De­por­te y em­ba­ra­zo, el kit per­fec­to

NO SON IN­COM­PA­TI­BLES. To­do lo con­tra­rio. Prac­ti­car ejer­ci­cio en el em­ba­ra­zo es po­si­ti­vo, siem­pre que se adap­te a las ne­ce­si­da­des de ca­da mu­jer y se ten­gan en cuen­ta cier­tas re­glas, co­mo evi­tar los ejer­ci­cios de ries­go y los de­por­tes de con­tac­to, so­bre tod

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - En Forma - TEX­TO: ÁN­GE­LA BARROS / J. F

Ni in­ca­pa­ci­ta­das ni enfermas. Son mu­je­res en pleno pro­ce­so pa­ra crear vi­da y es­to, mu­chas ve­ces, es mo­ti­vo pa­ra que uno es­cu­che pe­ti­cio­nes co­mo el des­can­so o el aban­dono de cual­quier há­bi­to que re­quie­ra un mí­ni­mo de fuer­za. Es­ta­mos equi­vo­ca­dos si cree­mos que to­das es­tas so­li­ci­tu­des van a ayu­dar a que la mu­jer man­ten­ga un em­ba­ra­zo be­ne­fi­cio­so y ade­cua­do.

Pa­ra com­ba­tir es­tas fal­sas in­for­ma­cio­nes bas­ta el ejem­plo de Se­re­na Williams, la tenista es­ta­dou­ni­den­se, que de­mos­tró que una em­ba­ra­za­da pue­de con to­do al ga­nar el Abier­to de Aus­tra­lia en su se­ma­na ocho de ges­ta­ción. Pe­ro no ha­ce fal­ta ser Se­re­na Williams pa­ra con­fir­mar que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca apor­ta be­ne­fi­cios du­ran­te el em­ba­ra­zo, si se adap­ta de ma­ne­ra ade­cua­da a los cam­bios fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos, y es vi­tal pa­ra sen­tir­se más ac­ti­va y te­ner una re­cu­pe­ra­ción óp­ti­ma en el post-par­to. El re­po­so ab­so­lu­to, se­gún The Ame­ri

can Co­lle­ge en va­rios ar­tícu­los del ACOG, au­men­ta los ries­gos dis­mi­nu­yen­do los be­ne­fi­cios, por lo que po­de­mos de­cir que el re­po­so ab­so­lu­to en obs­te­tri­cia, a día de hoy, es­tá to­tal­men­te pros­cri­to.

Cla­ra Ga­jino, gi­ne­có­lo­ga en el hos­pi­tal Ma­terno de A Co­ru­ña y Ta­ma­ra Ba­rrei­ro, li­cen­cia­da en Edu­ca­ción Fí­si­ca y pro­fe­so­ra de en­tre­na­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos: ges­tan­tes, em­ba­ra­za­das y pos­par­to en el gim­na­sio Co­ru­ña Sport Cen­ter, nos dan las cla­ves. «Pri­me­ro hay que acla­rar que si una mu­jer pre­via­men­te a su em­ba­ra­zo no rea­li­za­ba mu­cho de­por­te, es­to tam­bién in­flu­ye en que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca que man­ten­ga se­rá me­nor que la de otra que se en­cuen­tra en for­ma», in­tro­du­ce Cla­ra. Ade­más, la OMS con­fir­ma que exis­ten va­rias gru­pos en los que po­de­mos di­fe­ren­ciar a mu­je­res acos­tum­bra­das a ha­cer ejer­ci­cio, a las que se les re­co­mien­da dis­mi­nuir la jor­na­da de­por­ti­va, mu­je­res ac­ti­vas fí­si­ca­men­te pre­via­men­te a su em­ba­ra­zo y mu­je­res se­den­ta­rias a las que se les re­co­mien­da ini­ciar po­co a po­co el en­tre­na­mien­to, em­pe­zan­do por un ejer­ci­cio le­ve has­ta lle­gar a un ejer­ci­cio de in­ten­si­dad mo­de­ra­da. «Hay dos lí­neas, por una par­te al­gu­nas so­cie­da­des re­co­mien­dan rea­li­zar de­por­te so­bre 3 ve­ces a la se­ma­na, 1 ho­ra, y otras lí­neas re­co­mien­dan rea­li­zar 30 mi­nu­tos de en­tre­na­mien­to du­ran­te 5 o 6 días por se­ma­na», di­ce. Aún así, no to­do en­tre­na­mien­to es óp­ti­mo, pe­ro «hay que te­ner cui­da­do con las caí­das y so­bre to­do evi­tar los ejer­ci­cios con ries­go de trau­ma y de con­tac­to co­mo el hoc­key, el bo­xeo o el bu­ceo». Los me­jo­res— ex­pli­ca Cla­ra— son la bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca, ca­mi­nar (ya que el 60% de las mu­je­res em­ba­ra­za­das pa­de­ce de lum­ba­go) y la na­ta­ción en to­das sus es­pe­cia­li­da­des, ya que es ha­bi­tual du­ran­te el pe­río­do de ges­ta­ción que los li­ga­men­tos tien­dan a la dis­ten­sión y es­to au­men­ta el ries­go de le­sio­nes co­mo es­guin­ces. El pi­la­tes y el yo­ga son tam­bién be­ne­fi­cio­sos pa­ra el ejer­ci­cio de sue­lo pél­vi­co, ya que es­tas pa­cien­tes pue­den te­ner más ries­go de in­con­ti­nen­cia du­ran­te el em­ba­ra­zo y el par­to, y así evi­ta­ran pro­ble­mas y com­pli­ca­cio­nes in­ne­ce­sa­rias, pa­ra ellas y pa­ra el be­bé. Los be­ne­fi­cios no son po­cos: «dis­mi­nu­ye la pro­ba­bi­li­dad de pa­de­cer dia­be­tes, los tras­tor­nos hi­per­ten­si­vos del em­ba­ra­zo co­mo la preeclam­psia y la pro­ba­bi­li­dad de ce­sá­rea. Ade­más, au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de que el par­to sea más rá­pi­do y, de ca­ra al bie­nes­tar de la mu­jer, ayu­da a lle­var­lo de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble en cuan­to a tras­tor­nos aními­cos».

