¿Hay que co­mer an­tes de en­tre­nar?

¿HAY QUE EN­TRE­NAR EN AYUNAS O CON EL ES­TÓ­MA­GO LLENO? Nin­gu­na de las dos co­sas. A no ser que seas un de­por­tis­ta de al­to ni­vel, la es­tra­te­gia más ade­cua­da pa­ra tu cuer­po es co­mer de ma­ne­ra li­ge­ra unas dos ho­ras an­tes de ca­da en­tre­na­mien­to. Ha­cer de­por­te sin

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Deporte - TEX­TO: LORETO SILVOSO

Cual­quie­ra que se ha­ya pues­to al vo­lan­te de un co­che ha es­cu­cha­do al­gu­na vez la má­xi­ma de que con­du­cir en la re­ser­va pue­de da­ñar el mo­tor del vehícu­lo. Pues lo mis­mo ocu­rre con el or­ga­nis­mo hu­mano. Hay quien le me­te ca­ña al cuer­po en ayunas, pe­ro es­ta op­ción te ha­ce en­trar en un dé­fi­cit mus­cu­lar y ener­gé­ti­co y so­lo co­bra sen­ti­do en atle­tas ex­pe­ri­men­ta­dos o ase­so­ra­dos por un pro­fe­sio­nal. Al­gu­nos de ellos sí lo uti­li­zan co­mo una es­tra­te­gia en­ca­mi­na­da a que el cuer­po se adap­te a tra­ba­jar en au­sen­cia de glu­có­geno, pe­ro pa­ra el de­por­tis­ta ama­teur con­lle­va sus ries­gos.

La op­ción más sa­lu­da­ble es afron­tar el en­treno con el de­pó­si­to lleno. Así lo ex­pli­ca Car­los Ata­nes, ex co­rre­dor ga­lle­go de me­dio fon­do y li­cen­cia­do en Edu­ca­ción Fí­si­ca: «Si sa­li­mos a en­tre­nar sin ha­ber in­ge­ri­do na­da con an­te­rio­ri­dad, de­be­mos rea­li­zar un en­tre­na­mien­to de cor­ta du­ra­ción y de ba­ja in­ten­si­dad, pa­ra que la de­man­da ener­gé­ti­ca es­té equi­li­bra­da y no nos ba­jen los ni­ve­les de azú­car en san­gre, lo que nos po­dría pro­vo­car efec­tos des­agra­da­bles. Si, por el con­tra­rio, te en­fren­tas a un en­tre­na­mien­to exi­gen­te, ya sea por el tiem­po de du­ra­ción o por la com­ple­ji­dad del mis­mo, lo acon­se­ja­ble es ha­cer­lo ha­bien­do di­ge­ri­do cual­quier tipo de ali­men­to que per­mi­ta no te­ner un dé­fi­cit de glu­co­sa en san­gre que nos obli­gue a aban­do­nar­lo. Y, pa­ra no sen­tir­te pe­sa­do por lle­var par­te de lo in­ge­ri­do en el es­tó­ma­go, rea­li­za la in­ges­ta con una an­te­rio­ri­dad mí­ni­ma de un par de ho­ras».

Acla­ra Ata­nes que, si es­tás en ayunas, el en­tre­na­mien­to de­be ser sua­ve. Es­to es, no se de­be ha­cer ejer­ci­cio in­ten­so sin ha­ber co­mi­do al­go an­tes. Pe­ro, ¿qué po­de- mos to­mar? Y, so­bre to­do, ¿cuán­to tiem­po an­tes del en­tre­na­mien­to de­be ser la in­ges­ta? Des­de lue­go, una se­sión de spin­ning con un po­ta­je de gar­ban­zos re­cién de­glu­ti­do no es lo más re­co­men­da­ble. La pri­me­ra di­rec­triz se­ría, por lo tan­to, efec­tuar una co­mi­da li­ge­ra, com­pues­ta por al­gu­na fru­ta o, in­clu­so, un pe­que­ño bo­ca­di­llo de ja­món se­rrano. Re­mar­ca­mos lo de pe­que­ño —no sea que te me­tas un ma- cro-bo­ca­ta de cho­ri­zo del que te acuer­des en ple­na se­sión de ab­do­mi­na­les— y unas dos ho­ras an­tes por lo me­nos, pa­ra que a tu es­tó­ma­go le de tiem­po a pro­ce­sar los ali­men­tos y no los sien­tas co­mo un pe­so en el in­te-

