«Los pro­fe­so­res en Es­pa­ña son bue­nos pe­ro fal­tan re­cur­sos eco­nó­mi­cos»

Es­ta ou­ren­sa­na es­tá cur­san­do un más­ter en Ho­lan­da con una be­ca La Cai­xa

La Voz de Galicia (Ourense) - Ourense local - - OURENSE - EDITH FILGUEIRA

Ana Or­tiz (Ourense, 1994) se en­cuen­tra entre los 65 es­tu­dian­tes es­pa­ño­les que han re­ci­bi­do una be­ca de La Cai­xa pa­ra cur­sar un pos­gra­do en Eu­ro­pa. Con­cre­ta­men­te re­si­de en Ens­che­de, una ciu­dad al no­roes­te de Ho­lan­da, des­de sep­tiem­bre de 2017. «Me gus­ta es­te lu­gar por­que es tran­qui­lo y va­mos a to­das par­tes en bi­ci­cle­ta. Sin em­bar­go el cli­ma no lo lle­vo muy bien por­que llue­ve de­ma­sia­do», cuenta entre ri­sas cons­cien­te de que Ga­li­cia tam­po­co se que­da cor­ta en lo que a pre­ci­pi­ta­cio­nes se re­fie­re.

Se gra­duó en Na­no­cien­cia y Na­no­tec­no­lo­gía por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na y se es­pe­cia­li­zó en Bio­na­no­me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca de Síd­ney (Aus­tra­lia). So­bre có­mo des­cu­brió a qué se que­ría de­di­car cuan­do fue­ra ma­yor ha­ce referencia a una pri­ma su­ya que es­tu­dió Me­di­ci­na y a una cu­rio­si­dad tem­pra­na por la in­ves­ti­ga­ción. «Cuan­do es­ta­ba en el ins­ti­tu­to la asig­na­tu­ra que más me gus­ta­ba era Bio­lo­gía y cuan­do te­nía tiem­po li­bre so­lía leer re­vis­tas de di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca. Así fue co­mo em­pe­cé a des­cu­brir los avan­ces que se es­ta­ban dan­do en áreas co­mo la na­no­tec­no­lo­gía y las na­no­par­tí­cu­las de oro pa­ra tra­tar el cán­cer», ex­pli­ca des­de el otro la­do del hi­lo te­le­fó­ni­co.

Hi­zo prác­ti­cas en el ace­le­ra­dor de par­tí­cu­las Sin­cro­trón Al­ba de Bar­ce­lo­na —el úni­co la­bo­ra­to­rio es­pe­cia­li­za­do de Es­pa­ña en la ma­te­ria— en el que se es­tu­dió, entre otras co­sas, la es­truc­tu­ra de las pro­teí­nas y de­ter­mi­na­dos me­di­ca­men­tos. Pe­ro el pro­yec­to que más le gus­tó fue uno en el que par­ti­ci­pó en la uni­ver- si­dad, es­tan­do en Aus­tra­lia. «Allí es­tu­ve in­ves­ti­gan­do so­bre na­no­par­tí­cu­las pa­ra el tra­ta­mien­to del cán­cer, que son co­mo vehícu­los que lle­van la me­di­ca­ción di­rec­ta­men­te a las cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas sin da­ñar las que es­tán sa­nas a di­fe­ren­cia de la qui­mio­te­ra­pia», pun­tua­li­za.

El mé­to­do de im­par­tir las cla­ses es di­fe­ren­te al es­pa­ñol, se­gún ha po­di­do com­pro­bar Ana. «No­so­tros ahí va­mos al au­la a es­cu­char al pro­fe­sor ca­si to­do el tiem­po y al lle­gar a ca­sa pa­sa­mos apun­tes o ha­ce­mos tra­ba­jos. Aquí las cla­ses son muy cor­ti­tas y so­lo nos dan las ba­ses so­bre un te­ma. El res­to del día lo de­di­ca­mos a re­sol­ver pro­ble­mas que nos plan­tean o a in­ves­ti­gar», afir­ma.

«La ca­rre­ra que hi­ce ya es muy es­pe­cí­fi­ca pe­ro yo que­ría es­pe­cia­li­zar­me aún más y la ver­dad es que no hay mu­chas op­cio­nes entre los más­te­res ac­tua­les. Así que me de­ci­dí por es­te de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca. Y una de las co­sas que más me gus­ta es que po­de­mos ha­cer no­so­tros mis­mos nues­tro plan de es­tu­dios con los te­mas que más nos in­tere­san», cuenta so­bre una for­ma­ción in­di­vi­dua­li­za­da en la que los pro­fe­so­res se cen­tran en las pre­fe­ren­cias par­ti­cu­la­res de ca­da alumno. «Y por otro la­do com­par­to au­la con es­tu­dian­tes de in­ge­nie­ría Quí­mi­ca, de Na­no­tec­no­lo­gía o de Fí­si­ca y eso es im­por­tan­te por­que lo que estudio es una dis­ci­pli­na muy trans­ver­sal en la que cuan­to más glo­bal y am­plia sea tu vi­sión, me­jor», des­ta­ca.

«Des­pués del más­ter me gus­ta­ría po­der ha­cer un doc­to­ra­do so­bre al­go re­la­cio­na­do con la Na­no­me­di­ci­na y po­der de­di­car­me a la in­ves­ti­ga­ción y la do­cen­cia uni­ver­si­ta­ria. Pe­ro tam­po­co quie­ro des­car­tar otras opor­tu­ni­da­des que pue­dan sur­gir», apun­ta desean­do en­con­trar un hue­co la­bo­ral en su país de na­ci­mien­to, aun­que sa­bien­do que es com­pli­ca­do. «En Es­pa­ña no se in­vier­te tan­to co­mo en otro paí­ses eu­ro­peos en el área de in­ves­ti­ga­ción», fi­na­li­za, no sin an­tes po­ner de re­lie­ve que los pro­fe­so­res en Es­pa­ña son muy bue­nos pe­ro «fal­tan re­cur­sos eco­nó­mi­cos».

Ana Or­tiz, en el cam­pus de la Uni­ver­si­dad de Twen­te en don­de es­tá cur­san­do un más­ter de Bio­me­di­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.