En pri­mer plano.

Se co­no­ce co­mo 'la dro­ga de la sel­va' y su uso es an­ces­tral. Su con­su­mo se ha ex­ten­di­do en­tra­do el si­glo XXI, im­pul­sa­do por Si­li­con Va­lley, don­de los jó­ve­nes em­pren­de­do­res la usan co­mo es­tí­mu­lo crea­ti­vo. En Es­pa­ña, su de­man­da au­men­ta am­pa­ra­da por el va­cío

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - MÉN­DEZ / FO­TO­GRA­FÍA: JA­VIER ARCENILLAS POR DA­NIEL

La abo­ga­da más fa­mo­sa de Es­ta­dos Uni­dos, Glo­ria All­red, lle­va to­da la vi­da en­tre­ga­da a la lu­cha fe­mi­nis­ta. Aho­ra va a por Har­vey Weins­tein, Bill Cosby y Do­nald Trump.

Los co­fa­nes es­tán en pie de gue­rra. No es la pri­me­ra vez que es­te pueblo ame­rin­dio que ha­bi­ta en el no­roes­te del Ama­zo­nas se al­za pa­ra de­fen­der su te­rri­to­rio y sus cos­tum­bres. Pe­ro es­ta vez es dis­tin­to. Al­guien «ha fun­da­do una lu­cra­ti­va em­pre­sa, con la cual rea­li­za gi­ras in­ter­na­cio­na­les brin­dan­do el re­me­dio del ya­gé (co­mo tam­bién se co­no­ce a la ayahuasca) de ma­ne­ra en­ga­ño­sa, alu­dien­do a una su­pues­ta au­to­ri­za­ción o aval de las au­to­ri­da­des in­dí­ge­nas». El en­tre­co­mi­lla­do co­rres­pon­de al pro­nun­cia­mien­to fir­ma­do por el go­ber­na­dor de la co­mu­ni­dad y por di­ver­sos 'tai­tas', o au­to­ri­da­des tra­di­cio­na­les. La com­pa­ñía que de­nun­cian los cha­ma­nes co­lom­bia­nos tie­ne su se­de en Ma­drid y or­ga­ni­za 're­ti­ros' –así es co­mo sue­len lla­mar a es­tos en­cuen­tros– en Ma­drid, Bar­ce­lo­na, An­da­lu­cía, Ca­na­rias, Ba­lea­res… La ofer­ta es am­plia: desde en­cuen­tros en ca­sas de cam­po hasta «una ex­pe­rien­cia úni­ca pa­ra re­cor­dar la aven­tu­ra de es­tar vi­vo» a bor­do de un bar­co... Pe­ro esa no es la úni­ca em­pre­sa que ofre­ce es­tas ex­pe­rien­cias. De he­cho, en Es­pa­ña exis­te una pe­que­ña co­mu­ni­dad ayahuas­que­ra: en torno a 80 o 100 per­so­nas or­ga­ni­zan ca­da se­ma­na en­cuen­tros don­de se con­su­me la ayahuasca. Una mo­da que se ex­tien­de a mar­chas for­za­das. No hay, sin em­bar­go, aún re­gis­tros ofi­cia­les de una ac­ti­vi­dad que se rea­li­za con dis­cre­ción, an­te la am­bi­güe­dad le­gal en que se mue­ve. El pro­ble­ma pa­ra cla­si­fi­car es­ta dro­ga –o in­clu­so llamarla así– es que la ayahuasca (el bre­ba­je que se in­gie­re) es, en reali­dad, la com­bi­na­ción de dos plan­tas: la ayahuasca pro­pia­men­te di­cha y la cha­cru­na, que es la que con­tie­ne DMT, la sus­tan­cia psi­coac­ti­va. La pro­duc­ción y co­mer­cio de DMT es ile­gal. Es­tá prohi­bi­da por el Con­ve­nio so­bre Sus­tan­cias Psi­co­tró­pi­cas de las Na­cio­nes Uni­das de 1971, al que se ha ads­cri­to Es­pa­ña. Pe­ro en la prác­ti­ca se tra­ta de una cues­tión por­cen­tual: la Jun­ta In­ter­na­cio­nal de Fis­ca­li­za­ción de Es­tu­pe­fa­cien­tes de la ONU ha fi­ja­do la can­ti­dad de DMT que un pre­pa­ra­do de­be con­te­ner pa­ra con­si­de­rar­se ile­gal en un ni­vel muy su­pe­rior al que se da en la na­tu­ra­le­za. Así que cuan­do se pro­du­cen de­ten­cio­nes, sue­len ter­mi­nar

