El bum de las bar­be­rías ca­la tam­bién en Ou­ren­se

En los úl­ti­mos años se han mul­ti­pli­ca­do en la ca­pi­tal las pe­lu­que­rías pen­sa­das so­lo pa­ra clien­tes mas­cu­li­nos

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - CÁNDIDA AN­DA­LUZ TEX­TO MI­GUEL VI­LLAR FO­TOS

Se po­dría de­cir que se han mul­ti­pli­ca­do sin pe­car de exa­ge­ra­dos. Prác­ti­ca­men­te no exis­te ba­rrio en la ca­pi­tal ou­ren­sa­na que no cuen­te con una bar­be­ría de re­fe­ren­cia. Al­gu­nas se han trans­for­ma­do pa­san­do de pa­dres a hi­jos y otras, las más, se ha ido abrien­do de for­ma pau­la­ti­na. El bum ha lle­ga­do a Ou­ren­se, con locales que da una vuel­ta de tuer­ca a su es­té­ti­ca y se con­vir­ten en re­fe­ren­cia no so­lo de aque­llos que bus­can arre­glar­se la bar­ba o ha­cer­se un buen cor­te de pe­lo sino de tri­bus ur­ba­nas, con gus­tos mu­si­ca­les y cul­tu­ra­les pa­re­ci­dos.

De­rek Iva­nich es­tá de­trás de uno de es­tos ca­sos. Des­pués de tra­ba­jar du­ran­te on­ce años en una pe­lu­que­ría, de­ci­dió dar el sal­to y abrir su pro­pio ne­go­cio. Es di­fí­cil no mi­rar ha­cia den­tro cuan­do se pa­sa jun­to a su es­ca­pa­ra­te de la ca­lle Pe­na Cor­nei­ra de la ca­pi­tal. Con una es­té­ti­ca muy mar­ca­da, ase­gu­ra que lo que más le gus­ta es la bar­be­ría tra­di­cio­nal, la de to­da la vi­da. Ha­ce un año exac­ta­men­te que abrió el ne­go­cio, que lle­va su nom­bre, y pa­re­ce que no se equi­vo­có si se tie­ne en cuen­ta có­mo ha ido au­men­tan­do el nú­me­ro de em­plea­dos. Su clien­te­la, di­ce, va de los 0 a los 90 años y son to­dos hom­bres. Lo de la­var y mar­car no es se­ña del lo­cal. Y ase­gu­ra que ca­da vez son más los hom­bres, de to­das las eda­des, que quie­ren un cor­te per­fec­to.

En la ave­ni­da de San­tia­go es­tá A Es­mor­ga. Da­vid Da­co­ba es su pro­pie­ta­rio. «Bus­cá­ba­mos que fue­ra un si­tio di­fe­ren­te», di­ce. Y lo con­si­guió. Una ba­rra pa­ra to­mar­se al­go mien­tras se es­pe­ra, vi­deo­con­so­las o una zona de jue­gos pa­ra ni­ños com­ple­tan una bar­be­ría que abrió sus puer­tas en la Na­vi­dad del 2016. Mez­clar lo tra­di­cio­nal con la modernidad, con pro­duc­tos y téc­ni­cas nue­vas, de­fi­nen su for­ma de tra­ba­jar. Com­par­te con De­rek su pa­sión por la bar­be­ría de to­da la vi­da. «Aquí lo que más tra­ba­jo son los afei­ta­dos y las bar­bas y los cor­tes ex­tre­mos», su­bra­ya. Lo que de­no­mi­na high hut: de­gra­da­dos al ce­ro. La clien­te­la, to­da mas­cu­li­na, ha ido au­men­tan­do con los años. «Te­ne­mos de to­da las eda­des, so­bre to­do mu­chos ni­ños», di­ce.

Cor­tes muy de­fi­ni­dos

Si tu es­ti­lo se ase­me­ja más a un ju­ga­dor de fút­bol, co­mo por ejem­plo Ser­gio Ra­mos, en­ton­ces tu es­ta­ble­ci­mien­to es­tá en Jesús So­ria. Aun­que abrió sus puer­tas ha­ce seis años, a los do­mi­ni­ca­nos Os­val­do y Ós­car Sa­va­la le ha cos­ta­do más tiem­po atraer al clien­te es­pa­ñol. «Ha­ce­mos cor­tes muy de­fi­ni­dos y lo que nos di­fe­ren­cia es el som­brea­do. Te­ne­mos clien­tes de mu­chas na­cio­na­li­da­des. Des­de do­mi­ni­ca­nos a ma­rro­quíes, ru­ma­nos e in­clu­so chi­nos. Aho­ra mis­mo tam­bién te­ne­mos mu­chos es­pa­ño­les que nos han co­no­ci­do por los cor­tes es­pe­cia­les que ha­ce­mos», re­la­tan. En es­ta pe­lu­que­ría, tam­bién mas­cu­li­na, apues­tan por la sor­pre­sa e in­clu­so ha­cen fi­gu­ras som­brea­das, de­pen­dien­do de la ten­den­cia. Lo más im­por­tan­te: es­tar a la úl­ti­ma.

De­rek Iva­nich abrió ha­ce exac­ta­men­te un año una bar­be­ría en la ca­lle Pe­na Cor­nei­ra de la ca­pi­tal.

En A Es­mor­ga, los clien­tes pue­den ju­gar a vi­deo­con­so­las o to­mar al­go en una ba­rra mien­tras es­pe­ran.

Ós­car Sa­va­la, en su pe­lu­que­ría de la ca­lle Jesús So­ria, ha­cien­do su es­pe­cia­li­dad, el som­brea­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.