Pro­ta­go­nis­tas

Eduar­do Ló­pez Pe­rei­ra di­ri­ge la agen­cia pa­ra la ca­li­dad del sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio ga­lle­go

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - PORTADA - ELI­SA ÁL­VA­REZ

Na­ció en Tra­sal­ba, «en los ali­cer­ces de la cul­tu­ra ga­lle­ga». Lo di­ce con or­gu­llo. Ca­si tan­to co­mo cuan­do ha­bla de Ote­ro Pe­dra­yo, cu­ya ca­sa es­ta­ba muy cer­ca de la su­ya. En su eta­pa uni­ver­si­ta­ria, el es­cri­tor le re­ga­ló su obra Arre­dor de si y en la de­di­ca­to­ria es­cri­bió: ‘A Eduar­do, ho­xe es­tu­dan­te hu­ma­nis­ta en Sa­la­man­ca, e ben lo­go ca­te­drá­ti­co en San­tia­go’. «Y acer­tó», di­ce con ale­gría Ló­pez Pe­rei­ra.

Se fue a Com­pos­te­la muy jo­ven, con 18 años, pa­ra es­tu­diar Fi­lo­lo­gía y es­pe­cia­li­zar­se des­pués en clá­si­cas, que to­da­vía no exis­tían en la ca­pi­tal ga­lle­ga. Esos dos pri­me­ros años le lle­ga­ron pa­ra en­tu­sias­mar­se con la ciu­dad. «Éra­mos unos cin­co mil es­tu­dian­tes que nos veía­mos to­dos los días por el Fran­co». Cre­yó que per­de­ría ese con­tex­to uni­ver­si­ta­rio al ir­se a Sa­la­man­ca pe­ro no fue así, «al con­tra­rio, me im­pre­sio­nó por­que te­nía ese mis­mo am­bien­te es­tu­dian­til pe­ro mu­chí­si­mo más in­ter­na­cio­nal».

Eduar­do que­ría vol­ver a San­tia­go. Por­que las dis­tan­cias no eran las de aho­ra, «de Ou­ren­se a Sa­la­man­ca pa­sá­ba­mos to­da la no­che, hoy las dis­tan­cias ya no las mi­des en ki­ló­me­tros sino en tiem­po». Cuan­do fi­na­li­zó la ca­rre­ra le con­ce­die­ron una be­ca de in­ves­ti­ga­ción y se fue a Com­pos­te­la. Pe­ro co­mo ha­bía ne­ce­si­da­des do­cen­tes tu­vo que aban­do­nar­la y em­pe­zar a dar cla­ses en la fa­cul­tad mien­tras pre­pa­ra­ba su te­sis. La le­yó en 1975, «el 1 de oc­tu­bre la lle­vé a im­pri­mir y al mis­mo tiem­po fui a ca­sar­me al Ayun­ta­mien­to».

Re­cuer­da las opo­si­cio­nes pa­ra sa­car la pla­za de pro­fe­sor, en Ma­drid, de cin­co se­ma­nas de du- ra­ción, sie­te exá­me­nes y un ejer­ci­cio eli­mi­na­to­rio que lla­ma­ban vul­gar­men­te «el me­ca­chis que gua­po soy, por­que en él te­nías que ex­po­ner tus mé­ri­tos», cuen­ta. ¿Y có­mo eran las cla­ses en los 70? «Eran lo que en­ten­de­mos por cla­ses ma­gis­tra­les, una en­se­ñan­za muy nu­me­ro­sa pe­ro con mu­cha de­di­ca­ción al alumno. Qui­zás más que aho­ra por­que des­de ha­ce unos años se va­lo­ra tan­to la in­ves­ti­ga­ción que los pro­fe­so­res van de con­gre­so en con­gre­so. No po­de­mos ol­vi­dar el ele­men­to fun­da­men­tal de la uni­ver­si­dad, la do­cen­cia», ex­pli­ca es­te ca­te­drá­ti­co. No obs­tan­te ad­mi­te que la uni­ver­si­dad ha me­jo­ra­do mu­chí­si­mo con los años. Le sa­ca una pe­ga, «an­tes ha­bía un ex­ce­so de dis­tan­cia en­tre pro­fe­sor y alumno y aho­ra hay un ex­ce­so de pro­xi­mi­dad por lo que a ve­ces se mez­clan los ro­les».

Ló­pez Pe­rei­ra sa­có la cá­te­dra en el año 90 y lo hi­zo en la Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña, jus­to des­pués de su crea­ción. Su la­bor co­mo ges­tor uni­ver­si­ta­rio co­men­zó en San­tia­go co­mo se­cre­ta­rio del de­par­ta­men­to que di­ri­gía Ma­nuel Díaz y Díaz, y cuan­do ate­rri­zó en el cam­pus co­ru­ñés Mei­lán Gil lo nom­bró se­cre­ta­rio ge­ne­ral, «fue muy bue­na épo­ca pa­ra for­mar­me co­mo ges­tor», di­ce, has­ta el pun­to de que en 1997 el ex­con­se­llei­ro Cel­so Cu­rrás lo nom­bró di­rec­tor xe­ral de Uni­ver­si­da­des «otra eta­pa muy in­tere­san­te, am­plia­mos por pri­me­ra vez el ma­pa de ti­tu­la­cio­nes y fue una épo­ca de gran ex­pan­sión», con­clu­ye.

Ló­pez Pe­rei­ra es el di­rec­tor de la Axen­cia pa­ra a Ca­li­da­de do Sis­te­ma Uni­ver­si­ta­rio de Ga­li­cia (Ac­sug), un or­ga­nis­mo que na­ció con el es­pa­cio eu­ro­peo de la edu­ca­ción su­pe­rior pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de las uni­ver­si­da­des. Y al me­nos en pa­la­bras de su di­rec­tor lo con­si­gue, «so­lo hay que ver co­mo lle­gan de ver­des a la agen­cia los tí­tu­los y co­mo sa­len», apun­ta.

Has­ta los 98.765

Co­mo di­rec­tor xe­ral, en­tre el 97 y el 2005, re­cuer­da la gran ex­pan­sión de la uni­ver­si­dad. Cuan­do se crea­ron las ins­ti­tu­cio­nes de Vi­go y A Co­ru­ña, en el 90, ha­bía 52.000 alum­nos. Años des­pués, en el mo­men­to de ma­yor bum, se lle­gó ca­si a los cien mil, «en con­cre­to a los 98.765 alum­nos», una ci­fra que no ol­vi­da por­que los nú­me­ros son con­se­cu­ti­vos.

Eduar­do se te­mía ya que el des­cen­so de­mo­grá­fi­co obli­ga­ría a una re­es­truc­tu­ra­ción del sis­te­ma. Pe­ro ha­blar de ce­rrar gra­dos es un dra­ma pa­ra los pro­fe­so­res «y es que las ne­ce­si­da­des de la uni­ver­si­dad pue­den ver­se des­de el pun­to de vis­ta del pro­fe­sor o des­de el de la so­cie­dad, y la uni­ver­si­dad no pue­de ges­tio­nar so­lo pen­san­do en los pro­fe­so­res», con­clu­ye.

Z. ZAM­BRANO

Ló­pez Pe­rei­ra re­cuer­da que Ote­ro Pe­dra­yo le re­ga­ló en Tra­sal­ba un ejem­plar de «Arre­dor de si».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.