«La gri­pe ya no es lo que era gra­cias pre­ci­sa­men­te a la va­cu­na­ción»

La pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­ria re­cuer­da que tam­bién de­ben va­cu­nar­se quie­nes cui­dan a per­so­nas con sa­lud frá­gil

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - FINA ULLOA

«Pe­ro, ¿de ver­dad me ten­go que va­cu­nar de la gri­pe». Esa es el tí­tu­lo de la se­gun­da jor­na­da del ci­clo Char­las Sa­lu­da­bles que or­ga­ni­za La Voz de Galicia con la co­la­bo­ra­ción de pro­fe­sio­na­les de la ge­ren­cia sa­ni­ta­ria ou­ren­sa­na pa­ra que los ciu­da­da­nos ten­gan in­for­ma­ción de pri­me­ra mano so­bre to­das las cues­tio­nes de sa­lud que les preo­cu­pan. En la ci­ta de ma­ña­na —a las 20.00 ho­ras en la se­de de Afun­da­ción, en la ave­ni­da de Pon­te­ve­dra— los ve­ci­nos po­drán acla­rar to­das las du­das re­la­cio­na­das con la va­cu­na de la gri­pe, des­de có­mo se fa­bri­ca y có­mo fun­cio­na, a si es po­si­ble que el me­di­ca­men­to pro­duz­ca la en­fer­me­dad.

—¿Có­mo res­pon­den en po­bla­cio­nes co­mo Me­lón a la cam­pa­ña de va­cu­na­ción?

—Te­ne­mos bue­nas ta­sas en­tre los ma­yo­res, co­mo en to­da la pro­vin­cia. Lo que es­ta­mos no­tan­do, des­de ha­ce al­gu­nos años, es que ba­ja un po­co la ad­he­ren­cia en­tre los que en­tran aho­ra en ese gru­po de ries­go. Tar­dan más en ani­mar­se a em­pe­zar.

—¿Por qué cree que ocu­rre?

—Mi opi­nión per­so­nal es que in­flu­yen va­rios fac­to­res: la gen­te per­dió mie­do a es­ta en­fer­me­dad. La gri­pe ya no es lo que era pre­ci­sa­men­te gra­cias a las cam­pa­ñas de va­cu­na­ción. An­tes cuan­do en una ca­sa en­tra­ba la gri­pe es­ta­ba to­do el mun­do fa­tal. Aho­ra la ta­sa de con­ta­gios no es tan ele­va­da, pe­ro no lo es pre­ci­sa­men­te por esos años de cam­pa­ñas. Otro fac­tor es que la gen­te se con­si­de­ra to­da­vía jo­ven y no creen que les va­ya a per­ju­di­car mu­cho aun­que la con­trai­gan.

—¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les du­das que le plan­tean?

—Lo más fre­cuen­te es si por cul­pa de la va­cu­na se pue­de ad­qui­rir una gri­pe. Es una fal­sa creen­cia. No su­ce­de nun­ca. La va­cu­na es­tá he­cha con frac­cio­nes, par­tes muy pe­que­ñi­tas de vi­rus des­ac­ti­va­dos. Lo que ocu­rre es que nin­gu­na va­cu­na pro­te­ge al 100 % del con­ta­gio. En el ca­so de los vi­rus de la gri­pe, mu­tan cons­tan­te­men­te, así que pue­de ocu­rrir que des­de que se ha­ce la va­cu­na con los mo­de­los más re­cien­tes has­ta que se dis­tri­bu­ye pue­de ha­ber al­gu­na va­ria­ción de una par­te y no ser exac­ta­men­te igua­les . Aún así pro­te­ge más de un 80 %, pe­ro ade­más, lo que es muy im­por­tan­te, si la con­traes y te has va­cu­na­do sus efec­tos se­rán me­no­res; la gri­pe es más ate­nua­da.

—¿El res­to de co­lec­ti­vos de ries­go es­tán igual de sen­si­bi­li­za­dos?

—Es­tán muy con­cien­cia­das las em­ba­ra­za­das, gra­cias al tra­ba­jo de las ma­tro­nas. Hay que te­ner en cuen­ta que en ese ca­so, ade­más, pro­te­gen a sus hi­jos en los pri­me­ros me­ses de vi­da. Tam­bién es­tán men­ta­li­za­dos quie­nes tie­nen una en­fer­me­dad cu­yos efec­tos sien­ten en el día a día y se dan cuen­ta de que una gri­pe les va a com­pli­car esos sín­to­mas que ya tie­nen. En otras pa­to­lo­gías más li­via­nas to­da­vía hay que ha­cer una la­bor de sen­si­bi­li­za­ción. Lo mis­mo ocu­rre con gru­pos co­mo el per­so­nal sa­ni­ta­rio, los que tra­ba­jan en re­si­den­cias o in­clu­so las per­so­nas que cui­dan de ma­yo­res en sus ca­sas. Ahí exis­te una con­tra­dic­ción en­tre lo que le de­ci­mos al ma­yor, in­clu­so fa­mi­liar nues­tro, que de­be ha­cer y lo que hacemos no­so­tros mis­mos.

—¿Qué fa­lla en es­tos ca­sos?

—Es di­fí­cil sa­ber­lo. To­dos so­mos cons­cien­tes de que la per­so­na ma­yor, o in­clu­so al­guien que no lo sea pe­ro que ten­ga al­gún pro­ble­ma que ha­ce que su sa­lud sea más de­li­ca­da, de­be va­cu­nar­se; pe­ro lue­go no nos da­mos cuen­ta de que mu­chas ve­ces so­mos no­so­tros los que lle­va­mos el vi­rus a ca­sa y po­ne­mos en ries­go la sa­lud ya frá­gil de esa per­so­na. A ve­ces en con­sul­ta te co­men­tan ex­tra­ña­dos que ese ma­yor que co­gió la gri­pe no sa­le de ca­sa y no es­tu­vo ex­pues­to al frío; pe­ro es que el vi­rus en­tra con la per­so­na que sa­le y en­tra en ca­sa.

—¿Cree que los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios de­be­rían de va­cu­nar­se?

—Yo lo ha­go y creo que so­mos gru­po de ries­go por do­ble ra­zón. Es­ta­mos más ex­pues­tos a con­ta­giar­nos por­que cuan­do la gen­te se po­ne ma­li­ta vie­ne a los cen­tros de sa­lud o a los hos­pi­ta­les; y por otro la­do ese vi­rus que pi­lla­mos lo po­de­mos tras­la­dar al res­to de nues­tros pa­cien­tes, y mu­chos de ellos son de esos otros gru­pos de ries­go. Y eso es una res­pon­sa­bi­li­dad im­por­tan­te. Un vi­rus que a no­so­tros nos pro­du­ce una gri­pe li­via­na po­de­mos con­ta­giar­lo a esas per­so­nas con las que es­ta­mos en con­tac­to y a las que pue­de ha­cer­les mu­cho más da­ño.

ÁL­VA­RO VAQUERO

Pilar Gon­zá­lez es una de la pro­fe­sio­na­les que par­ti­ci­pa ma­ña­na en las Char­las Sa­lu­da­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.