El fis­cal pi­de dos años de cár­cel pa­ra dos acu­sa­dos de or­ga­ni­zar un ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia

La acu­sa­ción cree que la mu­jer, en si­tua­ción irre­gu­lar, pa­gó 14.000 eu­ros al hom­bre pa­ra lo­grar la re­si­den­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE -

Una mu­jer y un hom­bre se sen­ta­ron ayer en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos del juz­ga­do pe­nal de Ou­ren­se pa­ra res­pon­der por un pre­sun­to de­li­to de fal­se­dad en do­cu­men­to ofi­cial que a am­bos les impu­ta el mi­nis­te­rio pú­bli­co. Es­ta par­te sos­tie­ne que am­bos se pu­sie­ron de acuer­do pa­ra mon­tar un ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia al ob­je­to de que ella, de ori­gen bra­si­le­ño, lo­gra­se el per­mi­so de re­si­den­cia en Es­pa­ña. Y no so­lo no con­si­guió su pro­pó­si­to sino que aho­ra se en­fren­ta a una pe­ti­ción de con­de­na de dos años de pri­sión, la mis­ma que se so­li­ci­ta pa­ra el hom­bre al que, su­pues­ta­men­te, pa­gó ca­tor­ce mil eu­ros pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo.

La cau­sa ju­di­cial tie­ne su ori­gen en la in­ves­ti­ga­ción que se ini­ció a me­dia­dos del año 2015 por par- te de agen­tes de la bri­ga­da de Ex­tran­je­ría de la co­mi­sa­ría de Po­li­cía de Ou­ren­se. En esas fe­chas la acu­sa­da, E. G. G., so­li­ci­tó la re­no­va­ción de su tar­je­ta de re­si­den­cia co­mo fa­mi­liar de un ciu­da­dano de la Unión Eu­ro­pea, es­gri­mien­do que era la pa­re­ja de he­cho del otro acusado, J. Á. F. C.. Eso fue ape­nas unos me­ses des­pués de que, con el mis­mo ar­gu­men­to, hu­bie­se so­li­ci­ta­do la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la, pe­ro los agen­tes de­ci­die­ron com­pro­bar si la in­for­ma­ción que fa­ci­li­ta­ba la mu­jer era cier­ta. Así, acu­die­ron al domicilio de O Car­ba­lli­ño que, se­gún fi­gu­ra­ba en la do­cu­men­ta­ción, com­par­tía el ma­tri­mo­nio, pe­ro des­cu­brie­ron que eran otras las per­so­nas que allí re­si­dían en ré­gi­men de al­qui­ler.

Seis años de en­ga­ño

Así fue co­mo se des­cu­brió un en­ga­ño que ha­bía co­men­za­do seis años an­tes, en abril del 2009. La impu­tada en­tró ile­gal­men­te en Es­pa­ña (ape­nas unos me­ses des­pués de que hu­bie­se si­do ex­pul­sa­da) y se pro­pu­so re­gu­la­ri­zar su re­si­den­cia, «ale­gan­do de mo­do fal­sa­rio que cum­plía los re­qui­si­tos exi- gi­dos por nues­tra le­gis­la­ción en ma­te­ria de ex­tran­je­ría, y con­tan­do siem­pre con la co­la­bo­ra­ción ac­ti­va y ne­ce­sa­ria del otro acusado, el cual la ayu­da­ba a cam­bio de di­ne­ro y de fa­vo­res se­xua­les», re­co­ge el es­cri­to de acu­sa­ción. Al pa­re­cer, cuan­do se co­no­cie­ron, la mu­jer tra­ba­ja­ba en un club de al­ter­ne de la ca­pi­tal. Lo pri­me­ro que hi­cie­ron am­bos ha­bría si­do so­li­ci­tar su ins­crip­ción en el re­gis­tro de pa­re­jas de he­cho, una pe­ti­ción que fue re­suel­ta de for­ma fa­vo­ra­ble en ma­yo del 2009. En agos­to, pi­die­ron al pá­rro­co de O Car­ba­lli­ño li­cen­cia pa­ra con­traer ma­tri­mo­nio ca­nó­ni­co, si bien no lle­ga­ron a con­se­guir­lo por­que el obis­pa­do de­ne­gó la pe­ti­ción, sos­pe­chan­do tal vez del en­ga­ño. Des­pués, tras so­li­ci­tar ella au­to­ri­za­ción de re­si­den­cia, am­bos al­qui­la­ron una vi­vien­da «por­que sa­bían que los iban a in­ves­ti­gar». Cuan­do se la con­ce­die­ron, am­bos re­to­ma­ron su vi­da por se­pa­ra­do. Ese fue su error.

Ayer, en el jui­cio, nin­guno qui­so pres­tar de­cla­ra­ción y la de­fen­sa res­tó va­lor le­gal a las pres­ta­das en el pa­sa­do. El fis­cal pi­dió la con­de­na de los dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.