¿Qué ha­go si su­fro un in­far­to?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Guía Práctica - TEX­TO: MA­RI­NA CHIAVEGATTO

SON SI­TUA­CIO­NES lí­mi­te en las que hay que ac­tuar con mu­cha ra­pi­dez. Los sín­to­mas des­pis­tan y la ten­sión del mo­men­to pue­de blo­quear­nos pe­ro es­tos sen­ci­llos pa­sos pue­den sal­var­te la vi­da. Así tie­nes que ac­tuar si sos­pe­chas que es­tás su­frien­do un in­far­to.

Iden­ti­fi­car los sín­to­mas y pe­dir au­xi­lio lo an­tes po­si­ble, son las dos pau­tas más im­por­tan­tes a se­guir si es­ta­mos an­te un in­far­to de mio­car­dio. Hay po­co tiem­po pa­ra ac­tuar y por eso es cru­cial sa­ber re­co­no­cer las se­ña­les que nos da el cuer­po. «Las sen­sa­cio­nes va­rían se­gún la per­so­na pe­ro qui­zás la más co­mún sea la de pe­sa­dez en el pe­cho y un hor­mi­gueo en el bra­zo y la man­dí­bu­la», ex­pli­ca Je­re­mías Ba­yón. El car­dió­lo­go del hos­pi­tal de Lu­go aler­ta que mu­chas ve­ces los sín­to­mas se dis­fra­zan co­mo una in­di­ges­tión, fal­ta de ai­re o aci­dez es­to­ma­cal. De he­cho su­ce­de que los pa­cien­tes lle­gan a ur­gen­cias di­cien­do que tie­nen un «ma­les­tar gás­tri­co con náu­seas y vó­mi­tos», y aun­que mu­chos crean que se tra­ta de un cor­te de di­ges­tión, en reali­dad es­tán su­frien­do un in­far­to.

Ries­go de muer­te

Las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res cau­san el 31% de las muer­tes en Es­pa­ña, y en­tre es­tas, la mi­tad son pro­vo­ca­das por el in­far­to de mio­car­dio. Car­los Gon­zá­lez Jua­na­tey, je­fe del ser­vi­cio de car­dio­lo­gía del HU­LA acon­se­ja que an­te la du­da lla­me­mos siem­pre al ser­vi­cio de emer­gen­cias. Al otro la­do del 061 nos aten­de­rá un mé­di­co que diag­nos­ti­ca­rá la en­fer­me­dad y nos in­di­ca­rá có­mo ac­tuar. «El 40% de los que su­fren un in­far­to de mio­car­dio fa­lle­cen an­tes de lle­gar al hos­pi­tal», acla­ra el doc­tor Gon­zá­lez Jua­na­tey. Por eso en los pri­me­ros mi­nu­tos hay que ac­tuar a con­tra­rre­loj pa­ra re­ci­bir ayu­da mé­di­ca lo an­tes po­si­ble. «Una vez que el pa­cien­te ya ha lle­ga­do al hos­pi­tal la ta­sa de mor­ta­li­dad por cul­pa del in­far­to ba­ja a un 8% —pun­tua­li­za Jua­na­tey—- ya que se re­cu­pe­ra el flu­jo de san­gre y el co­ra­zón vuel­ve a fun­cio­nar con nor­ma­li­dad».

La an­gio­plas­tia

Las guías in­ter­na­cio­na­les re­co­mien­dan que no pa­sen más de 190 mi­nu­tos des­de que el en­fer­mo su­fre un in­far­to, has­ta que lle­ga al hos­pi­tal y se le rea­li­za una an­gio­plas­tia pri­ma­ria. «Se tra­ta de un pro­ce­di­mien­to po­co in­va­si­vo y no qui­rúr­gi­co en el que se abre la ar­te­ria obs­trui­da», ex­pli­ca el car­dió­lo­go Je­re­mías Ba­yón. Él y el equi­po de he­mo­di­ná­mi­ca del hos­pi­tal Lu­cus Au­gus­ti rea­li­zan cer­ca de 190 an­gio­plas­tias ca­da año. Una vez res­ta­ble­ci­do el flu­jo san­guí­neo y pa­sa­da la fa­se agu­da la res­pon­sa­bi­li­dad que­da en mano del pa­cien­te. «Des­pués de un ata­que al co­ra­zón hay que cam­biar de es­ti­lo de vi­da —ad­vier­ten—. Es cru­cial cui­dar la ali­men­ta­ción, evi­tar las gra­sas sa­tu­ra­das y ha­cer ejer­ci­cio fí­si­co a dia­rio». Con una vi­da sana y con­tro­lan­do el co­les­te­rol y la ten­sión ar­te­rial se po­drían evi­tar el 80% de los in­far­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.