el gran alia­do de tu piel

EL LÁ­SER ha re­vo­lu­cio­na­do el mun­do de la me­di­ci­na, y tam­bién de la es­té­ti­ca. Sus usos son in­nu­me­ra­bles, des­de de­pi­la­ción a re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial, pa­san­do por eli­mi­na­ción de man­chas y va­ri­ces o in­clu­so el tras­plan­te de pe­lo. Pe­ro en la sel­va de los tra­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Portada - TEX­TO: ANA MON­TES

El po­der abra­si­vo del lá­ser, un pun­to a su fa­vor pa­ra lo­grar los re­sul­ta­dos que bus­ca­mos, nos obli­ga tam­bién a ser cau­te­lo­sos a la ho­ra de es­co­ger el más ade­cua­do. Atrás que­dó eso de po­ner­se en ma­nos inex­per­tas sin va­lo­rar el tipo de tra­ta­mien­to, por­que el pa­cien­te in­for­ma­do tie­ne hoy a su fa­vor po­der sa­lir ai­ro­so cuan­do con­tras­ta in­for­ma­ción. Pon­ga­mos un po­co de luz en la sel­va de los tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos con lá­ser y em­pe­ce­mos por que un lá­ser dis­po­ne de un so­lo tipo de luz con una so­la lon­gi­tud de on­da, en vez de va­rias co­mo la luz na­tu­ral, pe­ro ofre­ce di­fe­ren­cias im­por­tan­tes.

La prin­ci­pal de­pen­de de la afi­ni­dad ma­yor o me­nor que mues­tre por cier­tos pig­men­tos cu­tá­neos (dia­na) pre­sen­tes en el área que que­ra­mos re­pa­rar. Por eso a la ho­ra de ac­tuar en la zo­na se­rá im­por­tan­te co­no­cer si es idó­neo pa­ra in­ter­ve­nir en la me­la­ni­na de la piel, el agua del cuer­po y ros­tro, o la he­mo­glo­bi­na (el ro­jo). Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta nues­tro fo­to­ti­po de piel: del 1 (la piel al­bi­na) al 6 (la más os­cu­ra), por­que en ca­sos con­cre­tos, co­mo en la de­pi­la­ción, no to­dos nos va­len. Tam­bién hay que va­lo­rar la ma­yor o me­nor lon­gi­tud de on­da ne­ce­sa­ria pa­ra penetrar más en la piel, la ve­lo­ci­dad de pul­so del lá­ser y su po­ten­cia pa­ra no ge­ne­rar más ca­lor del ne­ce­sa­rio en la piel.

Ade­más de­be­mos fi­jar­nos en si se tra­ta de un lá­ser abla­ti­vo (efi­cien­te pe­ro que pro­vo­ca cos­tras an­tes de crear el co­lá­geno) o no abla­ti­vo (no pro­vo­ca cos­tras por­que no eli­mi­na la epi­der­mis y por tan­to ca­si no pre­sen­ta ries­gos, pe­ro es me­nos efec­ti­vo). En res­pues­ta a la de­man­da de tra­ta­mien­tos me­nos agre­si­vos se idea­ron los lá­se­res frac­cio­na­dos, que pro­du­cen múl­ti­ples, pe­que­ños y pro­fun­dos ori­fi­cios en la piel, de­jan­do la sa­na al­re­de­dor mien­tras la tra­ta­da se re­cu­pe­ra rá­pi­da­men­te.

Neo­di­mio Yag

Mues­tra gran afi­ni­dad por el ro­jo, la he­mo­glo­bi­na, y es el más pe­ne­tran­te, ya que su lon­gi­tud de on­da (1064 na­nó­me­tros) es la más lar­ga, lo que lo ha­ce úni­co pa­ra lle­gar a los va­sos del te­ji­do ce­lu­lar sub­cu­tá­neo. Es idó­neo pa­ra usar en los tra­ta­mien­tos vas­cu­la­res, co­mo va­ri­ces y ara­ñas vas­cu­la­res, la li­po­suc­ción, y, oca­sio­nal­men­te, la de­pi­la­ción, pa­ra eli­mi­nar el ve­llo pro­fun­do. El Neo­di­mio Yag 1064Nm es uno de los más re­cien­tes pa­ra la des­truc­ción del te­ji­do gra­so y la li­poes­cul­tu­ra.

Q- Swit­ched

Se tra­ta de una ver­sión di­fe­ren­te del Neo­di­mio Yag. Se usa pa­ra el tra­ta­mien­to de le­sio­nes cu­tá­neas su­per­fi­cia­les y ma­rro­nes, pa­ra bo­rrar man­chas en la piel y ta­tua­jes pro­fun­dos de color os­cu­ro, negro, verde y azul, por­que su ob­je­ti­vo es des­truir el pig­men­to.

Lá­ser CO2

Es un lá­ser qui­rúr­gi­co de dió­xi­do de car­bono con afi­ni­dad por el agua, muy usa­do en el re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial (re­sur­fa­cing), pa­ra eli­mi­nar va­sos su­per­fi­cia­les y man­chas, ya que la der­mis cu­tá­nea con­cen­tra un 90% de agua. Ge­ne­ra ca­lor y mi­cro­he­ri­das que al ce­rrar­se ten­san la piel. El CO2 se pue­de usar so­lo pa­ra el re­ju­ve­ne­ci­mien­to to­tal o en com­bi­na­ción con hi­los ten­so­res de PD0, in­duc­to­res de co­lá­geno. Co­mo otros tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos, no es de­fi­ni­ti­vo.

