El re­fu­gio.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ai­ta­na Ruiz l Fo­to­gra­fía Se­ve­rin Sch­wei­ger

Wal­ter Gunz, el fun­da­dor de Me­dia Markt, nos abre las puer­tas de su ca­sa de cam­po en Ale­ma­nia.

PU­BLI­CI­DAD IRÓ­NI­CA, co­lo­res lla­ma­ti­vos y mu­cha pro­vo­ca­ción. El es­pí­ri­tu en­tre clá­si­co y exó­ti­co que se res­pi­ra en el re­fu­gio del pu­bli­cis­ta co­fun­da­dor de Me­dia Markt y Sa­turn na­da tie­ne que ver con aque­llas cam­pa­ñas de mar­ke­ting que tan fa­mo­so lo hi­cie­ron. Arro­pa­da por los Al­pes Bá­va­ros y con vis­tas al la­go Te­gern­see, la ca­sa de cam­po del exitoso em­pre­sa­rio ale­mán Wal­ter Gunz, de 71 años, es­con­de un interior don­de an­ti­güe­da­des in­dias y se­res mi­to­ló­gi­cos con­vi­ven con mue­bles clá­si­cos y una de­co­ra­ción en to­nos blan­cos y beis. Le­jos de lo que po­dría es­pe­rar­se de la ca­sa de un em­pre­sa­rio de­di­ca­do a la ven­ta de elec­tró­ni­ca, aquí no en­con­tra­mos gran­des pan­ta­llas de plas­ma ni se apre­cia un gran des­plie­gue in­for­má­ti­co. Más bien al con­tra­rio. El ex­te­rior re­cuer­da a las gran­jas tí­pi­cas de la zo­na, mien­tras que el interior es un co­fre de sor­pre­sas. «Cuan­do com­pré la ca­sa ha­ce 27 años, hi­ce que ti­ra­ran to­do –ase­gu­ra­ba re­cien­te­men­te Gunz–. Re­cons­truí to­das las ha­bi­ta­cio­nes, di­se­ñé las ven­ta­nas y pu­se es­ca­le­ras nue­vas». Ja­más pen­só en con­tra­tar a un di­se­ña­dor de in­te­rio­res. Ca­da uno de los ob­je­tos que for­man par­te de es­te lu­gar tie­ne su pro­pia his­to­ria. Co­mo el enor­me bu­da do­ra­do que se en­cuen­tra jus­to a la

en­tra­da y que el em­pre­sa­rio ad­qui­rió cuan­do com­pró la ca­sa. «Es­ta­ba com­ple­ta­men­te ne­gro. No se sa­bía lo que ha­bía de­ba­jo. Lo car­gué por me­dia Ale­ma­nia en mi vie­jo BMW Se­rie 5». Pa­ra la de­co­ra­ción de los te­chos, con sím­bo­los zo­dia­ca­les y se­res mi­to­ló­gi­cos, Gunz con­tó con la ar­tis­ta Ri­car­da Dietz, hi­ja del co­no­ci­do es­cul­tor El­mar Dietz. La te­rra­za acris­ta­la­da, con mag­ní­fi­cas vis­tas so­bre el Te­gern­see y las mon­ta­ñas, es­tá vi­gi­la­da por la aten­ta mi­ra­da de dos leo­nes pro­ce­den­tes de Cam­bo­ya. «En­ga­tu­sé a la con­de­sa Pi­la­ti pa­ra que me los die­ra. En reali­dad son pie­zas in­ven­di­bles», bro­mea.

EL EX­TE­RIOR Si­tua­da a ori­llas del la­go Te­gern­see, la ca­sa se en­cuen­tra a po­cos ki­ló­me­tros de Mú­nich.

CON VIS­TAS A LA MON­TA­ÑA La te­rra­za acris­ta­la­da ofre­ce una vi­sión per­fec­ta de los Al­pes Bá­va­ros.

LAS ES­CUL­TU­RAS Al­gu­nas de las pie­zas con­se­gui­das por Gunz vie­nen a tra­vés de ami­gos, co­mo es­ta es­cul­tu­ra de Cam­bo­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.