Una mu­jer tra­ta de re­cu­pe­rar los res­tos de su pa­dre muer­to en 1951 en A Pe­ro­xa

La ex­hu­ma­ción se ha vis­to di­fi­cul­ta­da por cons­truc­cio­nes fu­ne­ra­rias más re­cien­tes

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - PE­PE SEOANE

Que Juan San­ta­na Ra­mí­rez fa­lle­ció el día 1 de no­viem­bre de 1951 so­bre las diez de la no­che, en­tre dos jor­na­das tra­di­cio­nal­men­te de­di­ca­das a la me­mo­ria de los di­fun­tos, lo prue­ba el su­ma­rio de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ou­ren­se so­bre aquel su­ce­so y la co­rres­pon­dien­te ano­ta­ción del Re­gis­tro Ci­vil. Que fue un ac­ci­den­te, fru­to de una caí­da, se des­pren­de de esa do­cu­men­ta­ción ju­di­cial. Y que fue en­te­rra­do en el ce­men­te­rio pa­rro­quial de San­tia­go de Ca­rra­ce­do, en el mu­ni­ci­pio de A Pe­ro­xa, tam­bién es al­go que apa­re­ce me­ticu­losa­men­te de­ta­lla­do en el pro­ce­di­mien­to ju­di­cial. La viu­da, Ge­ne­ro­sa Ar­ma­da, aban­do­nó Os Pea­res, don­de en­ton­ces re­si­día con su esposo, que tra­ba­ja­ba en las obras del sal­to. Lo hi­zo sin mi­rar si­quie­ra ha­cia atrás. Nun­ca re­gre­só, de he­cho, a aquel lu­gar, se­gún cuen­ta su hi­ja. Fa­lle­ció en 1987 en Vi­go, don­de si­gue re­si­dien­do la úni­ca des­cen­dien­te de aque­lla pa­re­ja ro­ta en el año 1951. A Pi­lar Ar­ma­da siem­pre le pe­só la muer­te de su pa­dre, cu­ya vi­da nun­ca aca­bó de po­der re­cons­truir. Y qui­so re­cu­pe­rar sus res­tos pa­ra tras­la­dar­los al ce­men­te­rio de Teis. No le es­tá re­sul­tan­do fá­cil.

En el lu­gar don­de teó­ri­ca­men­te es­tá en­te­rra­do, yen­do a la li­te­ra­li­dad de la di­li­gen­cia ju­di­cial de in­hu­ma­ción in­cor­po­ra­da al su­ma­rio, hay aho­ra otras se­pul­tu­ras, cu­ya cons­truc­ción cons­truc­ción se pre­su­me pos­te­rior al año 1951. Por si ello no fue­ra su­fi­cien­te con­tra­tiem­po, el sa­cer­do­te que ejer­ce co­mo ad­mi­nis­tra­dor de la pa­rro­quia ha cer­ti­fi­ca­do que en­tre los años 1944 y 1966, en los li­bros de la pa­rro­quia «no se ha en- con­tra­do nin­gu­na par­ti­da de de­fun­ción con el nom­bre de Juan San­ta­na Ra­mí­rez».

Ac­ción fa­lli­da en 2014

La hi­ja, que du­ran­te gran par­te de su vi­da re­nun­ció a im­por­tu­nar o pre­sio­nar a su ma­dre pa­ra hur­gar en un pa­sa­do del que so­lo sa­be lo que le con­ta­ron, se sien­te aho­ra to­tal­men­te li­bre pa­ra ha­cer­lo. Pa­ra bus­car en sus raí­ces, pe­ro, so­bre to­do y an­tes que cual­quier otra co­sa, re­cu­pe­rar los res­tos de su pa­dre, al­go que cre­yó po­si­ble en la pri­ma­ve­ra del 2014. Ha­bía ob­te­ni­do en­ton­ces au­to­ri­za­ción de la Xun­ta pa­ra la ex­hu­ma­ción de los res­tos. Des­de el juz­ga­do de ins­truc­ción 1 de Ou­ren­se, con­di­cio­na­do al cum­pli­mien­to de la ley de po­li­cía sa­ni­ta­ria mor­tuo­ria, se dio luz ver­de ha­ce cua­tro años al le­van­ta­mien­to y tras­la­do «del ca­dá­ver­ce­ni­zas» de Juan San­ta­na, se­gún de­cía un es­cri­to di­ri­gi­do al en­car­ga­do del ce­men­te­rio de Teis.

El 15 de ma­yo del 2014 iba a ser el día. Acu­dió Pi­lar al ce­men­te­rio de Ca­rra­ce­do con el per­so­nal de una em­pre­sa de ser­vi­cios fú­ne­bres que se iba a en­car­gar del le­van­ta­mien­to y tras­la­do. El sa­cer­do­te, se­gún la par­ti­cu­lar de­nun­ció pos­te­rior­men­te en Ou­ren­se an­te la jus­ti­cia or­di­na­ria, «se ne­gó a co­la­bo­rar pro­ce­dien­do a au­sen­tar­se sin más ex­pli­ca­ción». En el lu­gar don­de Juan San­ta­na ha­bía si­do en­te­rra­do, me­tro y me­dio ba­jo tie­rra, ha­bía otro pan­teón de cons­truc­ción más mo­der­na. No era el es­ce­na­rio es­pe­ra­do por una mu­jer que sen­ci­lla­men­te que­ría te­ner más cer­ca los res­tos de su des­co­no­ci­do pa­dre.

Pi­dió ayu­da en el Obispado. Se es­tre­lló con­tra un só­li­do mu­ro. No con­si­guió ni que le re­gis­tra­ran un es­cri­to. No lo acep­ta­ron. Op­tó en­ton­ces por el bu­ro­fax, aun­que na­da lo­gró. In­sis­tió. Vol­vió al juz­ga­do pa­ra so­li­ci­tar am­pa­ro, sin vul­ne­rar de­re­chos de ter­ce­ros ni atro­pe­llar sen­si­bi­li­da­des. Es ne­ce­sa­rio, de­cían al juez, de­ter­mi­nar el lu­gar con­cre­to, o al me­nos aco­tar la zona, en el que es­tán en­te­rra­dos los res­tos ca­da­vé­ri­cos de Juan San­ta­na Ra­mí­rez, pa­ra, a con­ti­nua­ción, pro­ce­der a su ex­hu­ma­ción.

Afec­ta­dos in­di­rec­tos

Apun­ta­ba Pi­lar San­ta­na en su es­cri­to al juz­ga­do co­mo al­go «bas­tan­te pro­ba­ble» que se vie­ran afec­ta­dos pro­pie­ta­rios de ni­chos en la zona, cons­trui­dos, se­gún apun­ta­ba, «por ne­gli­gen­cia del Obispado de Ou­ren­se y de los su­ce­si­vos pá­rro­cos que ges­tio­na­ron el ce­men­te­rio, en­ci­ma de la lá­pi­da y los res­tos».

ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

Pi­lar San­ta­na, en Vi­go, con una ima­gen en la que apa­re­ce una fo­to­gra­fía de su pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.