La mu­jer que tra­ta de re­cu­pe­rar los res­tos de su pa­dre acu­de a la justicia

Un su­ma­rio lo si­túa en un ce­men­te­rio de A Pe­ro­xa y la Igle­sia di­ce que no le cons­ta

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - PE­PE SEOA­NE

La hi­ja de un hom­bre que fa­lle­ció en 1951 a cau­sa de una caí­da ca­sual en el mu­ni­ci­pio de A Pe­ro­xa, un su­ce­so que dio en­ton­ces lu­gar a la aper­tu­ra del su­ma­rio 387/1951 de la Au­dien­cia de Ourense, sa­be por esa do­cu­men­ta­ción don­de es­tá en­te­rra­do su pa­dre. Ella re­si­de en Vi­go y quiere tras­la­dar los res­tos al ce­men­te­rio de Teis. Le es­tá re­sul­tan­do di­fí­cil. La Xun­ta y un juz­ga­do de ins­truc­ción de Ourense au­to­ri­za­ron la ex­hu­ma­ción en el 2014, pe­ro no fue en­ton­ces po­si­ble, pues Pilar San­ta­na y el per­so­nal de ser­vi­cios fu­ne­ra­rios tras­la­da­dos al ce­men­te­rio de Santiago de Ca­rra­ce­do se per­ca­ta­ron, una vez en el lu­gar, de que ha­bía se­pul­tu­ras en­ci­ma. Acu­dió la mu­jer a la justicia, pe­ro en la vía ci­vil no ha pros­pe­ra­do su de­man­da con­tra el Obis­pa­do de Ourense. A sal­vo de que la Au­dien­cia di­ga otra co­sa, el Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia nú­me­ro 2 se abs­ten­drá de in­ter­ve­nir en la de­man­da al con­si­de­rar la jue­za que con­cu­rre una fal­ta de ju­ris­dic­ción.

Co­rres­pon­de co­no­cer del asun­to a la ju­ris­dic­ción pe­nal, di­ce la jue­za en un au­to. Más con­cre­ta­men­te, se­gún la par­te dis­po­si­ti­va de la re­so­lu­ción, al juz­ga­do de Ins­truc­ción 1 de Ourense.

Al exis­tir un pro­ce­di­mien­to an­te­rior, de ca­rác­ter pe­nal, «en el que ya fue con­ce­di­da la au­to­ri­za­ción que aho­ra pre­ten­de, es por lo que pro­ce­de inad­mi­tir la de­man­da», con­clu­ye el au­to.

La pe­ti­ción, co­mo di­ce la jue­za en su re­so­lu­ción, «se ci­ñe a que au­to­ri­cen las me­di­das per­ti­nen­tes pa­ra lo­ca­li­zar el ca­dá­ver de su pa­dre, iden­ti­fi­car sus res­tos y pro­ce­der a la ex­hu­ma­ción, tras­la­do y pos­te­rior in­hu­ma­ción en el lu­gar por ella ele­gi­do», con el fin de «dar­le dig­na se­pul­tu­ra». Pe­ro es asun­to de otro juz­ga­do.

La de­man­dan­te pre­ten­de lle­gar a las ins­tan­cias que sea ne­ce­sa­rio con el fin de cum­pli­men­tar su de­seo. El lu­gar del ce­men­te­rio de Ca­rra­ce­do don­de fue en­te­rra­do el tra­ba­ja­dor de la cen­tral de Os Pea­res apa­re­ce muy de­ta­lla­do, con una precisa lo­ca­li­za­ción re­dac­ta­da por el se­cre­ta­rio ju­di­cial que ha­bía in­ter­ve­ni­do en la ins­truc­ción de aque­llas di­li­gen­cias. «No se pue­de po­ner en du­da una di­li­gen­cia fir­ma­da por un se­cre­ta­rio ju­di­cial» del año 1951 ni «tam­po­co se pue­de du­dar del re­sul­ta­do de las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das» en el su­ma­rio. «Lo cier­to es que es­tá en­te­rra­do en ese ce­men­te­rio y lo cier­to es que el Obis­pa­do y el pá­rro­co pa­re­cen sa­ber quién es­tá en­te­rra­do en ese ce­men­te­rio con la sal­ve­dad», di­ce, de Juan San­ta­na. «En­ci­ma de sus res­tos y de lo que era su lá­pi­da apa­re­cen otros pan­teo­nes que per­te­ne­cen a otras per­so­nas, pe­ro na­die ma­ni­fies­ta na­da y el si­len­cio y fal­ta de co­la­bo­ra­ción es cuen­to me­nos ex­tra­ño» y pro­du­ce lo que en la de­man­da de es­ta ve­ci­na de Vi­go se pre­sen­ta­ba co­mo gra­ve in­de­fen­sión.

Pre­ten­día Pilar San­ta­na, aho­ra a la es­pe­ra de lo que de­ci­da la Au­dien­cia Pro­vin­cial en cuan­to al ám­bi­to ju­ris­dic­cio­nal en el que de­be re­sol­ver­se es­te con­flic­to, que se re­qui­rie­ra al Obis­pa­do de Ourense pa­ra que, a su vez, or­de­na­ra al cu­ra pá­rro­co la ex­hi­bi­ción del li­bro re­gis­tro de ce­men­te­rios pa­ra iden­ti­fi­car a los ti­tu- la­res de ni­chos y pan­teo­nes, con el plano de lo­ca­li­za­ción de ca­da uno de los an­te­rio­res. Pro­po­nía, asi­mis­mo, que se au­to­ri­za­ra a al­gu­na em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da pa­ra lo­ca­li­zar los res­tos de acuer­do con la des­crip­ción del se­cre­ta­rio ju­di­cial del año 1951.

Has­ta aho­ra, la hi­ja de es­te hom­bre, fa­lle­ci­do co­mo con­se­cuen­cia de una caí­da ca­sual des­de un puen­te, so­lo ha con­se­gui­do de la igle­sia una cer­ti­fi­ca­ción del sa­cer­do­te que ejer­ce co­mo ad­mi­nis­tra­dor de la pa­rro­quia de Santiago de Ca­rra­ce­do. De­cla­ró el sa­cer­do­te que, se­gún el li­bro de di­fun­tos de la pa­rro­quia, entre los años 1944 y 1966 no se ha en­con­tra­do nin­gu­na par­ti­da de de­fun­ción con el nom­bre de Juan San­ta­na Ra­mí­rez».

El juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia nú­me­ro 2 no lle­gó a en­trar en el fon­do del asun­to, por lo que se man­tie­ne la apa­ren­te con­tra­dic­ción entre la re­cien­te cer­ti­fi­ca­ción del sa­cer­do­te y la di­li­gen­cia ju­di­cial del año 1951.

Un juz­ga­do de la ca­pi­tal de­ri­va el con­flic­to des­de el ám­bi­to ci­vil ha­cia la ju­ris­dic­ción pe­nal

Una di­li­gen­cia ju­di­cial del 1951 si­túa con precisión el lu­gar don­de se en­te­rró el ca­dá­ver

MI­GUEL VI­LLAR

El ce­men­te­rio de Ca­rra­ce­do, al fon­do de la ima­gen, es­ce­na­rio de es­te sin­gu­lar li­ti­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.