en ab­so­lu­ción an­te la di­fi­cul­tad de es­ta­ble­cer el por­cen­ta­je de DMT pre­sen­te en el ma­te­rial in­ter­ve­ni­do. La ayahuasca ca­re­ce, en cual­quier ca­so, de una le­gis­la­ción pro­pia. Y se per­mi­te su uso en con­tex­tos re­li­gio­sos, co­mo pue­de ser la igle­sia de San­to Dai­me, de ori­gen bra­si­le­ño y re­co­no­ci­da ofi­cial­men­te en Es­pa­ña. Con to­do, Es­pa­ña es más per­mi­si­va que otros paí­ses eu­ro­peos, lo que nos es­tá con­vir­tien­do en uno de los epi­cen­tros en Eu­ro­pa. Ca­da fin de se­ma­na se rea­li­zan de­ce­nas de re­ti­ros o se­sio­nes, nor­mal­men­te en ca­sas ubi­ca­das en zo­nas de cam­po, don­de acu­den gru­pos de en­tre 5 y 20 per­so­nas a de­jar­se lle­var por los su­pues­tos efec­tos sa­na­do­res de la ayahuasca. Un 'tra­ta­mien­to' que fue­ra de su con­tex­to pue­de ser pe­li­gro­so. Y muy lu­cra­ti­vo. En una so­cie­dad que bus­ca so­lu­cio­nes rá­pi­das a un mo­do de vi­da que pro­vo­ca es­trés y an­sie­dad, es­te bre­ba­je ma­rrón es­tá ca­lan­do en di­ver­sos sec­to­res de po­bla­ción. Ado­les­cen­tes y adul­tos, abo­ga­dos, psi­có­lo­gos, ad­mi­nis­tra­ti­vos... En Si­li­con Va­lley cau­sa fu­ror. La co­caí­na fue la dro­ga de los ochen­ta. Hoy, en la épo­ca del reiki y los zu­mos de­pu­ra­ti­vos, la ayahuasca se pre­sen­ta co­mo una ver­sión más na­tu­ra­lis­ta. Lind­say Lohan, Sting o Su­san Sa­ran­don re­la­tan sus ex­pe­rien­cias con la mis­ma. La com­pa­ñía En­tre­pre­neurs Awa­ke­ning –tra­du­ci­ble co­mo 'el des­per­tar de los em­pren­de­do­res', con se­de en San Fran­cis­co–, fun­da­da por Mi­chael Cos­tu­ros, quien fue­ra em­pre­sa­rio tec­no­ló­gi­co, es la que or­ga­ni­za los via­jes más co­no­ci­dos pa­ra em­pren­de­do­res a Pe­rú. Diez días de turismo y se­sio­nes de ayahuasca. Pre­cio to­tal, 11.000 dó­la­res. El ri­tual es si­mi­lar cuan­do se rea­li­za en Es­pa­ña. Tras un pa­go que os­ci­la en­tre los 70 y 400 eu­ros, los par­ti­ci­pan­tes se reú­nen en una ca­sa de cam­po, a las afue­ras de Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Mur­cia, Ibi­za… En una sa­la acon­di­cio­na­da pa­ra la oca­sión, con col­cho­ne­tas en el sue­lo y cu­bos pa­ra los más que fre­cuen­tes vó­mi­tos. Los tam­bo­res, flau­tas o gui­ta­rras acom­pa­ñan a los íca­ros, las can­cio­nes tra­di­cio­na­les que en­to­na el cha­mán. Ata­via­do con ro­pas in­dí­ge­nas, es­te pre­pa­ra a los vi­si­tan­tes me­dian­te una se­rie de ri­tua­les, acom­pa­ña­dos con ta­ba­co ama­zó­ni­co; el hu­mo pu­ri­fi­ca. Lle­ga­do el mo­men­to, uno a uno se van acercando hasta el cha­mán, que fa­ci­li­ta una do­sis del bre­ba­je lí­qui­do. Des­pués, ca­da uno vuel­ve a su si­tio y es­pe­ra a que ha­ga efec­to. Sue­le tar­dar unos 40 mi­nu­tos y du­ra en­tre 4 y 6 ho­ras. «Se to­ma co­mo si fue­ra un chu­pi­to», re­la­ta una you­tu­ber que tie­ne una pá­gi­na de­di­ca­da al yo­ga. El ví­deo acu­mu­la más de 55.000 vi­sua­li­za­cio­nes. «El sa­bor me re­cor­dó al del Jä­ger­meis­ter: un po­co amar­go, dul­ce y a re­ga­liz ne­gro. Lle­vá­ba­mos una ho­ra y no sen­tía na­da. Lle­gó el mo­men­to del se­gun­do chu­pi­to. Me tum­bé y to­do em­pe­zó a vol­ver­se bo­rro­so. Sen­tí mu­chí­si­ma fe­li­ci­dad, ale­gría, amor». Tam­bién es ha­bi­tual que se pro­duz­can vó­mi­tos y dia­rrea: la hierba pur­ga, di­cen los ayahuas­que­ros. Y a me­nu­do dis­ta de pro­vo­car un 'buen via­je': mu­chos usua­rios re­la­tan el su­fri­mien­to de la se­sión.

