Are­nas mo­ve­di­zas

El Ca­mi­ni­to del Rey

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - Por

o he si­do de­ma­sia­do ami­go de los va­cíos. la ca­be­za y ver el abis­mo ba­jo tus pies pue­de que cree una atrac­ti­va emo­ción en al­gu­nos va­lien­tes, pe­ro en­tre ellos no aca­bo de en­con­trar­me yo. Me gus­tan los bal­co­nes que al­can­zan al­tu­ra de palio, des­de los que se apre­cia bien el ros­tro de una Do­lo­ro­sa; los que so­bre­pa­san esos lí­mi­tes em­pie­zan a in­co­mo­dar­me a me­di­da que cre­cen y cre­cen y cre­cen. Es cier­to que la me­jor ma­ne­ra de ver una ciu­dad es ob­ser­ván­do­la des­de al­gu­nos ras­ca­cie­los, pe­ro una co­sa es ha­cer­lo in­door y otra outdoor, es de­cir, muy dis­tin­to re­sul­ta ver­la pro­te­gi­do por gor­dos cris­ta­les blin­da­dos y otra aso­mar­se al ex­te­rior con la sim­ple pro­tec­ción de una sim­ple ba­ran­di­lla y a mer­ced del azo­te de los vien­tos. Hay a quien ese do­lor en la zo­na ge­ni­tal que so­bre­vie­ne al mi­rar el sue­lo des­de tan­ta al­tu­ra le pro­du­ce un cier­to pla­cer: a es­te po­bre plumilla, sin­ce­ra­men­te, le in­co­mo­da. Mien­tras la se­gu­ri­dad es­té ab­so­lu­ta­men­te ga­ran­ti­za­da, co­mo ocu­rre (sal­vo in­sos­pe­cha­dos ac­ci­den­tes) en atrac­cio­nes fe­ria­les ver­ti­gi­no­sas, uno se sube a lo que ha­ga fal­ta; si hay una mí­ni­ma du­da, el arro­jo men­gua co­mo tan­tas otras co­sas a lo lar­go de la vi­da. No me cau­só in­quie­tud, por ejem­plo, el des­fi­la­de­ro de la Ru­ta del Ca­res: es pa­sea­ble a pe­sar de que la caí­da al va­cío su­po­ne un lar­go viaje ha­cia aba­jo con es­ca­sas po­si­bi­li­da­des de re­sul­tar con­for­ta­ble. Sin em­bar­go, ja­más pu­de en­ten­der có­mo ha­bía cha­la­dos que eran ca­pa­ces de re­co­rrer los tres ki­ló­me­tros del Ca­mi­ni­to del Rey en la provincia de Má­la­ga y no mo­rir en el in­ten­to, bien por ha­ber­se des­pe­ña­do, bien por un ata­que de pá­ni­co. Ese ca­mino, hoy fe­liz­men­te res­tau­ra­do, es un sen­de­ro por el des­fi­la­de­ro de Los Gai­ta­nes que atra­vie­sa los abis­mos de El Cho­rro. Fue, en reali­dad, una pa­sa­re­la he­cha a tra­mos, al­go en­de­ble, cons­trui­da pa­ra per­mi­tir el pa­so de los tra­ba­ja­do­res de la obra hi­dro­eléc­tri­ca que, en su día, llegó a vi­si­tar el mis­mí­si­mo rey Al­fon­so XIII. Ello le dio no po­ca fa­ma, aun­que la ab­sor­ción de la em­pre­sa por Se­vi­lla­na y la sus­ti­tu­ción del an­ti­guo ca­nal por una tu­be­ría en los años se­sen­ta hi­cie­ron in­ne­ce­sa­ria la pa­sa­re­la ado­sa­da a la pa­red ver­ti­cal de los des­fi­la­de­ros. Ca­yó en el aban­dono y fue de­te­rio­rán­do­se. De