«Si quie­res lo me­jor pa­ra tu hi­jo, lo peor que pue­des ha­cer es no va­cu­nar»

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - F. U.

Aun­que el úl­ti­mo gran bro­te de sa­ram­pión ga­lle­go fue en 2011, en Lu­go, en las úl­ti­mas se­ma­nas el sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud, y en es­pe­cial, en las zo­nas fron­te­ri­zas con el nor­te de Por­tu­gal, co­mo es el ca­so de Ou­ren­se, vi­gi­lan de cer­ca la si­tua­ción de la ola de con­ta­gios en el país ve­cino.

—¿Qué ti­po de per­so­nas es­tán en es­pe­cial ries­go si ese bro­te pa­sa a Ga­li­cia?

—Es­tá afec­tan­do a los no va­cu­na­dos y a per­so­nal sa­ni­ta­rio fun­da­men­tal­men­te. La ra­zón de es­tos con­ta­gios en adul­tos es por­que an­tes se po­nía una do­sis, pe­ro a par­tir de los 80 se pa­só a po­ner dos por­que se vio que pa­ra man­te­ner la in­mu­ni­dad du­ran­te to­da la vi­da es me­jor te­ner esas do­sis. Pe­ro hay una dé­ca­da de per­so­nas, na­ci­das en la dé­ca­da de los 70 prin­ci­pal­men­te, que tie­nen más po­si­bi­li­dad de con­ta­giar­se, por­que no pa­sa­ron la en­fer­me­dad, co­mo ocu­rría con ma­yor fre­cuen­cia an­tes del 67, y por tan­to no tie­nen la in­mu­ni­dad na­tu­ral, pe­ro tam­po­co tie­nen la in­mu­ni­za­ción com­ple­ta de esa se­gun­da do­sis que se co­men­zó a po­ner a prin­ci­pios de los 80. Esas per­so­nas es­tán hoy en día en edad pro­duc­ti­va, es­tán tra­ba­jan­do y si lo ha­cen en el sis­te­ma sa­ni­ta­rio, es más fá­cil que ten­gan con­tac­to con al­gu­na per­so­na con­ta­gia­da que va al mé­di­co o in­gre­sa en el hos­pi­tal. Esa es la ra­zón por la que mu­chos de los que han con­traí­do la en­fer­me­dad en Por­tu­gal sean pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios.

—Los an­ti­va­cu­nas alu­den a po­ten­cia­les per­jui­cios pa­ra la sa­lud.

—Si uno quie­re ha­cer lo me­jor pa­ra sus hi­jos, lo peor que pue­de ha­cer es no va­cu­nar. Y no so­lo por el ries­go de co­ger una de es­tas en­fer­me­da­des, por­que en un con­tex­to en el que ca­si to­dos los ni­ños van a es­tar va­cu­na­dos ese no va­cu­na­do es­tá pro­te­gi­do por el res­to; sino por­que es peor pa­ra el de­sa­rro­llo del sis­te­ma in­mu­ne que va­cu­nar­lo. Hay es­tu­dios que de­mues­tran que la va­cu­na no so­lo pro­te­ge con­tra el vi­rus pa­ra el que es­tá di­se­ña­da, sino que pro­te­ge, en ge­ne­ral pa­ra otros pro­ce­sos in­fec­cio­sos o de otro ti­po, in­clu­so en el cáncer o en en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes.

—¿Por qué?

—La ra­zón es que los es­tí­mu­los an­ti­gé­ni­cos ac­ti­van el sis­te­ma in­mu­ne que, co­mo el res­to de nues­tro cuer­po, ne­ce­si­ta­mos tam­bién desa­rro­llar. El sis­te­mas in­mu­ne del ni­ño se desa­rro­lla por con­tac­to con an­tí­ge­nos, que pue­den ser na­tu­ra­les o ar­ti­fi­cia­les, es bueno. Y es me­jor es­ti­mu­lar­lo con va­cu­nas que le qui­tan a ese an­tí­geno la par­te agre­si­va, que con los vi­rus vi­vos, que pue­den ha­cer mu­cho más da­ño. Por tan­to, no le es­toy ha­cien­do un fa­vor a mi hi­jo no va­cu­nán­do­lo por­que es me­jor que su sis­te­ma se va­ya per­fec­cio­nan­do y aun­que no co­ja nin­gu­na de esas en­fer­me­da­des, por­que es­tá en un am­bien­te lim­pio y con ni­ños va­cu­na­dos que no van a pa­de­cer gran­des en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, ayu­da­mos a que su sis­te­ma in­mu­ne ten­ga esa ca­pa­ci­dad de de­sa­rro­llo.

—¿Pue­de un ni­ño va­cu­na­do no pa­de­cer una en­fer­me­dad y, sin em­bar­go, trans­mi­tir­la?

—Ocu­rre por ejem­plo con la dif­te­ria. Un ni­ño pue­de ser por­ta­dor del cory­ne­bac­te­rium y no pa­de­cer la en­fer­me­dad si es­tá va­cu­na­do, pe­ro se lo pue­de trans­mi­tir a otro. O con el vi­rus de la po­lio, que via­ja en el in­tes­tino y pue­de es­tar en aguas. Si no apa­re­cen ni­ños con po­lio es por­que es­tán va­cu­na­dos; en el mo­men­to en que se de­je de va­cu­nar apa­re­ce­rá la po­lio. Tan­to la dif­te­ria, co­mo la po­lio y el sa­ram­pión son en­fer­me­da­des gra­ves, que pue­den afec­tar a ni­ños no va­cu­na­dos aun­que el res­to sí lo es­té.

—¿La va­ri­ce­la no es tan gra­ve co­mo las an­te­rio­res?

—Es me­nos gra­ve, pe­ro tam­bién pue­de pro­du­cir com­pli­ca­cio­nes im­por­tan­tes, co­mo la neu­mo­nía va­ri­ce­lo­sa, que con­lle­va un por­cen­ta­je de ca­sos de mor­ta­li­dad. El vi­rus de la va­ri­ce­la ade­más que­da acan­to­na­do en el or­ga­nis­mo de por vi­da, y hay una se­cue­la que en al­gu­nos ca­sos se ve ya en ni­ños que la han pa­sa­do ha­ce po­co, pe­ro que tam­bién apa­re­ce en adul­tos y an­cia­nos: el her­pes zós­ter. Es­ta en­fer­me­dad es muy do­lo­ro­sa, pue­de ge­ne­rar una neu­ral­gia cró­ni­ca y si afec­ta a un ojo, por ejem­plo pue­de pro­vo­car ce­gue­ra en al­gu­nos ca­sos. Las per­so­nas va­cu­na­das, co­mo no su­fren la en­fer­me­dad con el vi­rus vi­vo, tie­nen po­cas po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar­la.

SANTI M. AMIL

Ber­ta Uriel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.