Los 'sel­fies' de los ge­nios de la pin­tu­ra

El au­to­rre­tra­to es al­go 'nue­vo'. Has­ta el si­glo XV los pin­to­res no se mos­tra­ban con des­ca­ro en sus obras. Un nue­vo li­bro re­co­rre el 'Fa­ce­book' de la his­to­ria del ar­te y reivin­di­ca a sus pro­ta­go­nis­tas.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FÁ­TI­MA URIBARRI

En el si­glo XV, se em­pe­za­ron a cons­truir es­pe­jos enor­mes y pu­li­dos, que re­vo­lu­cio­na­ron el au­to­rre­tra­to

Paul Gau­guin es­ta­ba aba­ti­do. So­lo pen­sa­ba en pin­tar y pin­tar. Ya no tra­ba­ja­ba co­mo agen­te de Bol­sa. Ya no ga­na­ba el buen suel­do de an­tes. Su mu­jer, Met­te Sophie, le exi­gía que lle­va­ra di­ne­ro a ca­sa: ha­bía cin­co hi­jos que ali­men­tar. Ella se pu­so a dar cla­ses de fran­cés. Gau­guin bus­ca­ba tra­ba­jo, pe­ro sin de­ter­mi­na­ción ni éxi­to. Su re­fu­gio era el cuar­to de atrás. «Él y sus bár­tu­los de pin­tor fue­ron re­le­ga­dos a un cuar­to pe­que­ño […]. Su úni­ca luz na­tu­ral era un pe­que­ño tra­ga­luz […]. El úni­co mo­de­lo a su dis­po­si­ción era él mis­mo», ha con­ta­do Paul Ro­llon Gau­guin, hi­jo del pin­tor. Allí pin­tó Gau­guin su pri­mer au­to­rre­tra­to. Se re­pre­sen­tó con la mi­ra­da tor­ci­da, sin mi­rar de fren­te al es­pec­ta­dor, en un ges­to que «de­mues­tra des­con­fian­za an­te un fu­tu­ro in­cier­to», ex­pli­ca Pa­lo­ma Alar­có, con­ser­va­do­ra de Pin­tu­ra Mo­der­na del Mu­seo Thys­sen Bor­ne­mis­za y co­mi­sa­ria de la ex­po­si­ción El es­pe­jo y la más­ca­ra. El re­tra­to en el si­glo de Pi­cas­so, que se ce­le­bró en Ma­drid en 2007. Aho­ra, el au­to­rre­tra­to vuel­ve a la ac­tua­li­dad con la re­edi­ción de 500 au­to­rre­tra­tos (Phai­don), una an­to­lo­gía im­pre­sio­nan­te que al­ber­ga los ros­tros de ar­tis­tas de ca­si to­dos los tiem­pos. Afli­gi­dos, de­for­ma­dos, triun­fan­tes, ca­mu­fla­dos... cuan­do se pin­tan a sí mis­mos los ar­tis­tas cuen­tan có­mo les va la vi­da, có­mo se sien­ten y có­mo an­dan de va­ni­dad. La evo­lu­ción del au­to­rre­tra­to en la his­to­ria del ar­te mues­tra tam­bién la con­si­de­ra­ción que la sociedad ha te­ni­do de ellos. Los crea­do­res no siem­pre se han mos­tra­do en sus obras por­que ser ar­tis­ta no siem­pre ha si­do al­go de lo que pre­su­mir.

ES­CON­DI­DOS EN SUS OBRAS

Has­ta el si­glo XV, los pin­to­res se co­la­ban dis­cre­ta­men­te en sus cua­dros co­mo per­so­na­jes de­trás de los pro­ta­go­nis­tas. An­drea Man­teg­na, por ejem­plo, se co­lo­ca atrás, co­mo un mi­rón, en La pre­sen­ta­ción en el tem­plo. «Los pin­to­res se re­tra­ta­ban en una es­qui­na, so­bre to­do a la de­re­cha, y mi­ran­do de fren­te al es­pec­ta­dor. Con mu­cha hu­mil­dad. A ve­ces in­clu­so su fi­gu­ra apa­re­ce cor­ta­da», ex­pli­ca Ma­nue­la Me­na, je­fa de Con­ser­va­ción de Pin­tu­ra del Si­glo XVIII y Go­ya del Mu­seo Na­cio­nal del Pra­do. Es­tos au­to­rre­tra­tos, co­mo a hur­ta­di­llas, cam­bian por­que con el Re­na­ci­mien­to los ar­tis­tas em­pie­zan