Lá­ser CO2 Fe­mi­lif

Es un lá­ser con evi­den­cia cien­tí­fi­ca y la úl­ti­ma tec­no­lo­gía en re­ju­ve­ne­ci­mien­to y dis­fun­cio­nes del apa­ra­to re­pro­duc­tor y ge­ni­tal fe­me­nino. Ga­ran­ti­za su efi­ca­cia pa­ra la res­tau­ra­ción de la es­truc­tu­ra de la mu­co­sa va­gi­nal y su tro­fis­mo gra­cias al efec­to ca­ló­ri­co-ten­sor, que ca­lien­ta de for­ma sua­ve el te­ji­do va­gi­nal pa­ra con­traer las fi­bras de co­lá­geno exis­ten­tes y es­ti­mu­lar la for­ma­ción de nue­vas fi­bras. Rá­pi­do, de­fi­ni­ti­vo y no tie­ne efec­tos ad­ver­sos.

Er­bio

Con ma­yor afi­ni­dad por el agua aún que el C02 (2.900 na­nó­me­tros, el pi­co más al­to) y más su­per­fi­cial, es muy ade­cua­do pa­ra pee­lings y des­pig­men­tar sin rom­per las cé­lu­las. Tam­bién el Er­bio se usa pa­ra tra­tar las ci­ca­tri­ces del ac­né. Tan­to el Er­bio co­mo el CO2 sir­ven pa­ra des- pig­men­tar las man­chas ma­rro­nes que a ve­ces apa­re­cen en los la­bios me­no­res de la vul­va fe­me­ni­na vol­vién­do­los ro­sa­dos, una de las in­ter­ven­cio­nes más so­li­ci­ta­das en gi­ne­co­es­té­ti­ca.

Ale­jan­dri­ta

El Ale­jan­dri­ta tie­ne una lon­gi­tud de on­da más cor­ta (750 na­nó­me­tros) y mues­tra gran afi­ni­dad por la me­la­ni­na. Es uno de los más usa­dos en la de­pi­la­ción jun­to al Neo­di­mio Yag, en pie­les muy os­cu­ras, o el de Dio­do. De­pi­la me­jor en pie­les cla­ras y to­do tipo de gro­so­res de ve­llo aun­que el ru­bio, cas­ta­ño cla­ro o pe­li­rro­jo se­rá más di­fí­cil de eli­mi­nar, por eso en los cen­tros jue­gan con va­rias po­si­bi­li­da­des com­bi­na­das con otros lá­se­res.

Dio­do

Es­tre­lla en la de­pi­la­ción mé­di­co-es­té­ti­ca, por eco­nó­mi­co y por­que mues­tra afi­ni­dad por las pie­les más mo­re­nas y ve­llo más os­cu­ro y du­ro, lo más fre­cuen­te en Es­pa­ña. Cu­bre zo­nas de gran ex­ten­sión de piel con mu­cho ve­llo, co­mo pe­cho o es­pal­da en hom­bres. De es­te lá­ser exis­ten va­rian­tes, pe­ro la ener­gía y lon­gi­tud de on­da no cam­bian. Aun­que da un re­sul­ta­do me­dio bueno en la de­pi­la­ción, in­flu­ye más a ve­ces la ca­li­dad de la mar­ca, por lo que se acon­se­ja ele­gir un cen­tro mé­di­co-es­té­ti­co de ca­li­dad, ya que los de las ca­bi­nas de es­té­ti­ca no con­si­guen des­truir el res­to del fo­lícu­lo.

So­prano SH

Es una re­vo­lu­cio­na­ria va­rian­te del dio­do y es el úl­ti­mo que se ha in­tro­du­ci­do en el mer­ca­do de la de­pi­la­ción de­fi­ni­ti­va por­que no due­le, no que­ma, es más se­gu­ro y re­du­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las mo­les­tias y el tiem­po de se­sión. De­pi­la pie­les bron­cea­das y os­cu­ras y el ve­llo más fino, sin ries­gos de man­chas o quemaduras, por­que trans­mi­te ca­lor en mo­vi­mien­to de for­ma gra­dual y con ma­yor po­ten­cia a di­fe­ren­cia del lá­ser tra­di­cio­nal.

Scul­psu­re

Es el pri­mer lá­ser dio­do li­po­lí­ti­co no in­va­si­vo, no qui­rúr­gi­co, pa­ra tra­tar la gra­sa lo­ca­li­za­da a ni­vel pro­fun­do, apro­ba­do por la FDA (Food and Drug Ad­mi­nis­tra­tion de EE. UU.). Des­tru­ye la gra­sa por ca­len­ta­mien­to en­tre 42 y 47º C, y lue­go «el cuer­po la eli­mi­na­rá de for­ma na­tu­ral por ru­tas me­ta­bó­li­cas», ex­pli­ca el Dr. Án­gel Mar­tín, di­rec­tor mé­di­co de la Clí­ni­ca Me­nor­ca.

El pa­cien­te in­for­ma­do tie­ne a su fa­vor po­der sa­lir ai­ro­so»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.