Aun­que, co­mo en to­do, hay ex­cep­cio­nes —ex­pli­ca—, por ejem­plo, que la pa­cien­te ten­ga un san­gra­do. En es­te ca­so se de­be ha­cer un re­po­so has­ta que el mé­di­co va­lo­re que ya pue­de vol­ver a la nor­ma­li­dad. El que exis­ta una pla­cen­ta pre­via o te­ner la bol­sa ro­ta, el ries­go de te­ner un par­to pre­ma­tu­ro, son, en­tre otros, al­gu­nos ejem­plos pe­ro en ge­ne­ral, hay muy po­cas con­tra­dic­cio­nes.

De po­ner a las fu­tu­ras ma­más fir­mes y de im­plan­tar dis­ci­pli­na atlé­ti­ca se en­car­ga Ta­ma­ra Ba­rrei­ro, es­pe­cia­li­za­da en tra­ba­jar con ellas. «La ac­ti­vi­dad fí­si­ca ideal es en la que uno mis­mo es­cu­cha a su cuer­po. No se de­be pe­car en ex­ce­so ni en de­fec­to y más en es­tos ca­sos». Ta­ma­ra con­fir­ma que «to­das aque­llas per­so­nas que ha­yan desa­rro­lla­do una ac­ti­vi­dad fí­si­ca de for­ma co­ti­dia­na, una vez que se que­den em­ba­ra­za­das tie­nen que con­ti­nuar ha­cien­do exac­ta­men­te lo mis­mo. Eso sí, con más pre­cau-

La ac­ti­vi­dad fí­si­ca me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da du­ran­te la ges­ta­ción, ayu­da al par­to y a la re­cu­pe­ra­ción

ción y con­tro­lan­do la fre­cuen­cia car­día­ca pa­ra que se tra­ba­je un po­co con el lla­ma­do ‘ test de ha­blar’ ». ¿Y de qué se tra­ta?, pre­gun­ta­mos. «El en­tre­na­dor tie­ne que no­tar, en el ca­so de que ha­gan al­gu­na pre­gun­ta, que ella pue­da con­tes­tar sin so­fo­car­se, sin ver que hi­per­ven­ti­la. Siem­pre que eso no su­ce­da pue­de con­ti­nuar ha­cién­do­lo de for­ma re­gu­lar, hi­dra­tán­do­se an­tes, du­ran­te y des­pués del ejer­ci­cio», acla­ra. Hay que to­már­se­lo con nor­ma­li­dad pa­ra que el be­bé tam­bién sien­ta que to­do es­tá fun­cio­nan­do bien. Aquí en­con­tra­mos otras de las cla­ves, el be­bé sien­te y pa­de­ce to­do lo que su ma­dre va­ya des­cu­brien­do tan­to fí­si­ca co­mo psi­co­ló­gi­ca­men­te. «Lo que se tra­ta es que la per­so­na es­té ac­ti­va y evi­te el des­can­so ex­ce­si­vo, ya que es­to le ayu­da­rá tam­bién a ir con­tro­lan­do su pe­so», cuen­ta Ta­ma­ra, aña­dien­do que no to­do es ejer­ci­cio en sus cla­ses, sino que la te­ra­pia es fun­da­men­tal. «Esos pe­que­ños cam­bios que la mu­jer no­ta y que son pa­ra ella al­go nue­vo, a ve­ces, asus­tan. Es du­ran­te el em­ba­ra­zo cuan­do se des­cu­bren co­sas que nun­ca ha­bían apa­re­ci­do y que una no sa­be si son nor­ma­les, así que las cla­ses de de­por­te tam­bién se con­vier­ten en de­por­te­ra­pia. El in­ter­cam­biar esas opi­nio­nes en las cla­ses, a ni­vel psi­co­ló­gi­co, les vie­ne fe­no­me­nal», co­men­ta.

Ha­bla­mos de la ne­ce­si­dad de de­por­te du­ran­te la ges­ta­ción pe­ro el pos­par­to, es tam­bién muy im­por­tan­te. «En es­te pro­ce­so es sú­per ne­ce­sa­rio el ejer­ci­cio pa­ra la re­cu­pe­ra­ción. Un par­to es un es­fuer­zo muy gran­de y prin­ci­pal­men­te el sue­lo pél­vi­co se que­da muy de­bi­li­ta­do, por lo que hay que vol­ver a po­ten­ciar­lo y for­ta­le­cer­lo», ex­pli­ca. El ejer­ci­cio que se do­mi­na nos po­ne en co­mu­ni­ca­ción con el cuer­po, dán­do­nos ma­yor sen­sa­ción de bie­nes­tar ge­ne­ral, me­jor re­sis­ten­cia fí­si­ca, más au­to­es­ti­ma y se­gu­ri­dad emo­cio­nal, así que si lo es­ta­bas du­dan­do, el de­por­te es un es­tu­pen­do an­tí­do­to pa­ra com­ba­tir mu­chos de los sín­to­mas ha­bi­tua­les del em­ba­ra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.