for­ma inex­pli­ca­ble, unos cuan­tos sui­ci­das se han atre­vi­do a ca­mi­nar por esos tra­mos de ca­mino des­ven­ci­ja­do. Es ob­vio se­ña­lar que des­di­cha­da­men­te al­gu­nos lo han pa­ga­do con su vi­da. Las pa­sa­re­las es­ta­ban in­te­rrum­pi­das, cuan­do no agu­je­rea­das. En oca­sio­nes eran sim­ples vi­gas cru­zan­do el va­cío. Si no aca­ban de creer­se que exis­tan ti­pos de ese arro­jo, asó­men­se a Youtu­be y bus­quen las imá­ge­nes que al­gu­nos han gra­ba­do de su re­co­rri­do im­po­si­ble. Te­cleen ‘Ca­mi­ni­to del Rey’ y bus­quen fe­chas re­la­ti­vas a es­tos úl­ti­mos vein­te años. Im­pre­sio­na el va­lor –o la in­cons­cien­cia– de al­gu­nos. Pe­ro un buen día al­guien en la Dipu­tación de Má­la­ga en­ten­dió que ese pa­seo rea­li­za­do en con­di­cio­nes y con to­das las ga­ran­tías po­si­bles de se­gu­ri­dad po­dría re­sul­tar un no­ta­ble atrac­ti­vo tu­rís­ti­co. La im­pre­sio­nan­te y sal­va­je na­tu­ra­le­za de los des­fi­la­de­ros y ca­ño­nes más el agra­da­ble pa­seo por los sen­de­ros de ac­ce­so han con­se­gui­do un nú­me­ro de vi­si­tan­tes ex­tra­or­di­na­rio. Pe­ro, cla­ro, ha­bía que evi­tar que la gen­te se des­pe­ña­ra, así que se dis­pu­so una obra de ór­da­go pa­ra arre­glar el sen­de­ro, cuan­do me­nos el do­ble de com­ple­to que el de los tiem­pos del in­ge­nie­ro Ben­ju­mea. Esa obra no la ha­ce cual­quie­ra: han si­do ne­ce­sa­rios los apor­tes de in­ge­nie­ros y ar­qui­tec­tos, de he­li­cóp­te­ros y mu­las in­dis­tin­ta­men­te y la par­ti­ci­pa­ción de al­pi­nis­tas de pri­mer or­den pa­ra tra­zar un ca­mino se­gu­ro, cla­va­do en la pa­red, con pa­sa­re­las y puen­tes col­gan­tes que, ade­más de ga­ran­ti­zar se­gu­ri­dad, trans­mi­tan una sen­sa­ción pla­cen­te­ra aje­na al pe­li­gro. Aho­ra uno lle­ga, se cal­za za­pa­ti­llas de­por­ti­vas, se co­lo­ca un cas­co y se dis­po­ne a re­co­rrer unos sie­te ki­ló­me­tros –tres de ellos so­bre el va­cío– en un pa­seo inol­vi­da­ble. Hay que pe­dir turno. Son mu­chos los pa­sean­tes y po­ca la am­pli­tud de las pa­sa­re­las. Se con­si­gue vi­si­tan­do su web –ca­mi­ni­to­del­rey.in­fo–

Ja­más pu­de en­ten­der có­mo ha­bía cha­la­dos ca­pa­ces de re­co­rrer los tres ki­ló­me­tros del Ca­mi­ni­to del Rey y no mo­rir en el in­ten­to

Qy ha­cien­do la per­ti­nen­te re­ser­va. El re­co­rri­do es li­neal, quie­ro de­cir que no hay vuel­ta ni do­ble sen­ti­do. La se­gu­ri­dad es ab­so­lu­ta, pe­ro quien pa­dez­ca de vér­ti­go me­jor que se lo pien­se dos ve­ces. Eso sí, a na­die de­ja­rá in­di­fe­ren­te. En­ho­ra­bue­na a los va­lien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.