En Si­li­con Va­lley, la ayahuasca cau­sa fu­ror. Pe­ro su con­su­mo es pe­li­gro­so. Al me­nos cin­co 'tu­ris­tas ayahuas­que­ros' han fa­lle­ci­do en Pe­rú

Los que la han pro­ba­do sue­len re­la­tar vi­sio­nes re­la­cio­na­das con su in­fan­cia. Tie­ne sen­ti­do. Jor­di Ri­ba, doc­tor en far­ma­co­lo­gía y res­pon­sa­ble del gru­po de Neu­ro­psi­co­far­ma­co­lo­gía del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción, ha de­mos­tra­do que la ayahuasca ac­ti­va zo­nas del ce­re­bro co­mo el cór­tex fron­tal, la amíg­da­la y el hi­po­cam­po. La amíg­da­la es el área del ce­re­bro don­de se al­ma­ce­nan los re­cuer­dos emo­cio­na­les tem­pra­nos y los más dra­má­ti­cos. No se ha de­mos­tra­do que la ayahuasca pro­vo­que adic­ción y, de he­cho, hay di­ver­sos es­tu­dios que avalan su em­pleo pa­ra com­ba­tir la adic­ción a sus­tan­cias co­mo el al­cohol o la co­caí­na. Tam­bién po­dría ser útil, en un uso re­gu­la­do y con­tro­la­do, pa­ra com­ba­tir la de­pre­sión o el es­trés pos­trau­má­ti­co… Sin em­bar­go, no es­tá exen­ta de ries­gos: los cien­tí­fi­cos aler­tan del pe­li­gro de com­bi­nar­la con fár­ma­cos an­ti­de­pre­si­vos o pa­ra las per­so­nas con tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos gra­ves. La au­sen­cia de con­trol agra­va es­te pe­li­gro. En más de una oca­sión se ha sal­da­do con la muer­te. El Día del Pa­dre de 2015, la fa­mi­lia Daw­son-clar­ke re­ci­bió una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca: su hi­jo Matt­hew ha­bía fa­lle­ci­do tres días atrás en la re­gión ama­zó­ni­ca de Pe­rú. Ha­bía par­ti­ci­pa­do en una se­sión de ayahuasca. Desde en­ton­ces, al me­nos cin­co 'tu­ris­tas ayahuas­que­ros' han fa­lle­ci­do en Pe­rú. Na­die se res­pon­sa­bi­li­za de su muer­te, que no ha te­ni­do con­se­cuen­cias le­ga­les. No es lo ha­bi­tual, pe­ro ocu­rre. Ha­ce unos años, un ado­les­cen­te ame­ri­cano apa­re­ció en­te­rra­do su­pues­ta­men­te por so­bre­do­sis de ya­gé. El cha­mán ha­bía es­con­di­do el cuer­po. Aun­que pa­ra que la do­sis re­sul­ta­ra le­tal ha­bría que consumir 20 ve­ces la do­sis ha­bi­tual, el ma­yor pro­ble­ma es que en mu­chos lu­ga­res se con­su­me sin sa­ber exac­ta­men­te qué se es­tá in­gi­rien­do. En oca­sio­nes, an­te la au­sen­cia de au­tén­ti­ca ayahuasca se in­tro­du­cen otros alu­ci­nó­ge­nos. Una ex­pe­rien­cia que, le­jos de ser «ilu­mi­na­do­ra», pue­de re­sul­tar trau­má­ti­ca. Y hasta mor­tal.

Los ri­tua­les pa­ra la in­ges­ta de ayahuasca son siem­pre si­mi­la­res: col­cho­ne­tas en el sue­lo, tam­bo­res, flau­tas y can­cio­nes tra­di­cio­na­les cha­má­ni­cas, hu­mo de ta­ba­co ama­zó­ni­co pa­ra pu­ri­fi­car y cu­bos pa­ra los vó­mi­tos. La ayahuasca es un pur­gan­te.

Ce­re­mo­nia de ayahuasca en el río Na­nay. El cha­mán Gar­del An­gu­lo Váz­quez, a tra­vés de cán­ti­cos y ora­cio­nes, pur­ga con hu­mo de ta­ba­co y esen­cias de plan­tas per­fu­ma­das los es­pí­ri­tus que sa­len del cuer­po. Du­ran­te va­rias ho­ras se com­bi­nan la mú­si­ca y la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.