Mer­lín y de­más fa­mi­lia

Las pa­la­bras del es­cul­tor Mo­xom a tra­vés de sus per­so­na­jes en el Mu­seo Mu­ni­ci­pal

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - TAREIXA TABOADA

«La Na­tu­ra­le­za se con­tem­pla a sí mis­ma a tra­vés de la vi­sión del ar­tis­ta», Pa­blo Pa­la­zue­lo.

Mo­xom pre­sen­ta en el Mu­seo Mu­ni­ci­pal la ex­po­si­ción Mo­xom e de­más fa­mi­lia, un gui­ño de hu­mor ne­gro a las ne­cro­ló­gi­cas que re­fle­xio­na so­bre el va­lor pós­tu­mo de la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca co­mo le­ga­do y he­re­de­ro fir­me de su crea­dor, al al­can­zar la obra de ar­te un va­lor fi­lial de pa­ren­tes­co. Pre­sen­ta una ga­le­ría de per­so­na­jes con un ima­gi­na­rio pro­pio, con en­ti­dad fí­si­ca y car­ga emo­cio­nal in­di­vi­dual que se ma­ni­fies­ta a tra­vés de sus ges­tos, po­ses y mi­ra­das de gran­dio­sa hu­ma­ni­dad.

Ca­si me­dio cen­te­nar de ta­llas, se com­ple­men­tan con di­bu­jos y co­la­jes y la ins­ta­la­ción Vo­ces; mi­to­lo­gías to­ma­das de In­ter­net en la que re­cons­tru­ye la ima­gen a tra­vés del ob­je­to pre­fa­bri­ca­do (ga­rra­fas) y mul­ti­pli­ca­do, y cu­ya des­con­tex­tua­li­za­ción va­ria su dis­cur­so dia­léc­ti­co.

El len­gua­je de Mo­xom es fu­sión del có­di­go cro­má­ti­co, icó­ni­co y grá­fi­co. Me­tá­fo­ras visuales que en su ma­yor par­te son mu­je­res que se pre­sen­tan con pro­pia iden­ti­dad y mar­can ca­rác­ter y po­si­cio­na­mien­to fren­te a la reali­dad. Re­mi­te con­cep­tual­men­te en tex­tu­ra y ma­te­rial a las es­cul­tu­ras pin­ta­das con acrí­li­co de los ciu­da­da­nos de Byeong­hee Bae, con la di­fe­ren­cia de que Mo­xom in­di­vi­dua­li­za al per­so­na­je en ros­tro y ges­tos con es­ti­li­za­cio­nes que se ale­jan de la ro­bus­tez de si­lue­ta cua­dra­da de efec­to blo­que de Bae, las cre­bas en­con­tra­das o las to­té­mi­cas y mo- nu­men­ta­les es­cul­tu­ras de Tino Ca­ni­co­ba o del es­ta­dou­ni­den­se Jef­fro Vit­to.

Mo­xom, co­mo el tam­bién es­cul­tor Fer­nan­do Ngue­ma, trans­for­ma las raí­ces, tron­cos y ra­mas que sur­gen con for­mas ca­pri­cho­sas de la na­tu­ra­le­za a tra­vés de un pro­ce­so crea­ti­vo en el que mo­de­la su as­pec­to pri­mi­ge­nio y di­ri­ge la mi­ra­da del es­pec­ta­dor a la for­ma res­ca­ta­da y po­li­cro­ma­da con gran ima­gi­na­ción, co­mo quien di­bu­ja en las nu­bes, com­bi­nan­do mis­te­rio y su­ti­le­za en el ma­te­rial re­ci­cla­do en for­mas que co­mu­ni­can lo real con lo oní­ri­co ya que par­te del des­cu­bri­mien­to de la pie­za co­mo ca­za­dor o ar­queó­lo­go, por­que es esa na­tu­ra­le­za ins­pi­ra­do­ra la que ori­gi­nal­men­te su­gie­re la pie­za al ar­tis­ta, o tal vez es la pie­za la que le en­cuen­tra a él.

La pul­sión del di­bu­jo a tra­vés de su ex­pe­rien­cia en el có­mic se apro­pia de dis­tin­tos as­pec­tos del gé­ne­ro pa­ra adap­tar­los al co­la­je.

