Ga­li­cia, pa­raí­so ter­mal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: MAR­TA OTE­RO

GA­LI­CIA ES EL PAÍS DE LOS BAL­NEA­RIOS. Las pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas de nues­tras aguas mi­ne­ro­me­di­ci­na­les son un fe­nó­meno re­co­no­ci­do desde an­tes de la con­quis­ta ro­ma­na. En la ac­tua­li­dad unos 21 es­ta­ble­ci­mien­tos com­po­nen una va­ria­da ofer­ta para tra­tar pro­ble­mas reuma­to­ló­gi­cos, di­ges­ti­vos, car­dio­vas­cu­la­res o psi­quiá­tri­cos, en­tre otros.

Ga­li­cia es, sin du­da, el destino de salud de re­fe­ren­cia en Es­pa­ña. La ofer­ta ter­mal cons­ti­tu­ye, ase­gu­ran los ex­per­tos, un pro­duc­to tu­rís­ti­co con gran po­ten­cial in­ter­na­cio­nal, que al­gu­nos si­túan por de­trás del Ca­mino de San­tia­go.

El au­ge del turismo de salud ha in­ci­di­do de lleno en el sec­tor, que bus­ca la for­ma de di­fe­ren­ciar­se an­te la ava­lan­cha de es­ta­ble­ci­mien­tos que quie­ren sa­car par­ti­do de la si­tua­ción. La cla­ve es­tá en la diferencia en­tre bal­nea­rios, que uti­li­zan aguas mi­ne­ro­me­di­ci­na­les; y los cen­tros de ta­la­so­te­ra­pia o spas, con quie­nes quie­ren con­vi­vir en ar­mo­nía, eso sí, di­fe­ren­cian­do el pro­duc­to.

«Uno de los pro­ble­mas del sec­tor —ex­pli­ca el ge­ren­te de la Aso­cia­ción de Bal­nea­rios de Ga­li­cia, Be­nigno Amor—es la ne­ce­si­dad de di­fe­ren­ciar­se de otro ti­po de es­ta­ble­ci­mien­tos en­glo­ba­dos ba­jo es­te pa­ra­guas de turismo de salud. El pro­ble­ma no es tan­to con los cen­tros de ta­la­so­te­ra­pia (que es­tán muy iden­ti­fi­ca­dos y ellos mis­mos in­ci­den en cuál es su pro­duc­to: el agua del mar); ni si­quie­ra con los spas, que ya es­tá muy acla­ra­do y el pú­bli­co empieza a di­fe­ren­ciar­los. El pro­ble­ma es que en los úl­ti­mos años han sur­gi­do po­zas en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res don­de uti­li­zan el agua ter­mal pe­ro no se ha­ce en las mis­mas con­di­cio­nes que en un bal­nea­rio. Es­tos cen­tros tam­po­co ge­ne­ran el em­pleo y el mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co di­rec­to e indirecto que su­po­nen los bal­nea­rios.

Las ven­ta­jas

La diferencia es­tá en los be­ne­fi­cios de las aguas mi­ne­ro­me­di­ci­na­les. Esta es la prin­ci­pal ba­za de un sec­tor que se con­si­de­ra «pe­que­ñi­to» (son 21 es­ta­ble­ci­mien­tos) y con­si­de­ra que es di­fí­cil di­fe­ren­ciar­se «tan­to den­tro del sec­tor tu­rís­ti­co como del sa­ni­ta­rio».

