KARL LA­GER­FELD REIN­VEN­TA VER­SA­LLES

En­tre los nu­me­ro­sos ta­len­tos de La­ger­feld, aho­ra se aña­de el de di­se­ña­dor de in­te­rio­res. Una pa­sión que cul­ti­va­ba con dis­cre­ción y que se ma­te­ria­li­za en la re­no­va­ción del ho­tel de Cri­llon de Pa­rís, uno de los pa­la­cios más lu­jo­sos del mun­do.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Especial - Por Eli­sa­beth La­za­roo / Fo­to­gra­fía Ema­nue­le Sco­ce­llet­ti

LE GUS­TA VES­TIR los in­te­rio­res tan­to co­mo a las mu­je­res… so­bre to­do cuan­do se tra­ta de un pa­la­cio de la má­xi­ma im­por­tan­cia. Cuan­do Ali­ne As­mar de Am­man –la di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de la re­no­va­ción del Cri­llon– le pi­dió que con­tri­bu­ye­ra a su re­na­ci­mien­to, Karl La­ger­feld no lo du­dó. Ha di­se­ña­do los Gran­des Apo­sen­tos del ho­tel, un tes­ti­mo­nio vi­vo de su amor por el si­glo XVIII. Un to­tal de 350 me­tros

cua­dra­dos que ha ima­gi­na­do co­mo si fue­ran su re­si­den­cia pri­va­da y que ha de­co­ra­do en va­rios to­nos de gris, el co­lor de los cie­los pa­ri­si­nos: «La luz más be­lla del mun­do», ase­gu­ra.