rior de tu cuer­po. Eso sí, la re­gla de oro es vol­ver a co­mer al­go en las dos ho­ras pos­te­rio­res al en­tre­na­mien­to, pa­ra evi­tar en­trar en dé­fi­cit de glu­co­sa. Car­los Ata­nes es ta­jan­te con ello: «Nun­ca de­jes pa­sar más de dos ho­ras sin co­mer al­go, ade­más de hi­dra­tar­te, an­tes, du­ran­te y des­pués del ejer­ci­cio, cual­quie­ra que sea su in­ten­si­dad, ya que tus ni­ve­les de glu­có­geno en san­gre em­pe­za­rían a caer pro­vo­can­do efec­tos muy ad­ver­sos en tu ren­di­mien­to fu­tu­ro». La ener­gía no pro­vie­ne de lo que ha­yas in­ge­ri­do en tu úl­ti­ma co­mi­da, sino de los ni­ve­les de glu­có­geno al­ma­ce­na­do y en san­gre que seas ca­paz de trans­por­tar y tus cé­lu­las re­cep­to­ras, ges­tio­nar.

Co­mer pa­ra cons­truir

Hay que co­mer an­tes de en­tre­nar, aun­que con cier­tas ex­cep­cio­nes, afir­ma Luis Du­rán: «Pa­ra su­je­tos en­tre­na­dos, ha­cer ejer­ci­cio fí­si­co en ayunas pue­de te­ner al­gún tipo de be­ne­fi­cio; pe­ro, pa­ra atle­tas ama­teurs, no tie­ne nin­gún sen­ti­do». El di­rec­tor de En­tre­na­mien­to y Sa­lud Co­ru­ña com­par­te la mis­ma teo­ría que Ata­nes.

«Los úl­ti­mos es­tu­dios in­di­can que la mo­vi­li­za­ción de gra­sa cuan­do se en­tre­na en ayunas es más efec­ti­va en atle­tas pro­fe­sio­na­les que en atle­tas ama­teurs. Y eso, siem­pre y cuan­do sea un ayuno com­ple­to, de más de 12 ho­ras. En cam­bio, pa­ra el usua­rio me­dio no tie­ne ra­zón de ser sa­lir a co­rrer con el es­tó­ma­go va­cío pues­to que es­ta op­ción no su­po­ne ma­yo­res be­ne­fi­cios pa­ra su or­ga­nis­mo», ma­ni­fies­ta Du­rán.

Cae de ca­jón que an­tes «no te pue­des pe­gar un atra­cón. Si lle­vas mu­chas ho­ras sin co­mer, tie­nes que in­ge­rir al­go li­viano que te per­mi­ta lle­nar un po­co el de­pó­si­to; y, des­pués del en­tre­na­mien­to, es re­co­men­da­ble rea­li­zar otra co­mi­da, ya sea tu ob­je­ti­vo la pér­di­da de pe­so, la ga­nan­cia de ma­sa mus­cu­lar o la re­sis­ten­cia», in­for­ma Du­rán. “Si quie­res au­men­tar ma­sa mus­cu­lar, es to­do lo con­tra­rio. Ob­via­men­te, tie­nes que co­mer. No pue­des de­jar de co­mer, por­que sino, te que­das sin ma­te­rial con el que po­der cons­truir. Y pa­ra me­jo­rar tu re­sis­ten­cia car­dio­vas­cu­lar tam­po­co. Es una me­to­do­lo­gía que no com­par­to. Yo siem­pre acon­se­jo a mis usua­rios que co­man”. Cons­cien­te de la im­por­tan­cia del te­ma, es­te en­tre­na­dor siem­pre po­ne a dis­po­si­ción de sus clien­tes el ser­vi­cio de la nu­tri­cio­nis­ta Vi­ki Lo­ren­zo en sus cen­tros de­por­ti­vos. Gim­na­sio y die­ta, siem­pre uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.