a ser im­por­tan­tes y a pin­tar­se co­mo pro­ta­go­nis­tas, no co­mo mi­ro­nes. ¿Qué ha cam­bia­do? «Que al ser hu­mano de Oc­ci­den­te le in­tere­sa pre­sen­tar­se tal co­mo es. Quie­re mos­trar có­mo ga­na su di­ne­ro, su po­der, la be­lle­za de sus mu­je­res. Tam­bién el rey apa­re­ce an­te sus súb­di­tos en lu­gar de ser re­pre­sen­ta­do a tra­vés de sím­bo­los», ex­pli­ca Ma­nue­la Me­na. Ade­más, en Ve­ne­cia se fa­bri­ca­ban es­pe­jos más gran­des y pla­nos. Lo di­jo Leo­nar­do da Vin­ci: «El es­pe­jo es el maes­tro de los pin­to­res». Es un ins­tru­men­to cru­cial del au­to­rre­tra­to. En al­gu­nos cua­dros, las bo­to­na­du­ras al re­vés en la ro­pa del re­tra­ta­do de­la­tan su uso. Pe­ro no to­dos los ar­tis­tas se han ser­vi­do de es­pe­jos. «David Hock­ney to­ma apun­tes de ras­gos esen­cia­les y no ne­ce­si­ta más. Y no veo a Mi­guel Ángel mi­rán­do­se en un es­pe­jo pa­ra pin­tar­se en la piel de san Bar­to­lo­mé», di­ce Ma­nue­la Me­na. Mi­guel Ángel pu­so su ros­tro en el pe­lle­jo del san­to en la Ca­pi­lla Six­ti­na. El ge­nial Ca­ra­vag­gio le dio sus ras­gos a la ca­be­za cor­ta­da de Go­liat ven­ci­do por David. Ve­láz­quez se co­lo­có en pri­me­ra fi­la en Las me­ni­nas. El Gre­co se si­túa en­tre los asis­ten­tes en su En­tie­rro del conde de Or­gaz. Ca­da uno se reivin­di­có a su ma­ne­ra. De Ita­lia, el au­to­rre­tra­to se tras­la­dó al nor­te de Eu­ro­pa. Lo prac­ti­ca­ron Van Eyck, Van der Wey­den o Alberto Du­re­ro, uno de los gran­des del gé­ne­ro.

No pin­tó mu­chos, pe­ro los que reali­zó son gran­dio­sos, co­mo su óleo so­bre ta­bla del año 1500, don­de apa­re­ce co­mo una es­pe­cie de Je­su­cris­to. Rem­brandt sí hi­zo mu­chos. Más de 50. De­jó una au­to­bio­gra­fía pin­ta­da que arran­có en 1626 con él de jo­ven­ci­to en su es­tu­dio y ter­mi­nó con su ros­tro de an­ciano, que ya no se mo­les­ta­ba en ca­mu­flar sus im­per­fec­cio­nes y en­se­ña con rea­lis­mo su na­riz an­cha y sus arru­gas. A Rem­brandt lo co­no­ce­mos con los ojos muy abier­tos, rién­do­se (una ra­re­za, no so­lían mos­trar sus de­te­rio­ra­das den­ta­du­ras), dis­fra­za­do, en pe­num­bra, an­te una ven­ta­na... Vin­cent van Gogh, con unas 43 ver­sio­nes de sí mis­mo rea­li­za­das en una dé­ca­da, es otro ob­se­so del au­to­rre­tra­to. «Bus­co una se­me­jan­za más pro­fun­da que la ob­te­ni­da por el fo­tó­gra­fo», ex­pli­ca­ba en una car­ta. Ca­da ar­tis­ta tie­ne sus mo­ti­vos, pe­ro hay una ra­zón co­mún: «Los ar­tis­tas son muy va­ni­do­sos y el au­to­rre­tra­to es pro­pa­gan­da», re­su­me Ma­nue­la Me­na. «Fun­cio­na­ban co­mo pu­bli­ci­dad pa­ra atraer a clien­tes», ex­pli­ca Liz Ri­deal en la in­tro­duc­ción a 500 au­to­rre­tra­tos. Go­ya se pin­ta­ba pa­ra re­afir­mar­se. «No se pin­ta­ba a sí mis­mo pa­ra su ma­má. Se au­to­rre­tra­ta­ba cuan­do se sen­tía im­por­tan­te. Lo ha­ce en la por­ta­da de Los ca­pri­chos, por ejem­plo, cuan­do ya es aca­dé­mi­co de San Fer­nan­do», cuen­ta Ma­nue­la Me­na. El au­to­rre­tra­to le de­be mu­cho a Gior­gio Va­sa­ri, au­tor del li­bro Las vi­das de los más ex­ce­len­tes pin­to­res, es­cul­to­res y ar­qui­tec­tos, de 1550. Por­que, pa­ra ilus­trar las sem­blan­zas de los ar­tis­tas, Va­sa­ri in­clu­yó sus re­tra­tos o au­to­rre­tra­tos. Va­sa­ri fue tam­bién el en­car­ga­do de cons­truir el co­rre­dor que une el Pa­laz­zo Vec­chio de Flo­ren­cia con el Pa­laz­zo Pit­ti, la re­si­den­cia de su me­ce­nas Cos­me I de Mé­di­ci. Es­te co­rre­dor dis­cu­rre por el Pon­te Vec­chio de Flo­ren­cia y es un im­pre­sio­nan­te pa­si­llo sem­bra­do de au­to­rre­tra­tos. Al prin­ci­pio las obras las com­pra­ba Mé­di­ci, des­pués los ar­tis­tas las re­ga­la­ban. Sus pa­re­des son el 'Fa­ce­book' de la his­to­ria de la pin­tu­ra. Es­tán allí los sem­blan­tes de Fi­lip­po Lip­pi, Ve­láz­quez, De­la­croix... El co­rre­dor va­sa­riano es­tá ce­rra­do aho­ra por res­tau­ra­ción. La pin­tu­ra es te­ma ha­bi­tual en los au­to­rre­tra­tos de los pin­to­res: Johan­nes Ver­meer se in­clu­ye a sí mis­mo en El ar­te de la pin­tu­ra (mu­chos au­to­res se pin­tan en su pa­pel de ar­tis­tas). Ru­bens se au­to­rre­tra­ta de va­rias ma­ne­ras, den­tro de la Ado­ra­ción de los Re­yes Ma­gos, o con su mu­jer; Fri­da Kah­lo gri­tó su do­lor en sus mu­chos au­to­rre­tra­tos. Fran­cis Ba­con, Jean­mi­chel Bas­quiat y Egon Schie­le se mues­tran con to­da cru­de­za; Lu­cian Freud se des­nu­da... Po­cos se re­sis­ten al im­pul­so de pin­tar­se. «Has­ta Murillo, que era tan dul­ce y pia­do­so. Ahí lo tie­nes co­mo a un dios del ar­te», di­ce Ma­nue­la Me­na. Ra­fael Ca­no­gar con­fie­sa que se au­to­rre­tra­tó de jo­ven­ci­to «cuan­do era es­tu­dian­te. Eran es­tu­dios de apren­di­za­je. Yo era un mo­de­lo fá­cil de con­se­guir», cuen­ta rien­do. Ha­ce ya mu­chos años, sin em­bar­go, que de­jó de ha­cer­lo: «Hay que te­ner mu­cha pa­cien­cia», con­fie­sa.