Mo­xom nos aden­tra en el bosque de su ima­gi­na­rio fér­til pa­ra de­jar­nos se­du­cir por el élan vi­tal de las cria­tu­ras por él crea­das co­mo má­gi­co de­miur­go an­te su im­pul­so crea­ti­vo au­to­ma­tis­ta. La ter­nu­ra que ema­na de sus obras no dis­trae so­bre el apro­ve­cha­mien­to óp­ti­mo del ma­te­rial con una re­duc­ción sin­té­ti­ca ex­pre­si­va y un pro­gre­si­vo alar­ga­mien­to de las ex­tre­mi­da­des hi­per­tro­fia­das sin la car­ga exis­ten­cial de Gia­co­met­ti, aun­que co­mo él, el tiem­po des­cri­to es el real de la ex­pe­rien­cia y tex­tual den­tro del con­tex­to de in­ter­ac­ción su­rrea­lis­ta, com­par­tien­do, co­mo la hu­ma­ni­dad, los már­ge­nes del mundo con­tem­po­rá­neo y el in­te­rior del ser hu­mano ba­jo la du­ra epi­der­mis de la apa­rien­cia.

Re­mi­te tam­bién en los re­gis­tros es­pa­cia­les co­mo en la re­fle­xión so­bre el ais­la­mien­to, la so­le­dad y la me­tá­fo­ra del con­trol a tra­vés de la jau­la do­ra­da Luz, que re­clui­da en su con­fi­na­mien­to trans­pa­ren­te, aís­la a la fi­gu­ra en la es­ce­no­gra­fía de la jau­la, cam­po es­cé­ni­co res­trin­gi­do co­mo es­fe­ra trans­pa­ren­te y fluc­tuan­te en la abre la fi­su­ra de la li­ber­tad. La alie­na­ción con­tem­po­rá­nea en ha­bi­ta­cio­nes so­li­ta­rias que su­gie­ren las es­ce­nas plás­ti­cas pa­ra­ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de Hop­per en Ten­ta­ción y a De­gas en Dan­ceu­se, el gru­po hu­mano co­mo es­cul­tu­ra que se puede ro­dear, co­mo un con­jun­to de fi­gu­ras que dia­lo­gan en so­cie­dad y que re­mi­te en su vi­tal in­ter­ce­sión al abra­zo de Ge­no­vés.

O ca­mi­nan­te en­fren­ta al es­pec­ta­dor al pro­ta­go­nis­ta so­li­ta­rio del cua­dro El ca­mi­nan­te so­bre el mar de nu­bes, obra su­bli­me del ro­man­ti­cis­mo ale­mán de Frie­drich, co­mo una re­vi­sión de la obra en la que el per­so­na­je des­cu­bre en el es­pec­ta­dor la mag­ni­tud de su pre­sen­cia. Las es­cul­tu­ras Cris y Su­sa­na fran­quean, en­fren­ta­das a am­bos la­dos la tea­tral “An­tí­go­na” co­mo dos es­fin­ges mo­der­nis­tas, de mo­vi­mien­to he­li­coi­dal y rit­mos y es­ti­li­za­ción mo­der­nis­ta be­lle épo­que, en­cuen­tra su ins­pi­ra­ción or­na­men­tal en la na­tu­ra­le­za, on­das y plie­gues de las ves­ti­men­tas po­li­cro­ma­das ba­jo el ex­ce­len­te gus­to de Maite con una mi­ra­da es­té­ti­ca de ero­tis­mo y so­fis­ti­ca­ción de­ci­mo­nó­ni­ca.

Mo­xom tras­la­da a su obra una otre­dad múl­ti­ple pa­ra ar­ti­cu­lar el re­la­to vi­sual a tra­vés de múl­ti­ples de­cli­na­cio­nes. Re­vi­sión del ob­jet trou­vé da­daís­ta, me­dian­te la eman­ci­pa­ción de la for­ma pre­ce­den­te, son re­la­tos de ex­pe­rien­cia ex­pre­sio­nis­ta los per­so­na­jes de la fac­to­ría Mo­xom.

SAN­TI M. AMIL

Mo­xom jun­to a una de las obras ex­pues­tas en el Mu­seo Mu­ni­ci­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.