Tin­to­ret­to, cin­co si­glos des­pués

El hi­jo de un tin­to­re­ro lo­gró con­ver­tir­se en el pin­tor más im­por­tan­te de Ve­ne­cia en­tre el Re­na­ci­mien­to y el Ba­rro­co. Cuan­do se cum­plen cin­co si­glos de su na­ci­mien­to, una gran ex­po­si­ción reivin­di­ca el ta­len­to del ar­tis­ta al que lla­ma­ban El Fu­rio­so.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

Cuan­do las au­to­ri­da­des de Ve­ne­cia hi­cie­ron pú­bli­co el con­cur­so pa­ra pin­tar El pa­raí­so, un cua­dro que es con­si­de­ra­do el ma­yor del mun­do so­bre lien­zo, con sus más de 22 me­tros de lar­go por 9 de al­to, Tin­to­ret­to re­zó a Dios pa­ra que los se­na­do­res lo eli­gie­ran a él. Pe­ro pre­fi­rie­ron a Ve­ro­nés, que fa­lle­ció po­co des­pués (1588), sin ha­ber­lo co­men­za­do. La ma­la con­cien­cia no de­ja­ba dor­mir a Tin­to­ret­to. ¿Ha­bía ma­ta­do a Ve­ro­nés con sus ple­ga­rias? Una vez que se con­ven­ció de que to­do ha­bía si­do pro­duc­to del des­tino, el pin­tor ins­ta­ló su gi­gan­tes­co lien­zo en la Es­cue­la de la Mi­se­ri­cor­dia, don­de se es­for­zó en fi­na­li­zar la obra que Ve­ro­nés no pu­do lle­var ca­bo. An­tes de con­cluir­la, la tras­la­da­ron a la Sa­la del Gran Con­se­jo del Pa­la­cio Du­cal, don­de to­da­vía se ex­hi­be al pú­bli­co. Allí dio las úl­ti­mas pin­ce­la­das an­tes de pre­sen­tar­la pú­bli­ca­men­te. Mu­chos ve­ne­cia­nos no su­pie­ron ver su gran­de­za. Les pa­re­ció una obra ma­lo­gra­da, ex­cén­tri­ca y fue­ra de la es­té­ti­ca de su tiem­po. Sin em­bar­go, pa­ra Tin­to­ret­to fue su mo­men­to de ma­yor glo­ria. El más gran­de de sus cua­dros se ex­hi­bía en el Pa­la­cio Du­cal, el edi­fi­cio que sim­bo­li­za­ba el pro­ta­go­nis­mo de la Se­re­ní­si­ma Re­pú­bli­ca en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal. Na­ci­do en Ve­ne­cia en 1518, el pin­tor era el ma­yor de 21 her­ma­nos. Lo lla­ma­ban Tin­to­ret­to, por­que su pa­dre te­nía una tin­to­re­ría. Pe­ro su ver­da­de­ro ape­lli­do era Co­min, un da­to des­cu­bier­to en 2007 por Mi­guel Fa­lo­mir, ex­per­to en pin­tu­ra ita­lia­na y hoy di­rec­tor del Mu­seo del Pra­do. Des­de muy pe­que­ño, a Tin­to­ret­to le dio por pin­ta­rra­jear las pa­re­des de la tin­to­re­ría con di­bu­jos de gran fac­tu­ra. Tan­ta que su pa­dre lo lle­vó al ta­ller de Ti­ziano pa­ra que apren­die­ra el ofi­cio. Pron­to sur­gie­ron en­fren­ta­mien­tos con su maes­tro. Tin­to­ret­to era un hom­bre de fuer­te ca­rác­ter y una am­bi­ción des­me­di­da, lo que di­fi­cul­tó su re­la­ción con Ti­ziano y con otros ar­tis­tas, que nun­ca lo con­si­de­ra­ron un igual. Su pro­ver­bial mal genio, por el que fue co­no­ci­do tam­bién co­mo

De ni­ño pin­ta­ba ma­ra­vi­llas en la pa­red de la tin­to­re­ría fa­mi­liar y lo man­da­ron al ta­ller de Ti­ziano

