Ma­nual pa­ra emer­gen­cias ve­ra­nie­gas ¿Ha­cia dón­de huir?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Reportaje -

El ve­rano. La épo­ca fa­vo­ri­ta de bue­na par­te de la po­bla­ción, en la que más gen­te se de­di­ca a sus pe­que­ños pla­ce­res y de­ja de la­do la ru­ti­na de los du­ros me­ses an­te­rio­res. No obs­tan­te, el he­cho de no pa­sar en­ce­rra­dos tan­tas ho­ras en la ofi­ci­na, su­ma­do a que la cli­ma­to­lo­gía se vuelve ex­tre­ma en cier­tos mo­men­tos, pue­de fo­men­tar que es­tos me­ses que de­be­rían ser de re­lax se con­vier­tan en un au­tén­ti­co cal­va­rio. Pa­ra evi­tar que fe­nó­me­nos na­tu­ra­les co­mo las co­rrien­tes de re­sa­ca nos ha­gan co­rrer un ries­go in­ne­ce­sa­rio o el sofocante calor nos de­je en la ca­mi­lla del hos­pi­tal, hay que se­guir unas recomendaciones bá­si­cas. Y a dis­fru­tar de las va­ca­cio­nes. FUE­GO El in­cen­dio que sa­cu­dió ha­ce es­ca­sas se­ma­nas el in­te­rior de Por­tu­gal de­jó en to­dos una ima­gen de­vas­ta­do­ra. Aun­que esa fue una tra­ge­dia de di­men­sio­nes des­pro­por­cio­na­das, el ve­rano es la épo­ca más pro­pen­sa pa­ra que se pro­duz­can pe­que­ños incendios fo­res­ta­les pa­ra los que hay que es­tar pre­ve­ni­dos. Así, en el ca­so de que se atis­be fue­go, los ex­per­tos re­co­mien­dan, lo pri­me­ro, avi­sar a los bom­be­ros. Des­de es­te mo­men­to, por su­pues­to, hay que ale­jar­se lo más rá­pi­do po­si­ble en bus­ca de una zo­na se­gu­ra, in­ten­tan­do en­con­trar la que ten­ga me­nos ve­ge­ta­ción. Si nos en­con­tra­mos con el fue- go cir­cu­lan­do por ca­rre­te­ra, pa­ra evi­tar la ra­to­ne­ra que se ge­ne­ró en Pe­dró­gão Gran­de, hay que ce­rrar las ventanillas, en­cen­der los fa­ros e in­ten­tar dar me­dia vuel­ta. Si uno se en­cuen­tra en una zo­na de mon­ta­ña, se re­co­mien­da huir la­de­ra aba­jo por­que el fue­go tien­de a as­cen­der. EN EL MAR

¿Y si no pue­des sa­lir?

Uno de los pro­ble­mas que lle­va arras­tran­do la co­mu­ni­dad ga­lle­ga en los úl­ti­mos años es la fal­ta de so­co­rris­tas en mu­chos de sus are­na­les. Así que, más que nun­ca, hay que es­tar pre­ve­ni­dos con el com­por­ta­mien­to que adop­ta­mos en el agua. Los efec­tos de las co­rrien­tes de re­sa­ca son las cau­sas más fre­cuen­tes de aho­ga­mien­to en las pla­yas es­pa­ño­las. Pa­ra evi­tar que el mal se com­pli­que si nos ve­mos in­mer­sos en una co­rrien­te de es­te ti­po, —ade­más de no per­der la cal­ma—, lo acon­se­ja­ble es in­ten­tar sa­lir na­dan­do en pa­ra­le­lo a la ori­lla y, a con­ti­nua­ción, vol­ver a la pla­ya de for­ma in­cli­na­da apro­ve­chan­do el em­pu­je de las olas. AC­CI­DEN­TE