Xlse­ma­nal. ¿Es­tos gran­des apar­ta­men­tos son su idea es­pi­ri­tual del si­glo XVIII en opo­si­ción al si­glo XXI? ¿Es su pe­que­ño Ver­sa­lles? Karl La­ger­feld. Exac­ta­men­te. Y es Pa­rís al mis­mo tiem­po. El gris Tria­nón, el gris tór­to­la: ¡eso es Pa­rís! No es esa es­pe­cie de beis y ro­sa de cier­tos ho­te­les. XL. Ma­nu­fac­tu­ras reales, de los Go­be­li­nos. Ha uti­li­za­do us­ted to­do el pa­tri­mo­nio vi­vo de Fran­cia. K.L. No es una re­com­po­si­ción. Es un lu­gar pa­ra vi­vir y sen­tir­se bien, igual que en el si­glo XVIII. Es­ta­ban a gus­to, in­clu­so en me­dio del lu­jo más gran­de. To­do es­to hay que tratarlo co­mo si fue­ran mue­bles de Ikea. Hay que te­ner esa na­tu­ra­li­dad con el mo­bi­lia­rio. Ade­más, esa par­te de la historia de Fran­cia es co­mo si la hu­bie­ra vi­vi­do. Po­dría ser guía en Ver­sa­lles, con­tan­do de­ta­lles mor­da­ces. Era una ci­vi­li­za­ción en su apo­geo, an­tes del abur­gue­sa­mien­to y las hi­po­cre­sías que vi­nie­ron a con­ti­nua­ción. XL. Si hu­bie­ra vi­vi­do en el si­glo XVIII, ¿quién ha­bría si­do us­ted? K.L. Me gus­ta la vi­sión idea­li­za­da de Ver­sa­lles. No quie­ro sa­ber de­ma­sia­do so­bre la hi­gie­ne de la épo­ca, los ori­na­les y to­do eso… ¡No, gra­cias! Y el ca­lor en ve­rano, el frío en in­vierno… ¡Qué ho­rror! Diez mil per­so­nas vi­vían en el pa­la­cio. ¡Si lo com­pa­ras con eso, los pi­sos de pro­tec­ción ofi­cial no son na­da! XL. Es us­ted un gran co­lec­cio­nis­ta, pe­ro no con­ser­va las co­sas. ¿Por qué? K.L. Soy un an­ti­guo co­lec­cio­nis­ta. He re­ven­di­do mu­chas co­sas. No por di­ne­ro, sino por fal­ta de es­pa­cio. No con­ser­vo mu­cho, apar­te de los li­bros y de mi co­lec­ción de man­te­les y de sá­ba­nas an­ti­guas de lino. ¡Me tie­ne lo­co! Es mi úni­co lu­jo, o ca­si. XL. En 2009, us­ted pa­só de una de­co­ra­ción si­glo XVIII a un apar­ta­men­to ul­tra­con­tem­po­rá­neo. Un cam­bio ra­di­cal. K.L. «Anot­her spring, anot­her lo­ve» ('Otra pri­ma­ve­ra, otro amor'), co­mo can­ta­ba Mar­le­ne Die­trich. Te­nía la im­pre­sión de que ese es­ti­lo XVIII era per­fec­to pa­ra en­ve­je­cer len­ta­men­te, pe­ro hay que cam­biar en la vi­da. Hoy vi­vo en una ca­ja de cris­tal es­me­ri­la­do. Con Chou­pet­te, mi ga­ta, y mis li­bros. No re­ci­bo a na­die. A la gen­te la veo en otros si­tios. XL. Le gus­ta tam­bién mu­cho la mú­si­ca. ¿To­ca al­gún ins­tru­men­to? K.L. No ten­go esa suer­te y lo la­men­to mu­cho. Po­dría re­tor­cer el cue­llo a to­da la gen­te que tie­ne ta­len­to pa­ra el piano. Mi ma­dre to­ca­ba en un cuar­te­to. Yo que­ría apren­der a to­car el piano, pe­ro ella me ce­rró la ta­pa del piano so­bre los de­dos. «Di­bu­ja, ha­rás me­nos rui­do», me di­jo. Me acuer­do co­mo si fue­ra ayer. XL. To­do lo que sa­be lo ha apren­di­do us­ted so­lo. Un hom­bre fue­ra de la nor­ma. K.L. 'Nor­mal' no for­ma par­te de mi len­gua­je. Soy co­mo soy. No quie­ro pa­re­cer pre­ten­cio­so, pe­ro la per­so­na­li­dad de al­guien em­pie­za don­de ter­mi­nan las com­pa­ra­cio­nes. Pa­ra bien o pa­ra mal. Nun­ca pa­sé los exá­me­nes de ba­chi­lle­ra­to ni tam­po­co he es­tu­dia­do arte. Lo he apren­di­do to­do so­bre la mar­cha. Un elec­trón li­bre. Y fun­cio­na muy bien. XL. ¿Cuál es su con­cep­to del arte de vi­vir? K.L. Mi vi­da per­so­nal es­tá to­tal­men­te de­vo­ra­da por mi vi­da pro­fe­sio­nal. El arte de vi­vir, pa­ra mí, es an­te to­do una co­mi­da per­fec­ta. Y cam­biar to­dos los días las sá­ba­nas y el pi­ja­ma… XL. Di­ce que nun­ca mi­ra ha­cia atrás, pe­ro el pa­sa­do le ins­pi­ra. K.L. Mi con­sig­na es la fra­se de Goet­he: «Ha­cer un fu­tu­ro me­jor en­san­chan­do los ele­men­tos del pa­sa­do». Ahí es­tá to­do.

"EL LU­JO HAY QUE TRATARLO CO­MO SI FUE­RAN MUE­BLES DE IKEA, CON NA­TU­RA­LI­DAD"

EL CO­ME­DOR Con­ver­ti­do aho­ra en sui­te del ho­tel. Uti­li­za va­rios to­nos de gris y te­ji­dos de se­da pa­ra re­fle­jar la ele­gan­cia so­fis­ti­ca­da del si­glo XVIII.

LA SOR­PRE­SA En­ci­ma del la­va­bo, dos an­ge­lo­tes pro­ve­nien­tes de Ver­sa­lles.

DOR­MIR CON LAS NINFAS La­ger­feld ha uti­li­za­do co­lo­res ol­vi­da­dos, co­mo ese ro­sa muy pá­li­do en el dor­mi­to­rio. «Un ro­sa de mus­lo de nin­fa ru­bo­ri­za­da –ma­ti­za–. Tam­bién es­tá el co­lor pul­ga, un gris vio­lá­ceo… Son co­lo­res que han pa­sa­do de mo­da».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.