El Fu­rio­so, fue el de­to­nan­te por el que Ti­ziano no le per­mi­tió se­guir en su ta­ller, aun­que al­gu­nos es­tu­dio­sos opi­nan que lo hi­zo pa­ra que el jo­ven pin­tor no eclip­sa­ra su pro­pia obra. La es­cri­to­ra ita­lia­na Me­la­nia G. Maz­zuc­co, au­to­ra de la no­ve­la La lar­ga es­pe­ra del án­gel, ba­sa­da en la vi­da de Tin­to­ret­to, po­ne en su bo­ca una re­fle­xión so­bre Ti­ziano: «Ese hom­bre lo te­nía to­do, era el fa­ro del si­glo y, sin em­bar­go, no so­por­ta­ba ni la som­bra de una ho­ja». El jo­ven pin­tor tu­vo que so­por­tar du­ran­te mu­cho tiem­po

la mis­ma can­ti­ne­la cuan­do al­guien ad­mi­ra­ba sus cua­dros: «Es bueno, pe­ro es­tá cla­ro que no es un Ti­ziano». El vie­jo maes­tro no tu­vo re­pa­ros a la ho­ra de cri­ti­car al jo­ven pin­tor an­te sus protectores, in­ten­tan­do que es­tos re­ne­ga­ran de él. A Tin­to­ret­to no le que­dó otra al­ter­na­ti­va que es­pe­rar con im­pa­cien­cia la muer­te de Ti­ziano, aun­que siem­pre pen­só que el vie­jo maes­tro era un ar­tis­ta fa­bu­lo­so, tal y co­mo de­jó cla­ro en una ins­crip­ción que co­lo­có so­bre la en­tra­da de su ta­ller: «El di­se­ño de Mi­guel Án­gel y el co­lo­ri­do de Ti­ziano». «A Tin­to­ret­to siem­pre le gus­ta­ron los desafíos», afir­ma Maz­zuc­co. Se edu­có co­mo au­to­di­dac­ta y, cuan­do com­pren­dió que no po­día ser dis­cí­pu­lo de Ti­ziano, de­ci­dió for­mar­se con pin­to­res me­no­res. «En los círcu­los ar­tís­ti­cos de Ve­ne­cia lo con­si­de­ra­ban un ple­be­yo y na­die lo que­ría en pa­la­cio», afir­ma la no­ve­lis­ta ita­lia­na. To­do cam­bió con el fa­lle­ci­mien­to de Ti­ziano. A par­tir de en­ton­ces, Tin­to­ret­to se con­vir­tió en el pin­tor de mo­da en la ca­pi­tal del Vé­ne­to.

AVAN­CE SO­CIAL. En 1548 en­tre­gó a la pres­ti­gio­sa co­fra­día be­né­fi­ca Es­cue­la Gran­de de San Mar­cos la obra San Mar­cos li­be­ran­do a un es­cla­vo, lo que su­pu­so su con­sa­gra­ción co­mo uno de los gran­des pin­to­res de la ciudad. Es­tar en el con­se­jo di­rec­ti­vo de es­ta ins­ti­tu­ción era de vi­tal im­por­tan­cia

pa­ra una per­so­na tan am­bi­cio­sa co­mo Tin­to­ret­to. En­ton­ces, Ti­ziano se en­con­tra­ba en Augs­bur­go con el em­pe­ra­dor Car­los V. Al­gu­nos his­to­ria­do­res ase­gu­ran que, de ha­ber es­ta­do en Ve­ne­cia, la Es­cue­la ha­bría re­cha­za­do ese cua­dro, cu­ya eje­cu­ción re­pre­sen­tó un pun­to y apar­te en la es­cue­la ve­ne­cia­na, ya que na­die has­ta en­ton­ces ha­bía trans­mi­ti­do con tan­ta fuer­za los mo­vi­mien­tos de los per­so­na­jes. Dos años más tar­de, Tin­to­ret­to se ca­só con Faus­ti­na de Ves­co­vi, hi­ja de un no­ble ve­ne­ciano, y así afian­zó su po­si­ción so­cial. A par­tir de en­ton­ces, El Fu­rio­so no pa­ró de tra­ba­jar, rea­li­zan­do unos 300 cua­dros en su vi­da. En su ta­ller, Tin­to­ret­to ha­cía fi­gu­ras de ce­ra de sus mo­de­los pa­ra apli­car­les fo­cos de luz y es­tu­diar el efec­to en ellas. Sen­tía pa­sión por los cla­ros­cu­ros y por los fuer­tes cro­ma­tis­mos. Faus­ti­na le dio cin­co o seis hi­jos. Uno de ellos, Do­me­ni­co, lo ayu­dó en su ta­ller, aun­que no te­nía el ta­len­to de su pa­dre ni tam­po­co el de su her­ma­na Ma­riet­ta, que fue fru­to de la re­la­ción que man­tu­vo Tin­to­ret­to con otra mu­jer an­tes de ca­sar­se con su es­po­sa. Tras sus éxi­tos en la Es­cue­la de San Mar­cos se ofre­ció en 1564 a pin­tar gra­tis el piano no­bi­le de la Es­cue­la Gran­de de San Ro­que, un or­ga­nis­mo que fue crea­do pa­ra asis­tir a los ve­ne­cia­nos du­ran­te una pla­ga. Cin­co pin­to­res fue­ron in­vi­ta­dos a mos­trar sus bo­ce­tos pa­ra rea­li­zar la pie­za cen­tral de la Sa­la dell'al­ber­go.

