Ani­ma­les de com­pa­ñía

'Bien­que­das'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

el cie­lo y la tie­rra pa­sa­rán, pe­ro mis pa­la­bras no pa­sa­rán», lee­mos en cier­to pa­sa­je evan­gé­li­co. Pe­ro hoy es­ta­mos acos­tum­bra­dos a es­cu­char pa­la­bras que se lle­va el vien­to, pa­la­bras cam­bian­tes que don­de hoy di­cen di­go ma­ña­na di­cen Die­go, que don­de hoy de­fien­den una co­sa de­fien­den ma­ña­na la con­tra­ria. O que, in­clu­so, de­fien­den una co­sa y la con­tra­ria si­mul­tá­nea­men­te, sin des­pei­nar­se si­quie­ra. San Agus­tín nos en­se­ña­ba en sus Con­fe­sio­nes que el al­ma no ha­lla des­can­so en las co­sas que no son fir­mes; pe­ro el hom­bre mo­derno ha acep­ta­do ser­vil­men­te so­bre­vi­vir en la ines­ta­bi­li­dad de las co­sas y en la mu­ta­ción cons­tan­te de los pen­sa­mien­tos, aun­que su al­ma no pue­da re­po­sar. Nues­tros lí­de­res po­lí­ti­cos se han acos­tum­bra­do a sol­tar pa­la­bras que al día si­guien­te al­te­ran im­pu­ne­men­te sin que na­die les pi­da cuen­tas; y nues­tros in­te­lec­tua­les son zas­can­di­les que pro­fie­ren de­li­cues­cen­cias muy eu­fó­ni­cas, sin más pro­pó­si­to que adu­lar al es­pí­ri­tu de su épo­ca, pa­ra po­der se­guir ma­man­do de la te­ta (o, a ser po­si­ble, de to­das las te­tas ha­bi­das y por ha­ber, co­mo en­se­gui­da ex­pli­ca­re­mos). Por su­pues­to, no pre­ten­de­mos ne­gar a nues­tros in­te­lec­tua­les su de­re­cho a evo­lu­cio­nar. No nos chu­pa­mos el de­do; y sa­be­mos que, pa­ra el hom­bre con­tem­po­rá­neo, no hay otra ver­dad que la que exis­te den­tro de un sis­te­ma o ideo­lo­gía. Un in­te­lec­tual pue­de arre­pen­tir­se de su ju­ven­tud co­mu­nis­ta y ha­cer­se li­be­ral en su ma­du­rez, o vi­ce­ver­sa; ca­si siem­pre (no nos en­ga­ñe­mos) pa­ra ma­mar de una te­ta más pró­vi­da, aun­que no ne­ga­re­mos que pue­dan dar­se ca­sos ex­cep­cio­na­les de con­ver­sio­nes sin­ce­ras. Tam­po­co pre­ten­de­mos ne­gar el de­re­cho del in­te­lec­tual a ser in­con­gruen­te. Al­gu­nos de los es­cri­to­res que más ad­mi­ra­mos fue­ron con­tra­dic­cio­nes an­dan­tes, su­frien­tes y has­ta vo­ci­fe­ran­tes. Así ocu­rre, por ejem­plo, con nues­tro ad­mi­ra­do Una­muno, cu­yos jui­cios con fre­cuen­cia anu­la­ban otros jui­cios su­yos an­te­rio­res, cu­yas fan­ta­sías con­tra­rres­ta­ban a me­nu­do sus rea­lis­mos (y vi­ce­ver­sa), cu­yas ex­cen­tri­ci­da­des in­va­li­da­ban sus mo­men­tos de buen sen­ti­do, cu­yas sin­ra­zo­nes se al­za­ban so­bre sus ra­zo­nes. Sus ideas, que eran ca­tar­sis de su al­ma atri­bu­la­da, es­ta­ban al ser­vi­cio de sus es­ta­dos de áni­mo. Pe­ro sus in­con­gruen­cias no las guia­ba el in­te­rés, ni el afán por con­gra­ciar­se con su épo­ca, ni el an­sia de aplau­so mun­dano, sino una des­ga­rra­do­ra y sin­ce­ra bús­que­da de sen­ti­do que a ve­ces lo obli­ga­ba a las ca­brio­las y con­tor­sio­nes