El in­far­to no es so­lo co­sa de hom­bres

SO­LO EL 39 POR CIEN­TO de las mu­je­res, fren­te al 57 por cien­to de los hom­bres, re­co­no­cen los sín­to­mas del in­far­to agu­do de mio­car­dio (IAM). El res­to los con­fun­den con pro­ble­mas di­ges­ti­vos, res­pi­ra­to­rios o tras­tor­nos an­sio­so de­pre­si­vos. Da­do que la ra­pi­dez

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Cardiología - TEX­TO: MAR TORRES

Los sín­to­mas del in­far­to agu­do de mio­car­dio (IAM) y la per­cep­ción de es­tos se pre­sen­tan de di­fe­ren­te mo­do de­pen­dien­do del se­xo de la per­so­na que lo su­fra. Pe­ro las mu­je­res tar­da­mos más en re­co­no­cer­lo. Así se des­pren­de del es­tu­dio Hom­bres y mu­je­res an­te un IAM, ¿ac­tua­mos di­fe­ren­te?, pre­sen­ta­do en el Con­gre­so de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Car­dio­lo­gía (SEC) , que fue rea­li­za­do en­tre ju­nio de 2016 y mar­zo de 2017 en pa­cien­tes con IAM so­me­ti­dos an­gio­plas­tia co­ro­na­ria pri­ma­ria en un hos­pi­tal de ter­cer ni­vel.

El ob­je­ti­vo del tra­ba­jo, en el que par­ti­ci­pa­ron 172 pa­cien­tes (124 hom­bres y 48 mu­je­res), fue eva­luar el per­fil so­cial y el ni- vel de co­no­ci­mien­to de la en­fer­me­dad de IAM se­gún el se­xo, re­la­cio­nán­do­lo tam­bién con la re­per­cu­sión so­bre la de­mo­ra hos­pi­ta­la­ria.

Tras ana­li­zar los re­sul­ta­dos, se ha com­pro­ba­do que las mu­je­res tar­da­ron de me­dia 237 mi­nu­tos en lle­gar a Ur­gen­cias des­de el ini­cio del do­lor, fren­te a los 98 mi­nu­tos que se de­mo­ra­ron los hom­bres. Una de­mo­ra en la vi­si­ta al hos­pi­tal y, por en­de, en el re­co­no­ci­mien­to de los sín­to­mas, que los in­ves­ti­ga­do­res han acha­ca­do a la ma­yor edad y al me­nor ni­vel de es­tu­dios en mu­je­res.

Se tra­ta de un pro­ble­ma im­por­tan­te si se tie­ne en cuen­ta que, tal y co­mo ha re­cor­da­do el pri­mer fir­man­te del es­tu­dio, Víc­tor Fra­de­jas Sastre, ca­si la mi­tad de los fa­lle­ci­mien­tos por IAM se pro­du­cen en las tres o cua­tro pri­me­ras ho­ras des­de que apa­re­cen los sín­to­mas ini­cia­les y, en oca­sio­nes, an­tes de lle­gar al hos­pi­tal.

Ac­tuar cuan­to an­tes

«Es ne­ce­sa­rio ac­tuar cuan­to an­tes, ya que la re­cu­pe­ra­ción de­pen­de de la ra­pi­dez con que se re­ci­ba aten­ción. La al­fa­be­ti­za­ción de la so­cie­dad en sa­lud se con­vier­te en un pun­to cla­ve. Has­ta aho­ra siem­pre se ha pues­to el fo­co en los fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar, pe­ro es­tá cla­ro que no es su­fi­cien­te, por lo que hay que re­di­ri­gir tam­bién la co­mu­ni­ca­ción y edu­ca­ción ha­cia la en­se­ñan­za de de­ter­mi­na­dos pun­tos cla­ve», ha re­fle­xio­na­do el in­ves­ti­ga­dor. Es­tos pun­tos cla­ve in­clu­yen la ne­ce­si­dad de te­ner en cuen­ta que exis­te una va­rie­dad de sín­to­mas que pue­den sur­gir tras un in­far­to, que hay que iden­ti­fi­car con ra­pi­dez cual­quier sín­to­ma que no se ha­ya no­ta­do an­tes y pres­tar aten­ción a al IAM en las mu­je­res y en los jó­ve­nes.

«Gran par­te de la so­cie­dad asig­na la pa­to­lo­gía car­dio­vas­cu­lar a hom­bres de edad avan­za­da, sin pen­sar que pue­de afec­tar tam­bién a mu­je­res e, in­clu­so, a pa­cien­tes jó­ve­nes, des­pis­tan­do es­to la iden­ti­fi­ca­ción de los sín­to­mas en al­gu­nos ca­sos», ha ar­gu­men­ta­do el ex­per­to. Fi­nal­men­te, el doc­tor ha re­cor­da­do que los prin­ci­pa­les sín­to­mas son un do­lor tipo pe­so en la zo­na del es­ter­nón, que no se mo­di­fi­ca con los mo­vi­mien­tos ni con la res­pi­ra­ción y que, en oca­sio­nes, irra­dia ha­cia man­dí­bu­la, cue­llo y es­pal­da, bra­zo iz­quier­do y, a ve­ces, ha­cia bra­zo de­re­cho. «Otras ve­ces se ma­ni­fies­ta con do­lor en la par­te al­ta del ab­do­men, di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar, ga­nas de vo­mi­tar y pér­di­da de co­no­ci­mien­to», ha zan­ja­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.