Pa­ten­te de cor­so.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te.

La vía de agua.

no ha­ce mu­cho, es­tan­do en el mar, tu­ve una vía de agua. Al­go en el ins­tin­to del que na­ve­ga des­de ha­ce me­dia vi­da me hi­zo com­pren­der que al­go a bor­do no mar­cha­ba co­mo era de­bi­do. Sin em­bar­go el ve­le­ro iba bien, con una mar ra­zo­na­ble: ma­re­ja­di­lla y vien­to de do­ce nu­dos que ape­nas le­van­ta­ba bo­rre­gui­llos. Lle­va­ba arri­ba el gé­no­va y la ma­yor, amu­ra­do a es­tri­bor. Era un día de na­ve­ga­ción tran­qui­lo. Aca­ba­ba de ba­jar a la ca­ma­re­ta pa­ra si­tuar­me y ano­tar la po­si­ción, co­mo ha­go ca­da ho­ra: es­ta­do de mar, vien­to, cie­lo, mi­llas re­co­rri­das. Un vis­ta­zo al AIS pa­ra com­pro­bar si ha­bía bar­cos cer­ca pe­ro fue­ra de mi vis­ta. Me dis­po­nía a vol­ver arri­ba y a Mar cruel, la no­ve­la de Ni­cho­las Mon­sa­rrat que es­ta­ba le­yen­do por ter­ce­ra vez, cuan­do al­go lla­mó mi aten­ción. No fue na­da con­cre­to, sino la sos­pe­cha de que al­gu­na co­sa inusual ocu­rría. De­cía Jo­seph Con­rad que la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de un ma­rino es una sa­lu­da­ble in­cer­ti­dum­bre. Di­cho al con­tra­rio, la cer­te­za de que to­do el tiem­po es­tás en un me­dio hos­til don­de pue­des es­pe­rar co­sas des­agra­da­bles. Una per­pe­tua des­con­fian­za que se ma­ni­fies­ta en la ojea­da que di­ri­ges al­re­de­dor ca­da cin­co mi­nu­tos, aun­que es­tés le­yen­do un li­bro apa­sio­nan­te, ador­mi­la­do o con­ver­san­do con al­guien. La mi­ra­da in­quie­ta a esa man­cha os­cu­ra que pue­de ser una ra­cha pe­li­gro­sa, a la nu­be de co­lor su­cio que em­pie­za a for­mar­se en el ho­ri­zon­te, a las lu­ces del mer­can­te que de­be ma­nio­brar­te, pe­ro que po­si­ble­men­te no lo ha­ga. «I call to the mo­tor ves­sel in my port…». Na­ve­gar de ver­dad es exac­ta­men­te eso: man­te­ne­ros vi­vos, tú y la tri­pu­la­ción que en ti con­fía. No fiar­te ni de tu som­bra. Na­ve­gas en un bar­co no­ble, al que co­no­ces des­de ha­ce ca­tor­ce años. Te ha sa­ca­do de apu­ros mu­chas ve­ces, co­mo cuan­do una ra­cha re­pen­ti­na y cri­mi­nal lo tum­bó has­ta ca­si to­car el pa­lo el agua, en la os­cu­ri­dad, rom­pién­do­le el anemó­me­tro en cua­ren­ta y sie­te nu­dos de vien­to, y él so­lo se adri­zó y pu­so proa a la mar mien­tas tú in­ten­ta­bas or­ga­ni­zar el caos que ha­bía sur­gi­do a bor­do. Lo co­no­ces bien, y él a ti. Por eso nun­ca des­de­ñas sus avi­sos, sus co­da­zos, sus in­si­nua­cio­nes. Su ma­ne­ra de na­ve­gar en unas u otras si­tua­cio­nes, el mo­do en que to­ma la mar. Có­mo se mue­ve. Y aho­ra, in­mó­vil an­te la me­sa de car­tas, con to­dos los sen­ti­dos aten­tos a lo que te di­ce, com­pren­des que es­tá