Qué ha­cer si te en­cuen­tras uno

La Dirección Ge­ne­ral de Trá­fi­co lo de­ja cla­ro. En ca­so de que el usua­rio de una vía se vea im­pli­ca­do o pre­sen­cie un ac­ci­den­te de trá­fi­co, es­tá obli­ga­do a aten­der a las víc­ti­mas y a pres­tar su co­la­bo­ra­ción pa­ra mi­ni­mi­zar po­si­bles fu­tu­ros da­ños. Eso sí, aun­que la nor­ma dic­ta que hay que de­te­ner el co­che pa­ra au­xi­liar a los he­ri­dos, es im­por­tan­te de­jar el vehícu­lo en una zo­na don­de no se in­cre­men­ten los efec­tos del ac­ci­den­te. Otro pun­to fun­da­men­tal es avi­sar al ser­vi­cio de emer­gen­cias (112) si los afec­ta­dos pre­sen­tan he­ri­das gra­ves o so­li­ci­tan que se lla­me a es­te ser­vi­cio. La con­tro­ver­sia se apo­de­ra de uno cuan­do se ve im­pli­ca­do en un si­nies­tro y se le vie­ne a la ca­be­za una es­ce­na de C.S.I en la que no al­te­rar el es­ta­do en el que es­tán las co­sas es prio­ri­ta­rio. La ley obli­ga al de­ber de so­co­rro, y esa pre­cau­ción pue­de pa­sar­se por al­to si la se­gu­ri­dad de una per­so­na es­tá en pe­li­gro. GOL­PE DE CALOR

Có­mo re­co­no­cer­lo

El ve­rano pa­sa­do la co­mu­ni­dad vi­vió tem­pe­ra­tu­ras de ré­cord, y los ga­lle­gos no es­tán es­pe­cial­men­te acos­tum­bra­dos a vi­vir en un asa­de­ro. Por eso es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta recomendaciones tan ob­vias co­mo sen­ci­llas, pe­ro que en mu­chas oca­sio­nes pa­sa­mos por al­to —be­ber agua con fre­cuen­cia, co­mer li­ge­ro, evi­tar ejer­ci­cio fí­si­co pro­lon­ga­do...— y aca­ba­mos con un gol­pe de calor. Son mu­chos los que con­fun­den los sín­to­mas de una in­so­la­ción por­que los efec­tos que cau­sa en el or­ga­nis­mo son bas­tan­te co­mu­nes, pe­ro hay que es­tar bien alerta.

Sed in­ten­sa y se­que­dad en la bo­ca, tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral su­pe­rior a 39 gra­dos, su­do­ra­ción ex­ce­si­va, ma­reos o ca­lam­bres pue­den ser la peor de las se­ña­les. Es im­por­tan­te es­tar es­pe­cial­men­te aten­tos con los gru­pos de ries­go, que son so­bre to­do los ni­ños me­no­res de un año (su cuer­po tie­ne me­nor ca­pa­ci­dad pa­ra re­gu­lar su tem­pe­ra­tu­ra) y los ma­yo­res, que sue­len me­di­car­se en ex­ce­so, y con el calor, ge­ne­ra un cóc­tel más que pe­li­gro­so. Hi­dra­tar­se es fun­da­men­tal.

So­lo el 35% de la po­bla­ción afir­ma sa­ber có­mo se uti­li­zan las tec­no­lo­gías de sa­lud co­nec­ta­das, por el 76% de los pro­fe­sio­na­les.

eventos de sa­lud ad­ver­sos an­tes de que ocu­rran, o pa­de­cer de una en­fer­me­dad crónica man­te­nien­do una bue­na ca­li­dad de vi­da es la pro­me­sa de las tec­no­lo­gías co­nec­ta­das de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, que es­tán rom­pien­do ba­rre­ras en el sec­tor de la sa­lud y que ven­drán a cam­biar la for­ma en que re­ci­bi­mos cui­da­dos, des­de la atención en el ho­gar a la pre­ven­ción.

És­te es uno de los as­pec­tos que se aborda en el in­for­me Fu­tu­re Health In­dex Es­pa­ña 2017 que, co­mo su pro­pio tí­tu­lo in­di­ca -Ín­di­ce de la Sa­lud Fu­tu­ra en Es­pa­ña- pre­ten­de ana­li­zar cuál es el ni­vel de pre­pa­ra­ción del país an­te los re­tos de la sa­ni­dad que vie­ne. Pa­ra ello, hay al­go cla­ve: sa­ber la di­fe­ren­cia en­tre lo que per­ci­ben ciu­da­da­nos y pro­fe­sio­na­les en cuan­to al ac­ce­so a la sa­lud, la in­te­gra­ción sanitaria y la adop­ción de tec­no­lo­gías de sa­lud co­nec­ta­das.

Es­te último pun­to es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te si se tie­ne en cuen­ta la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca ex­pe­ri­men­ta­da en los úl­ti­mos años y el cre­cien­te pa­pel que la so­cie­dad pue­de ejer­cer no tan­to a la ho­ra de tra­tar la en­fer­me­dad, sino de pre­ve­nir­la. Así lo re­sal­ta en el do­cu­men­to el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Car­dio­vas­cu­lar del Hos­pi­tal Clí­ni­co San Carlos, Jo­sé Luis Za­mo­rano: “La úni­ca for­ma de me­jo­rar las es­tra­te­gias de pre­ven­ción es que el ciudadano to­me un pa­pel pri­mor­dial”.

