De­co­ra­ción: en­can­to neo­yor­quino

Un apar­ta­men­to en un edi­fi­cio his­tó­ri­co de Nue­va York cuen­ta su pro­pia his­to­ria a tra­vés de una se­lec­ción de es­co­gi­das pie­zas de los años trein­ta y cin­cuen­ta.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Cris­ti­na Uran­ga l

PA­SEAR POR EL UP­PER WEST SI­DE de Nue­va York es una ex­pe­rien­cia úni­ca. Qui­zá sus edi­fi­cios no se ele­ven a al­tu­ras in­con­men­su­ra­bles, co­mo los ras­ca­cie­los de Mid­town. Ni po­sean el por­te aris­to­crá­ti­co y a ra­tos ex­ce­si­vo de los apar­ta­men­tos de su­per­lu­jo al otro la­do del par­que, con sus por­te­ros uni­for­ma­dos. En es­te la­do de la is­la de Man­hat­tan se res­pi­ra no­ble­za e in­te­lec­tua­li­dad. Y sus fa­cha­das se­ño­ria­les, de enor­me si­lle­ría e ins­pi­ra­ción gre­co­la­ti­na, dan pa­so a pa­tios mag­ní­fi­cos en los que se es­con­den jar­di­nes se­cre­tos y ven­ta­na­les diá­fa­nos. Así es el Apt­horp, una de las es­truc­tu­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas más fa­mo­sas de es­ta par­te de la ciu­dad (con per­mi­so del Da­ko­ta que hi­zo fa­mo­so John Len­non). Su mag­ní­fi­co ar­co de en­tra­da pa­ra ca­rrua­jes y su si­tua­ción en la par­te al­ta de Broad­way, a ti­ro de pie­dra de la tien­da de ba­gels más vi­si­ta­da de Nue­va York, lo ha­cen im­pres­cin­di­ble en el pai­sa­je ur­bano. El he­cho de que la guio­nis­ta y ci­neas­ta No­ra Eph­ron, au­to­ra de Cuan­do Harry en­con­tró a Sally y Al­go pa­ra re­cor­dar,

Los es­pe­jos gi­gan­tes ayu­dan a es­truc­tu­rar y dar mo­vi­mien­to al sa­lón y al co­me­dor

es­ta­ble­cie­ra en él su ho­gar des­de 1980 lo eri­ge en le­gen­da­rio. No es ex­tra­ño que Nu­rit Am­dur, la due­ña de es­te lu­mi­no­so apar­ta­men­to de­co­ra­do por Brian J. Mc­carthy, ca­ye­ra ren­di­da an­te sus en­can­tos la pri­me­ra vez que lo vio. Tras 40 años en el Up­per East Si­de, ella y su ma­ri­do, Rick, de­ci­die­ron que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de cru­zar al otro la­do del par­que y pe­re­gri­nar más cer­ca de su círcu­lo de amis­ta­des. Y lo úni­co que te­nía cla­ro an­tes de em­pe­zar con la re­for­ma es que Mc­carthy se iba a en­car­gar de ella.

