«Las se­lec­cio­nes de­ben ex­hi­bir la la­bor rea­li­za­da en el fút­bol ou­ren­sano»

El en­tre­na­dor quie­re in­vo­lu­crar a to­dos los clu­bes en los com­bi­na­dos pro­vin­cia­les

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - LUIS M. RO­DRÍ­GUEZ

Los afi­cio­na­dos más ve­te­ra­nos del fút­bol ou­ren­sano re­cor­da­rán la ca­be­lle­ra rubia de Pe­lu­so con la ca­mi­so­la del Ga­lai­co, la del Ou­ren­se y has­ta con la ver­de del Aren­tei­ro. Ju­ga­dor ex­plo­si­vo, de ra­za y de los que se va­cia­ban en el cam­po. De esos que hoy lla­ma­ría­mos com­pe­ti­ti­vos, qui­zás por­que aho­ra son los me­nos. Tam­bién se le veía so­bre el cés­ped ese gen de fu­tu­ro en­tre­na­dor, del fut­bo­lis­ta que co­lo­ca a sus com­pa­ñe­ros y que es una ex­ten­sión de los téc­ni­cos en el te­rreno de jue­go. Las le­sio­nes pre­ci­pi­ta­ron ese trán­si­to.

«Ju­gué has­ta los 28, cuan­do la ro­di­lla dijo bas­ta. Te­nía que pa­sar por el qui­ró­fano si que­ría seguir ju­gan­do y co­mo no te­nía pro­ble­mas pa­ra ha­cer vi­da nor­mal y sur­gió la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con Teixidó y Fuer­tes, de­ci­dí dar el pa­so ha­cia los ban­qui­llos», re­la­ta el pro­pio Pe­lu­so, que ya ha pa­sa­do por unos cuan­tos, siem­pre en la pro­vin­cia —sal­vo el cor­to des­pla­za­mien­to a Lalín, que no le obli­gó a cam­biar su re­si­den­cia—, pues­to que es di­fí­cil se­pa­rar­lo de sus raí­ces.

Pue­de que por eso Raúl Rois pen­sa­ra en Pe­lu­so pa­ra un nue­vo car­go den­tro de la de­le­ga­ción ou­ren­sa­na de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Fút­bol, en la coor­di­na­ción de las se­lec­cio­nes co­mar­ca­les de ba­se, que tam­bién in­clu­yen a los equi­pos de Mon­for­te: «Rois sa­be bien cuál es la idea que ten­go del fút­bol y có­mo me gus­ta­ría que nues­tro fút­bol fue­ra cre­cien­do, que más o me­nos coin­ci­de con el tra­ba­jo que ellos ha­bían ini­cia­do. Si no me equi­vo­co, es­te año no so­lo va­mos a sa­car los equi­pos mas­cu­li­nos en sub 12 y sub 15, sino que tam­bién com­pe­ti­re- mos con los fe­me­ni­nos, al­go que no pa­sa­ba en años an­te­rio­res».

En­tre los pla­nes de fu­tu­ro in­me­dia­to del nue­vo coor­di­na­dor, tam­bién es­tá am­pliar el radio de ac­ción de la es­truc­tu­ra fe­de­ra­ti­va en la pro­vin­cia, de mo­do que pue­da abar­car­se al ma­yor nú­me­ro de efec­ti­vos po­si­bles: «Se tra­ta de bus­car gen­te de la mis­ma cuer­da, que dis­pon­ga de tiem­po pa­ra con­tro­lar al ma­yor nú­me­ro ju­ga­do­res en ca­da edad con­cre­ta. Dar­le un vuel­co al tra­ba­jo y no es­pe­rar a que lle­guen los tor­neos en oc­tu­bre o no­viem­bre, sino pro­gra­mar en­tre­na­mien­tos con el ma­yor nú­me­ro de ni­ños po­si­ble e in­vo­lu­crar a en­tre­na­do­res, de­le­ga­dos, au­xi­lia­res, in­clu­so a los ár­bi­tros».

Des­pués de pa­sar por clu­bes co­mo el Ve­rín o el Aren­tei­ro, en­tre otros, Pe­lu­so tam­bién tie­ne cla­ro que la ta­rea de desa­rro­llo de las se­lec­cio­nes co­mar­ca­les no pue­de gi­rar úni­ca­men­te en torno a la ca­pi­tal ou­ren­sa­na, sino que tam­bién de­be abrir­se a la pro­vin­cia y a to­da la de­mar­ca­ción fe­de­ra­ti­va: «Es prio­ri­ta­rio que se in­vo­lu­cren el ma­yor nú­me­ro po­si­ble de clu­bes y ya es­ta­mos ini­cian­do con­tac­tos con to­dos aque­llos que po­da­mos. Es muy im­por­tan­te co­no­cer to­do lo que se ha­ce en las vi­llas con equi­pos de dis­tin­tas eda­des, por­que las se­lec­cio­nes de­ben ex­hi­bir la la­bor rea­li­za­da en to­do el fút­bol ou­ren­sano, del que se prac­ti­ca en la ca­pi­tal y del que se jue­ga en cual­quier otra lo­ca­li­dad».

Al en­tre­na­dor lo atrae en to­do ca­so la mi­sión de co­la­bo­rar pa­ra que el tra­ba­jo con las ca­te­go­rías in­fe­rio­res sea más fruc­tí­fe­ro en su en­torno más cer­cano, so­bre to­do por­que cree que tie­ne cua­li­da­des que no en­vi­dian na­da al de otras pro­vin­cias ga­lle­gas: «Es una pe­na lo de los úl­ti­mos des­cen­sos del Pa­be­llón y el Ou­ren­se CF, que nos de­ja­ron sin equi­pos en la Di­vi­sión de Ho­nor de ju­ve­ni­les, so­bre to­do por­que sin cen­trar­nos en ca­sos con­cre­tos, lo cier­to es que en ge­ne­ral nos pa­sa al­go en esa fran­ja de edad de los 16 a los 18 en la cual no ter­mi­na­mos se dar el sal­to con ju­ga­do­res que mues­tran has­ta ese mo­men­to una gran ca­li­dad. Has­ta ahí, siem­pre te­ne­mos equi­pos muy com­pe­ti­ti­vos, pe­ro por ha­che o por be, su­ce­de al­go que de­be­mos cam­biar en esa úl­ti­ma fa­se».

En ese plano, Pe­lu­so se mues­tra op­ti­mis­ta y confía en que las pró­xi­mas pro­mo­cio­nes del fút­bol ou­ren­sano con­ti­núen con la lí­nea as­cen­den­te: «Cal­de­rón de la Bar­ca de­cía que la vi­da es sue­ño y yo me me­to en to­dos los sue­ños. Aquí so­mos im­por­tan­tes to­dos, no so­lo los que in­te­gra­re­mos las se­lec­cio­nes, sino to­do el fút­bol ba­se ou­ren­sano».

SAN­TI M. AMIL

El víncu­lo de Pe­lu­so y el fút­bol tie­ne mu­chas his­to­rias en el mar­co de Sa­le­sia­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.