man­dan­do un men­sa­je. Te ha­bla co­mo lo ha­cen los bue­nos bar­cos. Al­go va mal, com­pa­ñe­ro. Cui­da­do. Al­go va mal. Com­prue­bas los ins­tru­men­tos. Lue­go vas has­ta las puer­tas del mo­tor, las abres y en­cuen­tras lo que el na­ve­gan­te más te­me en el mun­do: agua sa­la­da. El achi­que au­to­má­ti­co de la sen­ti­na ha fa­lla­do. Un agua acei­to­sa y abun­dan­te se mue­ve con el ba­lan­ceo y ocu­pa un pal­mo y me­dio en el com­par­ti­mien­to del mo­tor, cu­brien­do ca­si el eje de la hé­li­ce. Ver eso en al­ta mar es sen­tir mie­do de ver­dad. Mie­do au­tén­ti­co. Y en­ton­ces, los años de na­ve­ga­ción, las vie­jas ru­ti­nas so­bre emer­gen­cias a bor­do, ac­túan au­to­má­ti­ca­men­te, sin pen­sar­lo si­quie­ra. Tri­pu­la­ción aler­ta, mo­tor en mar­cha, bom­ba fun­cio­nan­do, equi­po de aban­dono del bar­co a mano, bús­que­da de la vía de en­tra­da. Un pan-pan-pan por la ra­dio, la­ti­tud y lon­gi­tud, di­cien­do que hay vía de agua y que tra­ba­jas en ella. Que de mo­men­to pa­re­ce ba­jo con­trol. Al ca­bo de una ten­sa me­dia ho­ra lo­ca­li­zas el pun­to, que no es co­mo te­mías el pren­saes­to­pas de la hé­li­ce, sino una grie­ta gran­de en una de las to­mas de agua del mo­tor. Así que cie­rras el gri­fo de fon­do, achi­cas en ma­nual, ta­po­nas lo me­jor que sa­bes, vuel­ves a la me­sa de car­tas y ha­ces cálcu­los: puer­to más cer­cano, pla­ya de are­na a me­dio ca­mino, don­de va­rar si to­do se fue­ra an­tes al ca­ra­jo. Tie­nes ve­las y vien­to. En­ton­ces mi­ras a la tri­pu­la­ción, dos chi­cas du­ras –pa­trón de ya­te una, pa­trón de re­creo la otra, vein­ti­dós años na­ve­gan­do con­ti­go–, y pien­sas que ha­ce un mo­men­to se com­por­ta­ron con se­re­ni­dad y com­pe­ten­cia, ha­cien­do lo que de­bían ha­cer, fru­to de su lar­go adies­tra­mien­to. Ad­mi­tien­do con na­tu­ra­li­dad que es­to

El ve­le­ro te ha­bla co­mo lo ha­cen los bue­nos bar­cos. Al­go va mal, com­pa­ñe­ro. Cui­da­do. Al­go va mal

pue­de ocu­rrir; que na­ve­gar in­clu­ye días ma­los, o peo­res. Lo asu­men y sa­ben reac­cio­nar sin ner­vios ni pa­la­bras su­per­fluas, se­gu­ras de sí, obe­de­cien­do ór­de­nes sin dis­cu­tir –un bar­co no es una de­mo­cra­cia–, mi­ran­do aten­tas al pa­trón mien­tras acep­tan, por­que ésas son las re­glas, po­ner sus vi­das en tus ma­nos. Y gra­cias a que tam­bién es­ta vez cum­pli­mos to­dos con nues­tro de­ber a bor­do, pue­des vol­ver aho­ra a las pá­gi­nas de Mar cruel, tran­qui­lo res­pec­to a lo que ocu­rri­rá en las pró­xi­mas mi­llas. Hoy he­mos si­do ma­ri­nos, pien­sas sa­tis­fe­cho. To­dos. Y mien­tras na­ve­gas ha­cia un lu­gar se­gu­ro, te sien­tes or­gu­llo­so de tu tri­pu­la­ción y de tu bar­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.