Una es­cue­la de qui­ro­ma­sa­je iti­ne­ran­te

CA­DA SE­MA­NA la es­cue­la Ho­los In­ter­na­cio­nal ha­ce las ma­le­tas en su re­co­rri­do por la pe­nín­su­la con el ob­je­ti­vo de acer­car sus for­ma­cio­nes a mi­les de pro­fe­sio­na­les y es­tu­dian­tes de las téc­ni­cas ma­nua­les.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Terapias - TEX­TO: INÉS DEL MAR

Alo lar­go de 20 años, el equi­po de do­cen­tes di­ri­gi­dos por Mi­guel Al­dir ha desa­rro­lla­do su la­bor pro­fe­sio­nal con mi­les de clien­tes. Al­dir di­ri­ge Ho­los In­ter­na­cio­nal, una es­cue­la iti­ne­ran­te que im­par­te for­ma­cio­nes so­bre qui­ro­ma­sa­je y téc­ni­cas alternativas en to­da Es­pa­ña.

Lle­va dos dé­ca­das tra­ba­jan­do y es­tu­dian­do di­fe­ren­tes pro­ce­di­mien­tos a la ho­ra de abor­dar las mo­les­tias mus­cu­la­res y ar­ti­cu­la­res. Un com­ple­men­to a otras te­ra­pias por el que se in­tere­san qui­ro­ma­sa­jis­tas pro­fe­sio­na­les y es­tu­dian­tes de to­da la pe­nín­su­la e is­las. Va­len­cia, Salamanca, Mur­cia, Se­vi­lla, Má­la­ga, Ma­drid, Za­ra­go­za, o Gran Ca­na­ria son al­gu­nas de las ciu­da­des don­de ha lle­ga­do la for­ma­ción de Ho­los In­ter­na­cio­nal. En Ga­li­cia tam­bién han es­ta­do es­te año, el mes pa­sa­do en San­xen­xo, en don­de for­ma­ron pro­fe­sio­na­les pre­pa­ra­dos pa­ra po­der rea­li­zar con éxi­to la téc­ni­ca ALDIR3D.

«Nues­tra fir­me apues­ta por la do­cen­cia nos ha lle­va­do a plan­tear un mo­de­lo for­ma­ti­vo úni­co, que apues­ta por la iti­ne­ran­cia co­mo se­ña de iden­ti­dad, fa­ci­li­tan­do así el ac­ce­so a la for­ma­ción a to­dos los alum­nos y pro­fe­sio­na­les que desean apren­der y per­fec­cio­nar­se», ex­pli­ca Al­dir.

Ha si­do un lar­go apren­di­za­je con cien­tos de ex­pe­rien­cias par­ti­cu­la­res, re­ple­to de sin­gu­la­ri­da­des e in­clu­so ca­sos ex­cep­cio­na­les. La su­ma de to­das es­tas ex­pe­rien­cias es un ri­co ba­ga­je que per­mi­te a Ho­los In­ter­na­cio­nal com­par­tir sus co­no­ci­mien­tos con un enor­me va­lor aña­di­do. A ello se une una de­ci­di­da vo­ca­ción por la do­cen­cia, ava­la­da por una só­li­da pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca.

Mi­guel Al­dir, ha ejer­ci­do su pro­fe­sión en di­fe­ren­tes ciu­da­des es­pa­ño­las (Ma­drid, To­le­do, Las Pal­mas, Ba­da­joz), así co­mo en Ber­lín y Düs­sel­dorf. Es miem­bro acre­di­ta­do (10805-1181) de Prac­ti­cio­ner’s Re­gis­ter y full Mem­ber of The Pan Eu­ro­pean Fe­de­ra­tion of TCM So­cie­ties. En­tre otras mu­chas for­ma­cio­nes y cer­ti­fi­ca­cio­nes, ha cur­sa­do cur­sos de qui­ro­ma­sa­je, me­di­ci­na orien­tal, pa­to­lo­gías reuma­toi­des, au­ricu­lote­ra­pia y te­ra­pias na­tu­ra­les en los cen­tros e ins­ti­tu­tos más pres­ti­gio­sos.

El ex­per­to re­cuer­da la im­por­tan­cia de es­ta­ble­cer un sis­te­ma in­ter­ac­ti­vo pa­ra que el apren­di­za­je sea más efec­ti­vo. «Si bien los co­no­ci­mien­tos son res­pon­sa­bi­li­dad del do­cen­te; el re­sul­ta­do fi­nal, el apren­di­za­je ad­qui­ri­do, es fru­to de una in­ter­ac­ción que ne­ce­si­ta la im­pli­ca­ción de las dos par­tes. —ex­pli­ca Al­dir—. Nues­tras for­ma­cio­nes se rea­li­zan en gru­pos re­du­ci­dos, tan­to en nues­tros cur­sos in­ten­si­vos co­mo en los se­mi­na­rios, y bus­ca­mos que las cla­ses sean emi­nen­te­men­te prác­ti­cas. El ob­je­ti­vo es que los alum­nos sean ca­pa­ces de iden­ti­fi­car los dis­tin­tos fo­cos que ge­ne­ran el ma- les­tar y ac­tuar so­bre ellos de una for­ma tri­di­men­sio­nal. Es de­cir, des­de to­dos los án­gu­los po­si­bles. De es­ta for­ma po­drán sol­ven­tar­se los pro­ble­mas que esas mo­les­tias pro­du­cen en las ar­ti­cu­la­cio­nes, la co­lum­na, etc…».