UN TE­SO­RO DE ENTREGUERRAS Al igual que Nu­rit se en­tu­sias­mó con la mag­ní­fi­ca luz na­tu­ral del apar­ta­men­to, el de­co­ra­dor se enamo­ró por com­ple­to del es­pa­cio y los de­ta­lles ori­gi­na­les que man­te­nía ba­jo ca­pas de pin­tu­ra acu­mu­la­da du­ran­te ca­si un si­glo. «Me ha­brían ro­to el co­ra­zón si no lle­gan a con­tra­tar­me», ase­gu­ra. Por­que lo que en­con­tró allí fue un ex­qui­si­to tra­ba­jo de mol­du­ras de es­ca­yo­la de la épo­ca de entreguerras y un so­ber­bio pa­ne­la­do de ma­de­ra en el dor­mi­to­rio, ocul­to tras va­rios ni­ve­les de pa­pel pin­ta­do. «¡Un te­so­ro!», ase­gu­ra el de­co­ra­dor. Pe­ro tam­bién una com­pli­ca­ción, por­que man­te­ner la esen­cia de la ca­sa no re­sul­tó fá­cil. Des­ha­cer­se de to­dos esos es­tra­tos de vi­das an­te­rio­res pa­ra re­cu­pe­rar en per­fec­to es­ta­do la or­na­men­ta­ción ori­gi­nal de las pa­re­des y te­chos lle­vó más de un año de tra­ba­jo. Ins­pi­ra­do por el mag­ní­fi­co re­sul­ta­do, Mc­carthy de­ci­dió ale­jar­se de las pro­pues­tas clá­si­cas que ca­rac­te­ri­zan su tra­ba­jo y op­tar por una mez­cla de pie­zas mo­der­nas de di­fe­ren­tes épo­cas que re­fle­ja­ran la pro­pia his­to­ria de la ca­sa. «Pen­sé en lo que de­cía siem­pre le edi­to­ra Dia­na Vree­land: 'Da­les lo que nun­ca ima­gi­na­ron que desea­ban', y eso hi­ce». En es­te ca­so, ese de­seo des­co­no­ci­do era una re­vi­sión ecléc­ti­ca de la de­co­ra­ción de los años trein­ta y cin­cuen­ta, con jo­yas co­mo las si­llas ori­gi­na­les del di­se­ña­dor bra­si­le­ño mo­der­nis­ta Joaquim Ten­rei­ro y la me­sa de cris­tal tin­ta­do he­cha a me­di­da e ins­pi­ra­da en su tra­ba­jo que pre­si­den un co­me­dor so­bre el que cuel­ga una lám­pa­ra Stil­no­vo de la mis­ma dé­ca­da. Una obra de Leo Ray, pin­tor ex­cel­so de los trein­ta, se apo­ya so­bre un apa­ra­dor ho­lan­dés de no­gal que, ade­más de con­tem­po­rá­neo, re­sul­ta cla­ri­fi­ca­dor en un am­bien­te en el que la lu­mi­no­si­dad ab­so­lu­ta es la au­tén­ti­ca pro­ta­go­nis­ta. Mc­carthy, ob­se­sio­na­do con el uso die­ci­oches­co de los es­pe­jos pa­ra es­truc­tu­rar es­pa­cios, en­car­gó tres de enor­mes di­men­sio­nes pa­ra el sa­lón. Así, el jue­go de lu­ces y re­fle­jos con­si­gue un efec­to vi­sual que per­mi­te des­ta­car la co­lec­ción de pin­tu­ra is­rae­lí con­tem­po­rá­nea de la pa­re­ja pro­pie­ta­ria y ob­tie­ne vi­sio­nes na­da es­tá­ti­cas de la mag­ní­fi­ca lám­pa­ra es­cul­tu­ral de Her­vé van der Strae­ten que co­ro­na el te­cho. A los Am­dur les en­can­tó có­mo sus obras co­bra­ban vi­da en el es­pa­cio. Po­ner­se de acuer­do so­bre la de­co­ra­ción de la co­ci­na fue otra his­to­ria. Nu­rit que­ría que fue­se prís­ti­na blan­ca. Mc­cart­hey tu­vo que con­tar con el apo­yo de su ma­ri­do pa­ra con­ven­cer­la de que un ro­ble en­ce­ra­do con en­ci­me­ra blan­ca y lám­pa­ra Ar­ti­cho­ke, de Louis Poul­sen, ele­va­ría el re­sul­ta­do por en­ci­ma de sus ex­pec­ta­ti­vas. No se equi­vo­ca­ba. Co­mo tam­po­co erró en su elec­ción del co­lor en el es­tu­dio de Rick, un be­ren­je­na os­cu­ro en las pa­re­des que ha­ce des­ta­car la co­lec­ción grá­fi­ca ins­pi­ra­da en el ba­llet. ¿El re­sul­ta­do? Un es­pa­cio es­plén­di­do que se ale­ja de fas­tuo­si­da­des in­ne­ce­sa­rias y don­de lo que más ape­te­ce es vi­vir.

Re­cu­pe­rar la or­na­men­ta­ción ori­gi­nal de las pa­re­des y te­chos lle­vó más de un año

El pro­pie­ta­rio que­ría una ha­bi­ta­ción pro­pia pa­ra ha­cer si­tio a sus li­bros y don­de en­ca­jar su pie­za fa­vo­ri­ta: un si­llón Ea­mes. El in­terio­ris­ta se lo brin­dó en un co­lor be­ren­je­na ahu­ma­do. EL RIN­CÓN DE LEC­TU­RA

Fo­to­gra­fía Wi­lliam Wal­dron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.