PU­RA AS­TU­CIA. Pe­ro Tin­to­ret­to se ade­lan­tó a to­dos, en­tre­gan­do el cua­dro ya fi­na­li­za­do y ce­dién­do­lo sin co­brar na­da a cam­bio, lo que desató la pro­tes­ta de los otros can­di­da­tos. El as­tu­to Tin­to­ret­to sa­bía que un re­gla­men­to de la ins­ti­tu­ción prohi­bía re­cha­zar nin­gún re­ga­lo. Una vez que fue ad­mi­ti­do, pro­me­tió dedicarse du­ran­te el res­to de su vi­da a en­tre­gar tres lien­zos al año en la fes­ti­vi­dad de San Ro­que, pa­trón de Ve­ne­cia, lo que le pro­por­cio­nó gran­des be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos. Uno de sus co­le­gas, Se­bas­tiano del Piom­bo, afir­mó que el ar­tis­ta era tan pro­lí­fi­co que po­día eje­cu­tar en dos días lo mis­mo que él en dos años. «Fue un pin­tor avan­za­do pa­ra su tiem­po», se­ña­la Me­la­nia Maz­zuc­co. Ti­ziano com­pren­dió que ese jo­ven pin­tor te­nía su pro­pia iden­ti­dad pic­tó­ri­ca. Por eso in­ten­tó obs­ta­cu­li­zar su ca­rre­ra y di­fun­dió una le­yen­da ne­gra con­tra él que le hi­zo mu­chí­si­mo da­ño en su tiem­po. Ese ta­len­to­so y vio­len­to ar­tis­ta pin­tó a prín­ci­pes, obis­pos y aris­tó­cra­tas mi­rán­do­los a la ca­ra, sin de­jar­se in­ti­mi­dar por su con­di­ción so­cial. Ya al fi­nal de sus días, cuan­do te­nía 75 años y ape­nas po­día mo­ver su cuer­po, la men­te de Tin­to­ret­to per­ma­ne­cía to­da­vía lú­ci­da y era ca­paz de re­cor­dar as­pec­tos muy con­cre­tos de su pa­sa­do. Co­mo los di­cho­sos días que vi­vió jun­to con la arre­ba­ta­do­ra Ve­ró­ni­ca Fran­co, a la que su­pues­ta­men­te re­tra­tó mos­tran­do sus pe­chos en un lien­zo que pue­de ad­mi­rar­se en el Mu­seo del Pra­do, aun­que la pi­na­co­te­ca ma­dri­le­ña atri­bu­ye es­ta obra a su hi­jo Do­me­ni­co. Otro re­tra­to de es­ta cor­te­sa­na pin­ta­do por Tin­to­ret­to se ex­hi­be en el Wor­ces­ter Art Museum de Mas­sa­chu­setts. Las gran­des di­men­sio­nes de sus lien­zos han im­pe­di­do su sa­li­da de Ve­ne­cia, lo que ha per­ju­di­ca­do su co­no­ci­mien­to. Pe­se a to­do, sus pin­tu­ras de ju­ven­tud pue­den ad­mi­rar­se aho­ra en la ex­po­si­ción Tin­to­ret­to, el na­ci­mien­to de un genio, que se pre­sen­ta es­tos días en el Mu­seo de Lu­xem­bur­go de Pa­rís pa­ra con­me­mo­rar el quin­to cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to.

"Los otros ar­tis­tas lo con­si­de­ra­ban un ple­be­yo y na­die lo que­ría en pa­la­cio", cuen­ta Me­la­nia Maz­zuc­co

VIA­JE A ES­PA­ÑA Ve­láz­quez com­pró pa­ra Fe­li­pe IV Est­her an­te Asue­ro y otras obras de Tin­to­ret­to.

LA AMAN­TE Tin­to­ret­to man­tu­vo una re­la­ción con la cor­te­sa­na Ve­ró­ni­ca Fran­co.

DISCÍPULA Re­tra­to de cua­tro ni­ños, de Ma­riet­ta Ro­bus­ti, hi­ja del pin­tor. Tra­ba­jó 15 años en el ta­ller de su pa­dre y rea­li­za­ron obras jun­tos.

IN­NO­VA­DOR En San Jor­ge y el dra­gón, pin­ta­do en­tre 1550 y 1560, Tin­to­ret­to ha­ce una com­po­si­ción muy tea­tral que se acer­ca al Ba­rro­co.

EL MÁS GRAN­DE DEL MUN­DO El pa­raí­so mi­de 22 por 9 me­tros. Lo em­pe­zó con 70 años pa­ra el Pa­la­cio Du­cal de Ve­ne­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.