da, una ma­rra­na y que no la que­ría». Tam­bién se­ña­la la jue­za en el dic­ta­men que «la ame­na­za­ba di­cién­do­le que iba a pa­sar ham­bre, que no le iba a dar na­da y la em­pu­ja­ba». Con pos­te­rio­ri­dad a la de­nun­cia, se le hi­zo a la víc­ti­ma un in­for­me fo­ren­se. En él se ha­ce cons­tar que «la con­vi­ven­cia de pa­re­ja y fa­mi­liar pue­de ser com­pa­ti­ble con la exis­ten­cia de una re­la­ción mar­ca­da por fre­cuen­tes dis­cu­sio­nes y agre­sio­nes fí­si­cas y es­pe­cial­men­te psi­co­ló­gi­cas, apre­cián­do­se una si­tua­ción de de­sigual­dad por la de­pen­den­cia ha­cia su ma­ri­do a ni­vel eco­nó­mi­co». Es­to fue ra­ti­fi­ca­do por una psi­có­lo­ga y una tra­ba­ja­do­ra so­cial del Imel­ga du­ran­te la se­sión oral del jui­cio.

Ade­más, se in­ci­de en que la mu­jer tie­ne una ba­ja au­to­es­ti­ma y una sin­to­ma­to­lo­gía de­pre­si­va le­ve y que el mal­tra­to se dio tan­to en el mu­ni­ci­pio de La­sar­te (San Sebastián), don­de re­si­die­ron desde que con­tra­je­ron ma­tri­mo­nio ha­ce 60 años, como en Pa­zo de Abe­le­da, a don­de se mu­da­ron ha­ce 20 años y don­de re­si­den desde en­ton­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.