Sin du­da, las nue­vas tec­no­lo­gías pue­den con­tri­buir a ello, pe­ro no to­dos los ciu­da­da­nos se sien­ten có­mo­dos con la tec­no­lo­gía sanitaria co­nec­ta­da ni, so­bre to­do, se de­cla­ra ca­paz de uti­li­zar­la. Pe­ro su uso po­dría ayu­dar a ali­viar la so­bre­sa­tu­ra­ción del sis­te­ma sa­ni­ta­rio del país.

Sin em­bar­go, la so­cie­dad pue­de me­jo­rar en cuan­to al co­no­ci­mien­to de es­te ti­po de tec­no­lo­gías y lo pue­de ha­cer de una for­ma muy sen­ci­lla: apo­yán­do­se en las cer­te­zas que ma­ne­jan los más im­pli­ca­dos con su uso: los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios. Mien­tras que ape­nas un ter­cio de la po­bla­ción -35%- afir­ma sa­ber có­mo uti­li­zar la tec­no­lo­gía co­rrec­ta­men­te, el por­cen­ta­je al­can­za el 76% en mé­di­cos, en­fer­me­ras y de­más per­so­nal de es­te sec­tor. Es una ci­fra si­mi­lar (78%) la de pro­fe­sio­na­les que con­si­de­ran que la tec­no­lo­gía de cui­da­dos co­nec­ta­dos es la ma­ne­ra más fácil de com­par­tir los da­tos con un pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio, al­go que só­lo pien­sa el 34% de la po­bla­ción ge­ne­ral. El uso de tec­no­lo­gías de sa­lud co­nec­ta­das pue­de ali­viar la so­bre­sa­tu­ra­ción del sis­te­ma sa­ni­ta­rio

Co­mo con­clu­ye la res­pon­sa­ble del De­par­ta­men­to de Ge­né­ti­ca Mé­di­ca del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Ge­nó­mi­ca (Ime­gen, Va­len­cia), Ma­ría Gar­cía – Ho­yos: “Hay ve­ces que es im­pe­ra­ti­vo que el pa­cien­te va­ya a la con­sul­ta y es­té de for­ma pre­sen­cial, pe­ro hay otras que se pue­den sus­ti­tuir por otro ti­po de con­sul­tas a dis­tan­cia”. Las web­cam, los sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción co­mo Sky­pe o in­clu­so los pro­pios teléfonos mó­vi­les, siempre usa­dos a la vez que la tec­no­lo­gía mé­di­ca de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, pue­den su­po­ner la di­fe­ren­cia en­tre que se cu­bra una ne­ce­si­dad o si­ga sién­do­lo. AC­CE­SO E IN­TE­GRA­CIÓN El Fu­tu­re Health In­dex Es­pa­ña 2017 tam­bién ha pues­to el fo­co so­bre las per­cep­cio­nes que po­bla­ción y pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios tie­nen so­bre el ac­ce­so a la asis­ten­cia sanitaria y la in­te­gra­ción de los sis­te­mas de sa­lud.

Es­te último pun­to, la in­te­gra­ción, es mu­cho me­nor de lo que cree­mos (28,1 pun­tos me­nos), mien­tras que per­cep­ción y reali­dad se acer­can mu­cho más en el ca­so del ac­ce­so al sis­te­ma sa­ni­ta­rio (4,1 pun­tos).

Otros re­sul­ta­dos in­tere­san­tes del ín­di­ce tie­nen que ver con la con­fian­za en el sis­te­ma sa­ni­ta­rio: el 71% de la po­bla­ción ge­ne­ral es­pa­ño­la afir­ma con­fiar en él. Tam­bién que tan­to pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios co­mo ciu­da­da­nos en ge­ne­ral creen que el gas­to sa­ni­ta­rio se de­be­ría prio­ri­zar jun­to a la fi­nan­cia­ción de cui­da­dos pre­ven­ti­vos.

TEX­TO: LAURA G. DEL VA­LLE

¿SA­BES QUÉ HA­CER si te que­das atrapado en un fue­go... ¿Y si te ba­ñas y te lle­va la co­rrien­te? En ve­rano nos pa­sa­mos el día al sol, en te­rra­zas o en la pla­ya, y es­tos mo­men­tos, aun­que sean los más desea­dos del año, con­lle­van al­gún ries­go que es bueno pre­ve­nir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.