eje­cu­ti­vo En­tre­vis­ta. y co­pro­pie­ta­rio Karl Johan-pers­son, de H&M, afron­ta di­rec­tor los úl­ti­mos ma­los re­sul­ta­dos de la ca­de­na sue­ca de mo­da con má­xi­mo op­ti­mis­mo. Es­tá de­ci­di­do, di­ce, a dar la vuel­ta a su com­pa­ñía y a to­do el sec­tor.

KARL JOHAN PERS­SON

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR NOR­BERT HÖFLER Y CATHRIN WISSMANN / FO­TOS: MAREIKE TIMM

Tras una se­rie de ma­los re­sul­ta­dos, Karl-johan Pers­son –el dis­cre­tí­si­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo y co­pro­pie­ta­rio de la ca­de­na sue­ca de mo­da– es­tá de­ci­di­do a dar la vuel­ta a su com­pa­ñía. Nos lo cuen­ta en es­ta en­tre­vis­ta, don­de no rehú­ye nin­gún te­ma.

El di­rec­tor eje­cu­ti­vo de H&M ape­nas con­ce­de en­tre­vis­tas. Karl-johan Pers­son nos re­ci­be en la se­de cen­tral de la com­pa­ñía en Es­to­col­mo. An­tes de co­men­zar la char­la, pi­de a los en­car­ga­dos de re­la­cio­nes pú­bli­cas que sal­gan de la ha­bi­ta­ción. La ex­pli­ca­ción que en­con­tra­mos es que quie­re evi­tar dar la im­pre­sión de que ne­ce­si­ta al­gún ti­po de tu­te­la. Em­pe­za­mos. Xlse­ma­nal. ¿Sa­be us­ted co­ser un bo­tón? Karl-johan Pers­son. Nun­ca lo he in­ten­ta­do. Su­pon­go que no. XL. Sor­pren­de en al­guien que di­ri­ge la se­gun­da ca­de­na de mo­da del mun­do. K.J.P. Siem­pre in­ten­to con­tes­tar de la for­ma más cla­ra y sin­ce­ra que pue­do. XL. Em­pe­ce­mos en­ton­ces por la cues­tión más de­li­ca­da. ¿Por qué H&M es­tá pa­san­do por es­te ba­che? K.J.P. Yo no ha­bla­ría de ba­che… XL. La gen­te en­tra me­nos en sus tien­das, el vo­lu­men de ven­tas y los be­ne­fi­cios caen, las ac­cio­nes han per­di­do la mi­tad de su va­lor. Un ba­che sí que es. K.J.P. Co­mo se po­drán ima­gi­nar, con­ten­to no es­toy. El ne­go­cio on-li­ne ha ido bien, pe­ro en las tien­das fí­si­cas no he­mos es­ta­do a la al­tu­ra. XL. ¿Qué se ha he­cho mal? K.J.P. Creo que ten­dría­mos que ha­ber pre­sen­ta­do me­jor nues­tra mer­can­cía. A los clien­tes les cos­ta­ba en­con­trar lo que es­ta­ban bus­can­do. Pro­bar­se la ro­pa no re­sul­ta­ba del to­do có­mo­do y a ve­ces ha fal­ta­do buen ase­so­ra­mien­to a pie de tien­da. La com­po­si­ción del ca­tá­lo­go tam­po­co ha si­do la ade­cua­da. Sí, he­mos co­me­ti­do erro­res. XL. ¿Por qué? K.J.P. He­mos si­do de­ma­sia­do au­to­com­pla­cien­tes. Ha pa­sa­do, y me ase­gu­ra­ré de que no vuel­va a pa­sar. Ha si­do una lla­ma­da de aten­ción. XL. ¿Cuán­do ter­mi­na­rá de po­ner or­den en la com­pa­ñía? K.J.P. En una em­pre­sa tan gran­de co­mo es­ta no se pue­den ha­cer las co­sas de un día pa­ra otro. Te­ne­mos a 171.000 per­so­nas tra­ba­jan­do con no­so­tros. H&M ges­tio­na 4700 tien­das en 69 paí­ses. En es­tos mo­men­tos es­ta­mos ana­li­zan­do con­cep­tos nue­vos. Tam­bién es­ta­mos cam­bian­do la dis­po­si­ción de los pro­duc­tos, aho­ra col­ga­mos me­nos pren­das en los mue­bles. Y tra­ba­ja­mos mu­cho en un me­jor aco­ple de los lo­ca­les y las tien­das on-li­ne. XL. Aquí, jus­to al la­do de la se­de cen­tral de la em­pre­sa, en una tien­da de su ca­de­na he­mos vis­to un ca­fé que pa­re­ce un gran cuar­to de es­tar, con so­fás y plan­tas. ¿Es así co­mo sal­va­rán H&M? K.J.P. Lo que ha­ce­mos es dar­le al clien­te un mo­ti­vo adi­cio­nal pa­ra en­trar en la tien­da. ¿Han en­tra­do us­te­des? XL. Sí. K.J.P. ¿Y les ha gus­ta­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.