La en­fer­me­ra Ma­ría Ri­vei­ro for­ma a los pa­cien­tes os­to­mi­za­dos pa­ra ser au­tó­no­mos

El pa­sa­do año 137 pa­cien­tes ou­ren­sa­nos se so­me­tie­ron a una os­to­mía

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - PORTADA - FI­NA ULLOA

El pa­sa­do día 1 de octubre se ce­le­bró el día mun­dial del pa­cien­te os­to­mi­za­do, es de­cir aque­llos que se han so­me­ti­do a una re­sec­ción in­tes­ti­nal y de­ben eli­mi­nar sus flui­dos cor­po­ra­les ha­cia el ex­te­rior ge­ne­ral­men­te a tra­vés de una bol­sa. El pa­sa­do año 137 ou­ren­sa­nos se so­me­tie­ron a es­te ti­po de ci­ru­gía en el CHUO, la ma­yo­ría (el 85 %) fue­ron de ca­rác­ter tem­po­ral. Ma­ría Ri­ve­ro es la res­pon­sa­ble de la con­sul­ta, vin­cu­la­da a la de co­lo­proc­to­lo­gía, que ayu­da a es­tos pa­cien­tes a adap­tar­se y con­vi­vir con esa nue­va reali­dad. Ella es ade­más la re­pre­sen­tan­te ou­ren­sa­na en el pro­yec­to Ges­to, crea­do por pro­fe­sio­na­les de la en­fer­me­ría —que en Ga­li­cia reúne a 13 es­pe­cia­li­za­dos en es­te as­pec­to en con­cre­to— con el ob­je­ti­vo lo­grar una me­jor asis­ten­cia sa­ni­ta­ria a es­tos pa­cien­tes que tie­nen que so­me­ter­se a esa in­ter­ven­ción a raíz de un cán­cer de co­lon, rec­to, ano o ve­ji­ga, por en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria in­tes­ti­nal o por pro­ble­mas oca­sio­na­dos por obs­truc­cio­nes o trau­ma­tis­mos.

—¿Cuál es la prin­ci­pal di­fi­cul­tad pa­ra es­tos pa­cien­tes?

—La ma­yor ba­rre­ra es la men­tal. Es muy du­ro asi­mi­lar ese cam­bio en tu ima­gen cor­po­ral y en el día a día. Es di­fí­cil a cual­quier edad, y de­pen­de mu­cho de la for­ma de ser de ca­da uno por­que hay gen­te que sien­te que le cam­bia com­ple­ta­men­te la vi­da. De to­das ma­ne­ras no es lo mis­mo que ten­gas que afron­tar es­te cam­bio con 40 años y con una vi­da ac­ti­va des­de to­dos los pun­tos de vis­ta, des­de el la­bo­ral al se­xual, que con 80.

—¿Cuán­to pue­de lle­var a una per­so­na sa­ber ma­ne­jar­se con una os­to­mía?

—No­so­tros em­pe­za­mos a tra­ba­jar con el pa­cien­te en el mo­men­to mis­mo que le dan la no­ti­cia y el ci­ru­jano, o no­so­tros con él le ex­pli­ca­mos có­mo va a ser la in­ter­ven­ción, le en­se­ña­mos una bol­sa y có­mo se ha­ce pa­ra cam­biar­la. En ese mo­men­to, si es­tá psi­co­ló­gi­ca­men­te muy afec­ta­do y ve­mos que es ne­ce­sa­rio, se le de­ri­va a una con­sul­ta con el psi­có­lo­go. Cuan­do se le ope­ra, ya el per­so­nal de la plan­ta en la que se le atien­de y que va rea­li­zán­do­le los cui­da­dos le va ex­pli­can­do y, pa­ra­le­la­men­te yo tam­bién reali­zo con ellos y con el fa­mi­liar cui­da­dor va­rias prác­ti­cas pa­ra que se­pa có­mo hay que ha­cer la re­ti­ra­da y la co­lo­ca­ción. El tiem­po de­pen­de de mu­chas co­sas. Si la per­so­na que lo afron­ta con va­len­tía po­si­ble­men­te en po­co lo ha­rá sin pro­ble­ma; pe­ro si se tra­ta por ejem­plo de al­guien ma­yor con ar­tro­sis en las ma­nos o de­pen­dien­te, no va a po­der ma­ne­jar­la. En esos ca­sos los fa­mi­lia­res asu­men esa ta­rea. Lo que in­ten­ta­mos es que el pa­cien­te y el cui­da­dor se fa­mi­lia­ri­cen an­tes de sa­lir del hos­pi­tal. En oca­sio­nes mar­chan muy pe­si­mis­tas y cuan­do vuel­ven a re­vi­sión un mes des­pués ya se ven más tran­qui­los y se­gu­ros.