in­te­lec­tua­les más des­afo­ra­das. El fe­nó­meno al que me re­fie­ro, tan fre­cuen­te en­tre los in­te­lec­tua­les de nues­tra épo­ca, es de una na­tu­ra­le­za bien dis­tin­ta. Es hi­jo del mo­vi­lis­mo, que tal vez sea el ras­go más ca­rac­te­rís­ti­co de la ci­vi­li­za­ción mo­der­na; y es­tá ins­pi­ra­do por el cálcu­lo, la co­bar­día mo­ral y la fal­ta de es­crú­pu­los. El mo­vi­lis­mo pre­ten­de que to­do lo que exis­te se ha­lla en cons­tan­te fa­se de mu­ta­ción y es in­fi­ni­ta­men­te vo­lu­ble en el tiem­po; y es­ta­ble­ce que el fin del pen­sa­mien­to no es la ver­dad, sino la opi­nión fluc­tuan­te. El cálcu­lo, la co­bar­día mo­ral y la fal­ta de es­crú­pu­los ha­cen el res­to, lo­gran­do que esa opi­nión fluc­tuan­te nunca ex­pre­se nin­gu­na con­vic­ción au­tén­ti­ca, sino vis­to­sas y so­no­ras na­de­rías que a na­die dis­gus­tan ni per­tur­ban, con­sen­sos fo­fos y pa­pa­rru­ches­cos que en otras épo­cas de nues­tra his­to­ria re­cien­te –la épo­ca de Una­muno, sin ir más le­jos– hu­bie­sen cau­sa­do el des­cré­di­to ful­mi­nan­te de es­tos per­so­na­ji­llos, que en cam­bio nues­tra épo­ca co­rrom­pi­da aga­sa­ja, por­que aca­ri­cian las ore­jas y a la vez atur­den con su chá­cha­ra inep­ta a las ma­sas cre­ti­ni­za­das, im­pi­dien­do que pue­dan oír­se otras vo­ces más va­lio­sas y va­le­ro­sas. En­tre to­das es­tas for­mas de char­la­ta­ne­ría mo­vi­lis­ta que nues­tra épo­ca exal­ta, nin­gu­na tan des­ter­ni­llan­te co­mo la va­rian­te que po­dría­mos de­no­mi­nar in­con­gruen­cia si­mul­tá­nea, don­de el gu­rú in­te­lec­tual ‘bien­que­da’ prue­ba a de­cir una co­sa y la con­tra­ria en la mis­ma fra­se. Así, por ejem­plo, en nues­tra épo­ca es po­si­ble de­cla­rar­se a un tiem­po par­ti­da­rio de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca y de la Tran­si­ción (¿se ima­gi­nan a Una­muno de­cla­rán­do­se en una mis­ma fra­se par­ti­da­rio de la Pri­me­ra Re­pú­bli­ca y de la Res­tau­ra­ción?); lo que sin du­da ga­ran­ti­za po­der ma­mar a man­sal­va de to­das las te­tas. O se pue­de afir­mar sin son­ro­jo que es po­si­ble con­ci­liar un es­ta­do plu­ri­na­cio­nal

El gu­rú in­te­lec­tual 'bien­que­da' prue­ba a de­cir una co­sa y la con­tra­ria en la mis­ma fra­se

con una so­be­ra­nía úni­ca, ig­no­ran­do que es la de­cla­ra­ción de so­be­ra­nía la que cons­ti­tu­ye la na­ción (tal co­mo se en­tien­de en cien­cia po­lí­ti­ca, des­de las re­vo­lu­cio­nes li­be­ra­les). A quie­nes pro­fe­rían es­tas in­con­gruen­cias si­mul­tá­neas en otras épo­cas los co­rrían a go­rra­zos; hoy, cuan­do an­te to­do se pre­ten­de que las al­mas se ex­tra­víen más fá­cil­men­te, es­tos char­la­ta­nes son en­cum­bra­dos co­mo fa­ros de Oc­ci­den­te. Guián­do­nos por su luz po­dre­mos des­pe­ñar­nos por el ba­rran­co más fá­cil­men­te. Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.