María Án­ge­les Fer­nán­dez di­ce que hay mu­chos fal­sos mi­tos so­bre la en­fer­me­dad men­tal

Más de 150 per­so­nas se be­ne­fi­cian de los ser­vi­cios de la aso­cia­ción de afec­ta­dos

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - PORTADA - FI­NA ULLOA

La OMS es­ti­ma que el 25 % de la po­bla­ción (una de ca­da cua­tro per­so­nas) su­fri­rá a lo lar­go de su vi­da al­gún tras­torno men­tal, en­tre los que es­tán al­gu­nos tan co­mu­nes co­mo la de­pre­sión o la es­qui­zo­fre­nia. El Día Mun­dial de la Sa­lud Men­tal, ce­le­bra­do ayer, se cen­tró en el mer­ca­do la­bo­ral; no so­lo por lo que es­te in­flu­ye en la ge­ne­ra­ción de am­bien­tes es­tre­san­tes y po­co sa­lu­da­bles pa­ra la men­te, sino por la reali­dad de que so­lo un 15,9 % de es­tas per­so­nas lo­gra man­te­ner­se en la vi­da pro­duc­ti­va de­bi­do, fun­da­men­tal­men­te, a que to­da­vía pre­va­le­cen los pre­jui­cios so­cia­les. En Mo­rea, la aso­cia­ción ou­ren­sa­na que aglu­ti­na a fa­mi­lias y per­so­nas afec­ta­das, tra­ba­jan pa­ra cam­biar esa reali­dad y ofre­cen orien­ta­ción y me­dia­ción pa­ra que es­tas per­so­nas vuel­van al en­torno la­bo­ral.

—¿La en­fer­me­dad men­tal si­gue sien­do un ta­bú?

—Sí, aun­que afor­tu­na­da­men­te las co­sas van cam­bian­do. No­so­tros lle­va­mos va­rios años ha­cien­do en­cues­tas en las que pre­gun­ta­mos a la gen­te si creen por ejem­plo que la es­qui­zo­fre­nia es com­pa­ti­ble con el tra­ba­jo. Com­pro­ba­mos que ya hay más gen­te, en torno al 76 %, que opi­na que sí.

—¿En el ám­bi­to em­pre­sa­rial el re­pa­ro es ma­yor?

—La em­pre­sa es un re­fle­jo del res­to de la so­cie­dad. La pe­na es que ca­si to­do el re­pa­ro que exis­te es por des­co­no­ci­mien­to. So­bre la en­fer­me­dad men­tal si­gue ha­bien­do mu­cho fal­sos mi­tos y esa es una ba­rre­ra di­fí­cil. Una per­so­na con en­fer­me­dad men­tal es co­mo otra con cual­quier otra pa­to­lo­gía. Si tie­nes una hi­per­ten­sión o una dia­be­tes te tie­nes que tra­tar

y aquí igual; y si es­tás bien tra­ta­do no vas a te­ner nin­gún problema, y con la en­fer­me­dad men­tal tam­po­co. No aca­ba­mos de en­ten­der que la men­te es una par­te más del cuer­po y que en­fer­ma co­mo el res­to. Eso no ha­ce que pier­das tu de­re­cho a po­der tra­ba­jar. Pe­ro la con­cien­cia­ción cues­ta por­que es­ta­mos en una pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la: el afec­ta­do no ha­bla de su en­fer­me­dad con na­tu­ra­li­dad, co­mo ha­bla­ría de cual­quier otra, por te­mor al es­tig­ma so­cial, pe­ro si la gen­te su­pie­ra cuán­tas per­so­nas a su al­re­de­dor tie­nen al­gu­na pa­to­lo­gía men­tal se sor­pren­de­ría y se da­ría cuen­ta de la nor­ma­li­dad de la si­tua­ción.

—¿Cuán­tos so­cios tie­nen?

—Más de qui­nien­tos y aten­de­mos dia­ria­men­te a unos 150 usua­rios en los cen­tros de la ca­pi­tal Ou­ren­sa­na, O Bar­co y Ve­rín, ade­más de en La­lín. Tam­bién te­ne­mos pi­sos tu­te­la­dos y una re­si­den­cia en A Pe­ro­xa, que fue la

pri­me­ra pa­ra per­so­nas con en­fer­me­dad men­tal que se abrió en Ga­li­cia en la que dis­po­ne­mos de 22 pla­zas.

—¿Dis­po­nen de me­dios hu­ma­nos y eco­nó­mi­cos su­fi­cien­tes?

—En es­tos mo­men­tos Mo­rea tie­ne una trein­te­na de tra­ba­ja­do­res. Se ha­ce un po­co cor­to por­que tam­bién te­ne­mos pro­gra­mas fun­cio­nan­do en la pri­sión y ha­ce­mos aten­ción a domicilio; pe­ro es lo que te­ne­mos. Por ejem­plo, en el cen­tro de Mar­ce­lo Ma­cías, en la ca­pi­tal ou­ren­sa­na, hay dos tra­ba­ja­do­res so­cia­les, tres psi­có­lo­gos, per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo y tres per­so­nas que se en­car­gan de desa­rro­llar los ta­lle­res. Ob­via­men­te no so­mos una ex­cep­ción en la si­tua­ción que pa­san mu­chas en­ti­da­des so­cia­les y aun­que es­ta­mos tra­ba­jan­do con un con­ve­nio con la Xun­ta y te­ne­mos apo­yo de las ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les, es­tas ayu­das es­tán siem­pre por de­ba­jo de lo que real­men­te se ne­ce­si­ta. He­mos con­se­gui­do

tam­bién acuer­dos con fun­da­cio­nes y obras so­cia­les y se­gui­mos tra­tan­do de bus­car re­cur­sos por don­de se pue­de.

—¿Cuál es la can­ti­dad que apor­tan los so­cios?

—Lo que es­tá fi­ja­do son 50 eu­ros al año, aun­que lue­go hay per­so­nas que vo­lun­ta­ria­men­te quie­ren dar más. Pe­ro tam­bién hay quie­nes no pue­den dar ni los 50 y no pa­sa na­da por­que cual­quier per­so­na que ne­ce­si­te apo­yo sa­be que aquí lo va a te­ner al mar­gen de su ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca.

—¿Qué ser­vi­cios pres­tan en los cen­tros a afec­ta­dos y a sus fa­mi­lias?

—El pri­me­ro es la orien­ta­ción a to­dos, pa­ra que se­pan real­men­te qué es lo que les es­tá afec­tan­do, y el ase­so­ra­mien­to a las fa­mi­lias. Los usua­rios di­rec­tos del cen­tro de reha­bi­li­ta­ción tie­nen ac­ti­vi­da­des va­ria­das, des­de in­for­má­ti­ca a ta­lle­res. Tam­bién ofre­ce­mos in­for­ma­ción y apo­yo ju­rí­di­co, psi­co­ló­gi­co y to­do lo que ne­ce­si­tan.

MI­GUEL VI­LLAR

Án­ge­les Fer­nán­dez es una de las cua­tro fun­da­do­ras y pre­si­de Mo­rea des­de ha­ce 24 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.