Una his­to­ria de Es­pa­ña (y XCII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Ar­tu­ro Pérez-re­ver­te www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

des­de ha­ce cua­tro años, al­ter­nan­do con otros asun­tos, he ve­ni­do con­tan­do en es­ta pá­gi­na una vi­sión de la his­to­ria de Es­pa­ña. En nin­gún mo­men­to, co­mo fue fá­cil de­du­cir de to­nos y con­te­ni­dos, pre­ten­dí su­plan­tar a los his­to­ria­do­res. Un par de ellos, gen­te de po­ca cin­tu­ra y a me­nu­do con plan­tea­mien­tos sec­ta­rios de ro­jos y azu­les, de blan­cos y ne­gros, de bue­nos y ma­los, bo­bos más o me­nos ilus­tra­dos en bus­ca de eti­que­tas, que con­fun­den ecua­ni­mi­dad con equi­dis­tan­cia, se han ofen­di­do co­mo si les hu­bie­ra men­ta­do a la ma­dre; pe­ro su irri­ta­ción me es in­di­fe­ren­te. En cuan­to a los lec­to­res, si du­ran­te es­te tiem­po lo­gré des­per­tar la cu­rio­si­dad de al­guno y di­ri­gir­la ha­cia li­bros de His­to­ria es­pe­cí­fi­cos y se­rios don­de in­for­mar­se de ver­dad, me doy por más que sa­tis­fe­cho. No era mi ob­je­ti­vo prin­ci­pal, aun­que me ale­gro. En mi ca­so se tra­ta­ba, úni­ca­men­te, de di­ver­tir­me, re­leer y dis­fru­tar. De un pre­tex­to pa­ra mi­rar atrás des­de los tiem­pos re­mo­tos has­ta el pre­sen­te, re­fle­xio­nar un po­co so­bre ello y con­tar­lo por es­cri­to de una ma­ne­ra per­so­nal, ame­na y po­co or­to­do­xa con la que, co­mo di­go, he pa­sa­do muy bue­nos ra­tos oyen­do graz­nar a los pa­tos. En es­tos no­ven­ta y dos ar­tícu­los pa­seé por nues­tra his­to­ria, la de los es­pa­ño­les, la mía, una mi­ra­da pro­pia, sub­je­ti­va, he­cha de lec­tu­ras, de ex­pe­rien­cia, de sen­ti­do co­mún den­tro de lo po­si­ble. Al fin de cuen­tas, se­sen­ta y cin­co años de li­bros, de via­jes, de vi­da, no trans­cu­rren en bal­de, y has­ta el más tor­pe pue­de ex­traer de to­do ello con­clu­sio­nes opor­tu­nas. Esa mi­ra­da, la mis­ma con que es­cri­bo no­ve­las y ar­tícu­los, no la ele­gí yo, sino que es re­sul­ta­do de to­das esas co­sas: la vi­sión, áci­da más a me­nu­do que dul­ce, de quien, co­mo di­ce un per­so­na­je de una de mis no­ve­las, sa­be que ser lú­ci­do en Es­pa­ña apa­re­jó siem­pre mu­cha amar­gu­ra, mu­cha so­le­dad y mu­cha de­s­es­pe­ran­za. Na­die que co­noz­ca bien nues­tro pa­sa­do pue­de ha­cer­se ilu­sio­nes; o al me­nos, eso creo. Los es­pa­ño­les es­ta­mos in­fec­ta­dos de una en­fer­me­dad his­tó­ri­ca, mor­tal, cu­yo ori­gen qui­zá ha­ya aflo­ra­do a lo lar­go de to­dos es­tos ar­tícu­los. Si­glos de gue­rra, vio­len­cia y opre­sión ba­jo reyes in­ca­pa­ces, mi­nis­tros co­rrup­tos y obis­pos fa­ná­ti­cos, la gue­rra ci­vil con­tra el mo­ro, la In­qui­si­ción y su in­fa­me sis­te­ma de de­la­ción y sos­pe­cha, la in­so­li­da­ri­dad, la en­vi­dia co­mo in­dis­cu­ti­ble pe­ca­do na­cio­nal, la atroz fal­ta de cul­tu­ra que nos ha pues­to siem­pre –y nos