Per­so­na­li­zar ca­da ca­so

Al­dir des­ta­ca tam­bién que la es­cue­la apues­ta por un «sis­te­ma per­so­na­li­za­do, que in­vier­te tiem­po en ca­da clien­te pa­ra amol­dar­se con ló­gi­ca a ellos. Son abor­da­jes per­so­na­li­za­dos don­de el ma­sa­je tra­di­cio­nal se mez­cla con otras mu­chas téc­ni­cas que he apren­di­do a ba­se de ex­pe­rien­cia y es­tu­dio», ex­pli­ca Al­dir. «Los se­mi­na­rios que im­par­ti­mos —pro­si­gue—, van des­de el ALDIR3D, un mé­to­do que los pro­fe­sio­na­les em­pie­zan a im­par­tir en sus cen­tros por­que los clien­tes lo no­tan mu­cho des­de el pri­mer mo­men­to, a otras téc­ni­cas ta­les co­mo mo­xi­bus­tión o la téc­ni­ca de Dorn, en­tre otras.

La pri­me­ra es una téc­ni­ca uti­li­za­da en me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na que es­ti­mu­la pun­tos de acu­pun­tu­ra me­dian­te ca­lor y se en­fo­ca en ali­viar di­fe­ren­tes es­ta­dos de ma­les­tar. Y la se­gun­da, la téc­ni­ca de Dorn, «es al­go así co­mo ‘con­ven­cer’ a la ar­ti­cu­la­ción en vez de ‘obli­gar­la’, co­mo se ha­ce en otro tipo de ma­ni­pu­la­cio­nes». Pe­ro hay

más. Una men­ción me­re­ce tam­bién la au­ricu­lopun­tu­ra, que «ac­túa so­bre di­fe­ren­tes ám­bi­tos de la sa­lud re­gu­lan­do la ener­gía cor­po­ral a tra­vés de los pun­tos re­fle­jos au­ri­cu­la­res», pun­tua­li­za Mi­guel.

A lo lar­go de la tra­yec­to­ria de Ho­los In­ter­na­cio­nal han ido ad­qui­rien­do di­fe­ren­tes co­no­ci­mien­tos que, ase­gu­ran, han si­do bien aco­gi­dos tan­to por los clien­tes co­mo por los alum­nos. Uno de ellos es la es­ti­mu­la­ción cu­tá­nea con­ti­nua. «Es un mé­to­do pa­ra acer­car­se al ori­gen del do­lor es­ti­mu­lan­do la piel con pre­sión, pun­tu­ra o mag- ne­tis­mo —re­sal­ta el qui­ro­ma­sa­jis­ta—. Al fin y al ca­bo el clien­te ne­ce­si­ta per­ci­bir es­ta im­pli­ca­ción en su ca­so, que se in­di­vi­dua­li­ce y se de­di­que tiem­po a abor­dar el ma­les­tar que lo trae has­ta no­so­tros. Y que sea efec­ti­vo, cla­ro».

Otro de los pro­ce­di­mien­tos que más le de­man­dan son las ven­to­sas. «Pue­den ser es­tá­ti­cas o se pue­de dar un ma­sa­je con ellas. Son muy re­la­jan­tes, de­to­xi­fi­can­tes, y es­ti­mu­lan el sis­te­ma lin­fá­ti­co», des­cri­be. Sus cur­sos, to­dos pre­sen­cia­les, tie­nen co­mo ob­je­ti­vo pre­pa­rar a pro­fe­sio­na­les del qui­ro­ma­sa­je pa­ra que sean ca­pa­ces de ayu­dar a per­so­nas de to­das las eda­des. Ade­más de los co­no­ci­mien­tos y téc­ni­cas que com­par­ten, pa­ra Mi­guel Al­dir y su equi­po es muy im­por­tan­te la for­ma en la que tras­pa­san sus apor­ta­cio­nes a es­te cam­po en con­ti­nua evo­lu­ción. «Pa­ra no­so­tros, ade­más de ser un me­dio de vi­da tam­bién es una fi­lo­so- fía, una for­ma de ver y com­pren­der el qui­ro­ma­sa­je. Nos acer­ca­mos a las en­se­ñan­zas de la fi­lo­so­fía orien­tal tra­tan­do al cuer­po co­mo un to­do sin de­jar de la­do apor­ta­cio­nes va­lio­sí­si­mas muy dis­tin­tas a las orien­ta­les co­mo pue­de ser el ma­sa­je sue­co o el ALDIR3D», su­bra­ya el di­rec­tor de Ho­los In­ter­na­cio­nal, que con­clu­ye: «La me­jor ma­ne­ra de abor­dar el bie­nes­tar cor­po­ral es una con­cep­ción ho­lís­ti­ca, en­ten­dien­do el cuer­po co­mo un to­do. Y nues­tra es­cue­la enseña con dos prin­ci­pios irre­nun­cia­bles: de­di­ca­ción y ri­gor».

FO­TO: BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Una es­cue­la en la ca­rre­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.