El buen ve­cino

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

el se­ñor López pa­de­ció du­ran­te sie­te mi­nu­tos y ca­tor­ce se­gun­dos el tor­men­to de des­cu­brir­se odia­do por los ve­ci­nos de su ba­rrio. No lo po­día com­pren­der. Por­que el se­ñor López vi­vía allí des­de ha­cía más de trein­ta años de­di­ca­dos a con­ver­tir­se en el ar­que­ti­po del ve­cino ideal, so­lí­ci­to, sa­lu­da­dor, au­xi­lia­dor, siem­pre di­pues­to a em­pu­jar un co­che ave­ria­do, a pres­tar la se­ga­do­ra, a des­or­de­nar el pe­lo de los ni­ños an­tes de ofre­cer­les un dul­ce, a so­por­tar el pe­so de las bol­sas de la com­pra. Po­dría­mos ase­gu­rar, sin mie­do a equi­vo­car­nos, que el se­ñor López era un hom­bre que­ri­do en la co­mu­ni­dad de El En­ci­nar. Al­re­de­dor del se­ñor López, ha­bía ido flo­re­cien­do un ba­rrio re­si­den­cial de cer­cas blan­cas y cés­ped re­cién re­ga­do, muy grin­go, po­bla­do po­co a po­co por ma­tri­mo­nios bien es­ta­ble­ci­dos, de los de hi­jos y mas­co­tas igual­men­te pei­na­dos a ra­ya y lus­tro­sos. Por las ace­ras pro­li­fe­ra­ban, tem­prano ca­da día, co­rre­do­res con fos­fo­res­cen­cias de Ni­ke y em­plea­das de ser­vi­dum­bre de las de co­fia y man­dil que sa­ca­ban los pe­rros a pa­sear. Lue­go to­do se lle­na­ba de es­co­la­res con­du­ci­dos al co­le­gio por un pro­ge­ni­tor ya tra­jea­do pa­ra no des­en­to­nar en los ri­go­res bu­ro­crá­ti­cos del cen­tro. Tam­bién el se­ñor López tra­ba­ja­ba en el cen­tro. En una no­ta­ría en la cual desem­pe­ña­ba su ofi­cio con un sen­ti­do de la co­rrec­ción ca­si abru­ma­dor de tan or­de­nan­cis­ta. Ja­más ha­bía he­cho al­go re­pro­ba­ble. Co­no­cía las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les de ca­da uno de sus em­plea­dos, de for­ma que si ha­bía un hi­jo en­fer­mo, o una obra en cur­so, o un in­con­ve­nien­te do­més­ti­co cual­quie­ra, el se­ñor López ja­más ol­vi­da­ba pre­gun­tar y ayu­dar en lo po­si­ble. Po­dría­mos ase­gu­rar, sin mie­do a equi­vo­car­nos, que el se­ñor López era un hom­bre que­ri­do en la co­mu­ni­dad de la no­ta­ría, y en los ba­res y los res­tau­ran­tes de me­nú ca­se­ro si­tua­dos en el mis­mo ba­rrio, así co­mo en un par de li­bre­rías y en el ca­sino de la ciu­dad, adon­de el se­ñor López acu­día de vez en cuan­do, con au­tén­ti­co es­pí­ri­tu ate­neís­ta, pa­ra es­cu­char con­fe­ren­cias y ter­ciar en lo po­si­ble en los apa­sio­na­dos de­ba­tes lle­nos de preo­cu­pa­ción a la es­pa­ño­la. Só­lo una... có­mo de­cir­lo... ¿ex­cen­tri­ci­dad?... se le co­no­cía al se­ñor López, y era la de la pro­li­ji­dad dan­di de su as­pec­to, al­go anacró­ni­co, al­go Wil­de emer­gien­do de la bru­ma. Se ha­cía la ma­ni­cu­ra, usa­ba ga­ba­nes, som­bre­ros y bas­to­nes de em­pu­ña­du­ra de pla­ta con los que ju­gue­tea­ba fan­ta­seán­do­se un lord. Ca­da ma­ña­na, cuan­do abría la puer­ta de su ca­sa, le gus­ta­ba sen­tir que, así ves­ti­do, ha­cía una gran apa­ri­ción que ya cons­ti­tuía uno de los es­pec­tácu­los ofi­cia­les del ba­rrio re­si­den­cial. De he­cho, to­dos los que pa­sa­ban lo sa­lu­da­ban, y el se­ñor López es­ta­ba con­ven­ci­do de que los ni­ños del abo­ga­do del cha­lé nú­me­ro 34, cuan­do no sa­lían sin­cro­ni­za­dos, obli­ga­ban a su pa­dre a de­mo­rar unos ins­tan­tes el arran­que del co­che pa­ra no per­der­se la apa­ri­ción del se­ñor López, to­dos con la na­riz pe­ga­da al cris­tal. La ma­ña­na en que fue odia­do du­ran­te sie­te mi­nu­tos y ca­tor­ce se­gun­dos, el se­ñor López sa­lió con ga­bán por pri­me­ra vez esa tem­po­ra­da, ya que el oto­ño es­ta­ba avan­za­do. Dis­fru­tó de la sen­sa­ción, sa­lu­dó a un la­do y a otro, gui­ñó un ojo a los hi­jos del abo­ga­do, sa­lu­dó a la mu­ca­ma fi­li­pi­na que se dis­po­nía a pa­sear el pe­rro de los ve­ci­nos co­lin­dan­tes. Lue­go arran­có el co­che, en­fi­ló la ca­lle ha­cia el cen­tro. Fue cuan­do se pro­du­jo su con­mo­ción. La gen­te lo in­sul­ta­ba, le ha­cía as­pa­vien­tos, po­nía ca­ras de ho­rror a su pa­so. Ocu­rrió cuan­do atra­ve­só los ca­fés del cen­tro co­mer­cial, los ale­da­ños de la es­ta­ción, in­clu­so cuan­do en­fi­ló la au­to­pis­ta, don­de tan­to

La ma­ña­na en que fue odia­do du­ran­te sie­te mi­nu­tos y ca­tor­ce se­gun­dos, el se­ñor López sa­lió con ga­bán por pri­me­ra vez esa tem­po­ra­da

le 'cla­xo­na­ban' que de­ci­dió pa­rar. El se­ñor López no se ha­bía da­do cuen­ta de que la mu­ca­ma de los ve­ci­nos tu­vo que re­gre­sar a por las bol­si­tas de la ca­ca y no se le ocu­rrió na­da me­jor que atar el pe­rro al pa­ra­cho­ques de su co­che. Lo arras­tró, co­mo Aqui­les al ca­dá­ver de Héc­tor, du­ran­te sie­te mi­nu­tos y ca­tor­ce se­gun­dos que siem­pre se­rán re­cor­da­dos co­mo los más es­pan­to­sos de un gra­to ba­rrio re­si­den­cial en uno de cu­yos cha­lés ha si­do cla­va­do un car­tel de 'Se ven­de'.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.