Los be­ne­fi­cios

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Salud Y Deporte -

Una ac­ti­vi­dad con mi­les de adep­tos en China

1 En China, el te­rri­to­rio don­de na­ció el tai chi chuan, se cree que es­ta dis­ci­pli­na pue­de re­tra­sar el en­ve­je­ci­mien­to y pro­lon­gar la vi­da, to­da vez que in­cre­men­ta la fle­xi­bi­li­dad y for­ta­le­za de los múscu­los y ten­do­nes y ayu­da a pa­liar en­fer­me­da­des del co­ra­zón o pro­ble­mas con la ten­sión ar­te­rial, así co­mo la ar­tri­tis. En los par­ques pú­bli­cos del gi­gan­te asiá­ti­co es fre­cuen­te en­con­trar a cien­tos de per­so­nas rea­li­zan­do los ca­rac­te­rís­ti­cos mo­vi­mien­tos que le dan vi­da.

Los be­ne­fi­cios pa­ra el co­ra­zón

2 Los es­tu­dios mé­di­cos han de­mos­tra­do que el tai chi ofre­ce be­ne­fi­cios pa­ra el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Y es que al in­tro­du­cir y ex­ha­lar ma­yor can­ti­dad de ai­re en ca­da ci­clo res­pi­ra­to­rio (es­ta es una de las má­xi­mas cen­tra­les de es­ta dis­ci­pli­na) se in­cre­men­ta el cam­bio de pre­sio­nes den­tro del tó­rax. Con ese tra­ba­jo la cir­cu­la­ción co­ro­na­ria es más li­bre y efi­caz y se re­fuer­za el pro­ce­so de oxi­ge­na­ción y de re­duc­ción del an­hí­dri­do car­bó­ni­co en el cuerpo. Así, pues, se me­jo­ra la nu­tri­ción del múscu­lo car­día­co y se pre­vie­ne la ar­te­rioes­cle­ro­sis y las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res más fre­cuen­tes en­tre la po­bla­ción adul­ta.

Los ner­vios y la sen­sa­ción de bie­nes­tar

3 La ca­den­cia re­la­ja­da pe­ro me­tó­di­ca con la que se prac­ti­ca el tai chi pre­sen­ta be­ne­fi­cios pa­ra el sis­te­ma ner­vio­so, y muy es­pe­cial­men­te pa­ra el ce­re­bro, el po­li­cía que con­tro­la to­dos los ór­ga­nos y sis­te­mas del cuerpo. Ese equi­li­brio men­tal que pro­cu­ra el tai chi ge­ne­ra, se­gún sus de­fen­so­res, una sen­sa­ción de bie­nes­tar y plenitud que me­jo­ra, a su vez, la cir­cu­la­ción de la san­gre y los pro­ce­sos res­pi­ra­to­rios. Esa pe­lea efec­ti­va con­tra el es­trés, con­ver­ti­do en uno de los gran­des ma­les de nues­tro tiem­po, fi­gu­ra en­tre los ar­gu­men­tos re­cu­rren­tes a los que alu­den los prac­ti­can­tes de es­ta an­ti­gua dis­ci­pli­na china pa­ra di­vul­gar su co­no­ci­mien­to.

Un res­pi­ro pa­ra las ar­ti­cu­la­cio­nes más cas­ti­ga­das

4 A di­fe­ren­cia de otros deportes, que so­me­ten a los hom­bros, ro­di­llas y es­pal­da a ten­sio­nes ex­ce­si­vas, el tai chi se ca­rac­te­ri­za por ve­lar por su buen fun­cio­na­mien­to, de ahí que es­té es­pe­cial­men­te in­di­ca­do co­mo ac­ti­vi­dad com­ple­men­ta­ria. Ca­da uno de los mo­vi­mien­tos de es­te ar­te marcial es­tá di­se­ña­do pa­ra sol­tar la ar­ti­cu­la­ción y ga­nar fle­xi­bi­li­dad, con lo que se con­tri­bu­ye a una me­jor res­pues­ta cor­po­ral. En úl­ti­ma ins­tan­cia, tam­bién op­ti­mi­za la pro­pio­cep­ción, la ca­pa­ci­dad de sen­tir el cuerpo y el es­pa­cio, una fa­cul­tad que se pier­de con el pa­so de los años y que ha en­con­tra­do en el tai chi un vehícu­lo de ayu­da cien­tí­fi­ca­men­te re­co­no­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.