«Los au­to­rre­tra­tos fun­cio­na­ban co­mo pu­bli­ci­dad pa­ra atraer a clien­tes», ex­pli­ca Liz Ri­deal

AUTOAFIRMACIÓN El ve­ne­ciano Ja­co­po Co­min, Tin­to­ret­to, se au­to­rre­tra­tó aquí a los 30 años cuan­do co­men­za­ba a des­pe­gar co­mo pin­tor.

LO SAL­VA­JE Así se pin­ta Gau­guin en 1889. «En mí hay dos na­tu­ra­le­zas», de­cía so­bre su pa­sión por lo sal­va­je y su ori­gen bur­gués. OB­SE­SIÓN En una dé­ca­da, Van Gogh se au­to­rre­tra­tó has­ta 43 ve­ces. No te­nía di­ne­ro pa­ra pa­gar a mo­de­los. Aquí, con la ore­ja ven­da­da, en 1889.

DE­SES­PE­RA­DO «Pre­fie­ro pin­tar ojos que ca­te­dra­les», di­jo. Gus­ta­ve Cour­bet. Se au­to­rre­tra­tó en El de­ses­pe­ra­do en 1841.

CO­MO JE­SU­CRIS­TO En es­te óleo so­bre ta­bla, pin­ta­do en 1500, Alberto Du­re­ro se mues­tra a sí mis­mo co­mo Je­su­cris­to.

SU­RREA­LIS­TA Au­to­rre­tra­to blan­do con ba­con fri­to, 1941. A Sal­va­dor Da­lí le di­ver­tían las de­for­ma­cio­nes. Era un jue­go.

MA­DU­REZ Au­to­rre­tra­to de Pi­cas­so, he­cho con lá­pi­ces de ce­ra so­bre pa­pel en 1972, un año an­tes de su muer­te. Te­nía 91 años.

EX­TRA­VA­GAN­TE Egon Schie­le se pin­tó mu­chas ve­ces. A me­nu­do eli­mi­na­ba el fon­do y po­nía po­ses ex­tra­ñas. Es­te es de 1912.

FE­ROZ Au­to­rre­tra­to ca­na­lla, de 1982, de Jean­mi­chel Bas­quiat. Sus sel­fies son co­lo­ris­tas, abs­trac­tos y ro­tun­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.