si­gue po­nien­do– en ma­nos de pre­di­ca­do­res y char­la­ta­nes de to­do signo, nos hi­cie­ron co­mo so­mos: en­tre otras co­sas, uno de los po­cos paí­ses del lla­ma­do Oc­ci­den­te que se aver­güen­zan de su glo­ria y se com­pla­cen en su mi­se­ria, que in­sul­tan sus ges­tas his­tó­ri­cas, que mal­tra­tan y olvidan a sus gran­des hom­bres y mu­je­res, que bo­rran la me­mo­ria de lo digno y só­lo con­ser­van, co­mo ar­ma arro­ja­di­za con­tra el ve­cino, la me­mo­ria del agra­vio y ese cai­nis­mo sui­ci­da que sal­ta a la ca­ra co­mo un es­cu­pi­ta­jo al pa­sar ca­da pá­gi­na de nues­tro pa­sa­do (mu­chos ig­no­ran que los es­pa­ño­les ya nos odiá­ba­mos an­tes de Fran­co). Es­tre­me­ce tan­ta fal­ta de res­pe­to a no­so­tros mis­mos. Fren­te a eso, los li­bros, la edu­ca­ción es­co­lar, la cul­tu­ra co­mo aci­ca­te no­ble de la me­mo­ria, se­rían el úni­co an­tí­do­to. La úni­ca es­pe­ran­za. Pe­ro te­mo que esa ba­ta­lla es­té per­di­da des­de ha­ce tiem­po. La se­ma­na pa­sa­da de­tu­ve mi re­pa­so his­tó­ri­co en la vic­to­ria so­cia­lis­ta de 1982, en la Es­pa­ña ilu­sio­na­da de en­ton­ces, en­tre otras co­sas por­que des­de esa fe­cha has­ta hoy los lec­to­res tie­nen ya una me­mo­ria vi­va y di­rec­ta. Pe­ro tam­bién, de­bo con­fe­sar­lo, por­que me da­ba pe­re­za re­pe­tir el vie­jo ci­clo: con­tar por enési­ma vez có­mo de nue­vo, tras con­se­guir em­pre­sas dig­nas y abrir puer­tas al fu­tu­ro, los es­pa­ño­les vol­ve­mos a de­mo­ler lo con­se­gui­do, tris­te­men­te fie­les a no­so­tros mis­mos, con nues­tro ha­bi­tual en­tu­sias­mo sui­ci­da, con la osa­día de nues­tra ig­no­ran­cia, con nues­tra irres­pon­sa­ble y arro­gan­te fri­vo­li­dad, con nues­tra có­mo­da in­di­fe­ren­cia, en el me­jor de los ca­sos. Y so­bre to­do, con esa es­tú­pi­da, con­tu­maz, anal­fa­be­ta, cri­mi­nal vi­le­za, tan es­pa­ño­la, que no quie­re al ad­ver­sa­rio ven­ci­do ni con­ven­ci­do, sino ex­ter­mi­na­do. Bo­rra­do de la me­mo­ria. Lean los li­bros que cuen­tan o ex­pli­can nues­tro pa­sa­do: no hay na­die que se sui­ci­de his­tó­ri­ca­men­te

Nues­tra atroz fal­ta de cul­tu­ra nos ha pues­to siem­pre –y nos si­gue po­nien­do– en ma­nos de pre­di­ca­do­res y char­la­ta­nes de to­do signo

con tan es­tre­me­ce­do­ra na­tu­ra­li­dad co­mo un es­pa­ñol con un ar­ma en la mano o una opi­nión en la len­gua. Creo –y se­gu­ra­men­te me equi­vo­co, pe­ro es lo que de ver­dad creo– que Es­pa­ña co­mo na­ción, co­mo país, co­mo con­jun­to his­tó­ri­co, co­mo que­ra­mos lla­mar­lo, ha per­di­do el con­trol de la edu­ca­ción es­co­lar y la cul­tu­ra. Y creo que esa pér­di­da es irre­pa­ra­ble, pues sin ellas so­mos in­ca­pa­ces de asen­tar un fu­tu­ro. De en­se­ñar a nues­tros hi­jos, con hon­ra­dez y sin com­ple­jos, lo que fui­mos, lo que so­mos y lo que po­dría­mos ser si nos lo pro­pu­sié­ra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.