—¿Cuál es el prin­ci­pal mie­do?

—Prin­ci­pal­men­te hay un re­pa­ro a to­car­se en esa zo­na, por si se ha­cen da­ño. Eso es al­go que tam­bién com­par­te el cui­da­dor. Y tam­bién es fre­cuen­te que ten­gan el temor a que se la bol­sa se des­pe­gue o que se le no­te que la lle­va.

—Es­te año el gru­po del pro­yec­to Ges­to ha co­la­bo­ra­do con un li­bro de al­ta co­ci­na pa­ra os­to­mi­za­dos en el que es­tá Pe­pe So­lla. ¿Qué im­por­tan­cia tie­ne la ali­men­ta­ción en es­tas per­so­nas?

—La ali­men­ta­ción pa­ra un pa­cien­te os­to­mi­za­do es im­por­tan­te tan­to des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal co­mo pa­ra un co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del es­to­ma. Por ejem­plo si tra­gan mu­cho ai­re, esos ga­ses van a ge­ne­rar pro­ble­mas por­que van a ha­cer rui­do al sa­lir y la bol­sa se lle­na­rá de ai­re. Al­gu­nos con­se­jos que les da­mos es que mas­ti­quen bien, que no ha­blen mien­tras co­men y que no ha­gan co­mi­das muy abun­dan­tes sino más in­ges­tas al día con me­nos can­ti­dad y mas­ti­can­do bien. Tam­bién es im­por­tan­te be­ber agua, aun­que sin gas, y les en­se­ña­mos a sa­ber qué ali­men­tos son me­nos re­co­men­da­bles por­que son fla­tu­len­tos y cuá­les les van a ayu­dar a dis­mi­nuir el olor, co­mo la man­te­qui­lla, el que­so fres­co, el yo­gur... Pe­ro den­tro de di­ges­ti­vo hay dos gran­des gru­pos: las co­los­to­mías, que son de co­lon y las ileos­to­mía, en el íleon, la par­te más ba­ja del in­tes­tino del­ga­do. Pa­ra es­tos úl­ti­mos hay otras re­co­men­da­cio­nes con­cre­tas ya que al no pa­sar ese ali­men­to por el in­tes­tino grue­so y ha­cer un trán­si­to más rá­pi­do pue­den te­ner más ries­go de des­hi­dra­tar­se. Con ellos se ha­ce una in­ter­con­sul­ta con el ser­vi­cio de Nu­tri­ción que se en­car­gan de ma­ne­jar­les la die­ta ya en el hos­pi­tal y an­tes del al­ta les dan pau­tas in­clu­so de pre­pa­ra­ción de los ali­men­tos pa­ra evi­tar esos ries­gos de des­equi­li­brios nu­tri­cio­na­les y des­hi­dra­ta­ción.

Ma­ría Ri­vei­ro es la re­pre­sen­tan­te ou­ren­sa­na en el pro­yec­to Ges­to cu­yo ob­je­ti­vo es ayu­dar a esos pa­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.