«El sec­tor es­tá en au­ge —cuen­ta el ge­ren­te— pe­ro es im­por­tan­te in­ci­dir en cuá­les son las ven­ta­jas de es­tas aguas, sus be­ne­fi­cios. Hay que ex­pli­car que el tra­ta­mien­to de­be ser pau­ta­do y de­be te­ner un con­trol mé­di­co (todos los bal­nea­rios lo tie­nen por ley). Eso su­po­ne una de­ter­mi­na­da du­ra­ción, y, ade­más, no todas las ca­rac­te­rís­ti­cas de las aguas son igua­les. Al­gu­nas pue­den es­tar in­clu­so con­tra­in­di­ca­das pa- ra de­ter­mi­na­das pa­to­lo­gías. Hay que te­ner en cuen­ta que en los bal­nea­rios es­ta­mos ad­mi­nis­tran­do, en­tre co­mi­llas, un me­di­ca­men­to; y que si no se ha­ce bien tam­bién tie­ne con­tra­in­di­ca­cio­nes. En los bal­nea­rios se ad­mi­nis­tra con ri­gor por­que así lo exi­ge la ley.

Cultura ter­mal

La ri­que­za ter­mal de Ga­li­cia es in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal al co­no­ci­mien­to que la gen­te tie­ne de ella. O lo que es lo mis­mo: «En Ga­li­cia, como de­cía el doctor Míguez, te­ne­mos mu­cha tra­di­ción ter­mal pe­ro no te­ne­mos cultura ter­mal. La gen­te no sa­be di­fe­ren­ciar los ti­pos de aguas, cuá­les son be­ne­fi­cio­sas para unas pa­to­lo­gías y cuá­les para otras... No sa­be, por ejem­plo, que no se pue­de es­tar dos ho­ras me­ti­do en el agua por­que es con­tra­pro­du­cen­te».

Pe­ro las cosas van por buen ca­mino, y bue­na muestra de ello es la cá­te­dra de Hi­dro­lo­xía Mé­di­ca de la Fa­cul­tad de Medicina de San­tia­go, «una ini­cia­ti­va apo­ya­da por la Xun­ta de Ga­li­cia que pre­ten­de for­mar a fu­tu­ros mé­di­cos, que lue­go se­rán es­pe­cia­lis­tas de distintas ra­mas, para que cuan­do ejer­zan pue­dan tras­la­dar a sus pa­cien­tes esos co­no­ci­mien­tos en for­ma de pres­crip­ción».

El ob­je­ti­vo es que ca­da vez más gen­te se be­ne­fi­cie de es­te te­so­ro sa­lu­tí­fe­ro, del que en la ac­tua­li­dad pue­den ha­blar unos 150.000 usua­rios. «Es una ci­fra apro­xi­ma­da —acla­ra Be­nigno Amor— por­que resulta di­fí­cil ha­cer es­ta­dís­ti­cas . La reali­dad es que en los bal­nea­rios con­vi­ven usua­rios de una tar­de con per­so­nas que uti­li­zan el pro­gra­ma de ter­ma­lis­mo del Im­ser­so, que tie­ne una du­ra­ción de diez o do­ce días. Es com­pli­ca­do mez­clar todo eso».

Lo que es in­du­da­ble es que el re­sur­gir del ter­ma­lis­mo en Ga­li­cia tie­ne tres pi­la­res: las in­ver­sio­nes rea­li­za­das en la dé­ca­da de los no­ven­ta, la nor­ma­ti­va que se pro­mul­ga a par­tir de 1995 y el pro­gra­ma de ter­ma­lis­mo so­cial del Im­ser­so. Y, aun­que 3.000 pla­zas ho­te­le­ras pue­dan pa­re­cer po­co en una co­mu­ni­dad que ofer­ta ca­si 75.000, desde la aso­cia­ción afir­man que «po­de­mos se­guir des­ta­can­do que Ga­li­cia si­gue sien­do la co­mu­ni­dad lí­der en ter­ma­lis­mo. Y aun­que el nú­me­ro de pla­zas no es muy ele­va­do en com­pa­ra­ción con la hos­te­le­ría en general, sí lo es en cuan­to a la ca­pa­ci­dad que tie­nen los bal­nea­rios para ge­ne­rar em­pleo indirecto, so­bre todo en zo­nas del in­te­rior, don­de ac­túan como mo­tor so­cio­eco­nó­mi­co im­por­tan­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.