'Don­na Sum­mer, el mu­si­cal'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - por Car­los He­rre­ra www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

un par de días en Nueva York en pleno agos­to, con temperaturas ca­lu­ro­sas y hú­me­das, in­vi­tan a re­fu­giar­se en lu­ga­res en los que la fac­tu­ra del ai­re acon­di­cio­na­do no preo­cu­pe a los pro­pie­ta­rios del lo­cal. Una tien­da, un res­tau­ran­te o un tea­tro son bue­nas op­cio­nes, sien­do las dos úl­ti­mas al­go one­ro­sas. Pa­sear des­de las seis de la ma­ña­na has­ta las dos de la no­che es un sui­ci­dio su­do­rí­fi­co: to­do el en­can­to de la ciu­dad que­da anu­la­do por su cli­ma ex­tre­mo y aca­bas pen­san­do en qué mo­men­to decidiste re­ca­lar en ese pun­to geo­grá­fi­co. Ago­ta­das to­das las tien­das y los pre­cep­ti­vos res­tau­ran­tes, le pro­pu­se a mi hi­ja, que es la ve­ci­na neo­yor­qui­na que peor aguan­ta el ca­lor (a pe­sar de ser de Se­vi­lla), que nos me­tié­ra­mos en un tea­tro du­ran­te un par de ho­ras lar­gas. Un rá­pi­do vis­ta­zo a la car­te­le­ra de­jó un par de op­cio­nes rá­pi­das: el mu­si­cal de Ca­ro­le King o el de Don­na Sum­mer. La vein­tea­ñe­ra no sa­bía quién era nin­gu­na de las dos, con lo que a pi­to pi­to co­lo­ri­to re­sul­tó ele­gi­da la rei­na del dis­co. Don­na Sum­mer me­re­ce un re­pa­so; a su obra y a su vi­da. Los que te­ne­mos una edad y no he­mos ab­ju­ra­do del so­ni­do dis­co­te­ca de los se­ten­ta de­be­mos re­co­no­cer­le el mé­ri­to de ha­ber­nos le­van­ta­do de la si­lla y el de ha­ber for­ma­do par­te de nues­tra banda so­no­ra ori­gi­nal. La pri­me­ra vez que su­pi­mos de ella en reali­dad su­pi­mos muy po­co: Lo­ve to lo­ve you baby era un pro­duc­to mu­si­cal inusual y mis­te­rio­so, en el que una mu­jer des­co­no­ci­da ge­mía y si­mu­la­ba es­tre­me­ci­mien­tos mien­tras can­ta­ba una me­lo­día re­pe­ti­ti­va y sin­gu­lar. Giorgio Mo­ro­der, quien des­cu­bre y lan­za a la jo­ven Don­na, to­mó una can­ción suel­ta, pro­du­jo un so­ni­do rít­mi­co mar­ca de la ca­sa y con­ven­ció a la mu­cha­cha pa­ra que ca­len­ta­ra to­do lo po­si­ble la can­ción. Prue­ba de que lo con­si­guió es que tu­vo pro­ble­mas pa­ra ser re­pro­du­ci­da en al­gu­nos me­dios y lo­ca­les. Fue un gran éxi­to y pre­ce­dió a va­rios nú­me­ros uno más. Na­die sa­bía quién y có­mo era Don­na Sum­mer, una ame­ri­ca­na de Bos­ton que ha­bía re­ca­la­do en Ale­ma­nia, ca­sa­da con un lu­ga­re­ño de ape­lli­do Som­mer (que ella con­ser­vó al­te­rán­do­lo), y con­tac­ta­do con Mo­ro­der, un ita­liano pers­pi­caz y ha­bi­li­do­so que ya ha­bía lan­za­do a al­gún ar­tis­ta con éxi­to. De he­cho ha­bía quien sos­te­nía que Sum­mer no exis­tía, que era un pro­duc­to de es­tu­dio o in­clu­so ¡que era un hom­bre! La vi­da y los éxi­tos de una ar­tis­ta ex­cep­cio­nal han si­do lle­va­dos a la escena de Broadway. La cla­ve del éxi­to re­si­de en que la se­lec­ción de las pie­zas sea bue­na y las ar­tis­tas que in­ter­pre­ten a Don­na sean creí­bles. Efec­ti­va­men­te, con una es­ce­no­gra­fía sen­ci­lla, pe­ro in­te­li­gen­te y crea­ti­va, las tres ar­tis­tas que re­pre­sen­tan di­fe­ren­tes eta­pas de la vi­da de la ar­tis­ta fa­lle­ci­da ha­ce unos po­cos años ate­so­ran un ta­len­to ex­traor­di­na­rio y te con­ven­cen de es­tar vien­do a la mis­mí­si­ma Sum­mer en sus su­ce­si­vos éxi­tos. En­ca­be­za el car­tel La­chan­ze (pre­mia­da por El co­lor púr­pu­ra), que re­pre­sen­ta a la Don­na más ma­yor, pe­ro el pe­so de la obra lo lle­va Ariana De­bo­se, una mu­cha­cha de Ca­ro­li­na del Sur que me de­jó con la bo­ca abier­ta des­de que apa­re­ció has­ta que ba­jó el te­lón y que con so­lo 27 años tie­ne ga­ran­ti­za­do un fu­tu­ro asom­bro­so en el tea­tro mu­si­cal o en lo que quie­ra. No im­por­ta no ha­ber vi­vi­do el tiem­po en el que la música dis­co lo era to­do y mar­ca­ba nues­tras vi­das (has­ta tal pun­to que creó un har­taz­go que lle­vó a la música a ex­pe­ri­men­tos du­do­sos con tal de no vol­ver a oír al­go que so­na­ra a Phi­la­delp­hia sound o co­sas se­me­jan­tes); no im­por­ta es­tar in­fluen­cia­do por otros so­ni­dos com­ple­ta­men­te an­ta­gó­ni­cos; no im­por­ta asis­tir con el pre­jui­cio de ir a ver co­sas de di­no­sau­rios ex­tin­gui­dos... El mu­si­cal de­di­ca­do a es­ta mag­ní­fi­ca ar­tis­ta y gran in­di­vi­dua es una co­rrien­te eléc­tri­ca en los pies y en las ma­nos que te ha­ce mo­ver­te, can­tar e in­clu­so bai­lar en una bu­ta­ca de Broadway sin nin­gún ti­po de re­pa­ros: a un ‘pu­re­ta’ co­mo yo y a su hi­ja vein­tea­ñe­ra (el fi­nal, in­ter­pre­tan­do Last dan­ce, ha­ce es­ta­llar el tea­tro). Se tra­ta de un pro­duc­to ca­si per­fec­to con las pre­ten­sio­nes jus­tas, buen guion, bue­nas pie­zas, bue­nos mú­si­cos y tres ar­tis­tas des­co­mu­na­les. Cer­ca de tres ho­ras fres­qui­tos bien en­tre­te­ni­dos por una bue­na elec­ción. Si tie­nen pre­vis­to pa­sar por Nueva York, no de­jen de ir a ver el mu­si­cal. Ten­gan la edad que ten­gan.

Le pro­pu­se a mi hi­ja, la ve­ci­na neo­yor­qui­na que peor aguan­ta el ca­lor (a pe­sar de ser de Se­vi­lla), que nos me­tié­ra­mos en un tea­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.