LA OS­CU­RA FÁ­BRI­CA DE MI­LLO­NA­RIOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | En Primer Plano -

Es el país más ca­ro del pla­ne­ta. No es ex­tra­ño: el nue­ve por cien­to de su po­bla­ción tie­ne más de un mi­llón de dó­la­res en el ban­co. Sus ul­tra­rri­cos han ins­pi­ra­do el úl­ti­mo ta­qui­lla­zo de Holly­wood, 'Crazy rich asians', pe­ro no to­do son luces en es­ta fá­bri­ca de mi­llo­na­rios. Se lo con­ta­mos.

Hay, al me­nos, dos ver­sio­nes dis­tin­tas (y ca­si opues­tas) del mis­mo lu­gar. Es­tá el Sin­ga­pur de los co­ches de lu­jo, las man­sio­nes, los enor­mes ras­ca­cie­los y las fies­tas os­ten­to­sas que Crazy rich asians, el úl­ti­mo ta­qui­lla­zo de Holly­wood, pin­ta so­bre la reali­dad co­ti­dia­na del país asiá­ti­co, y es­tá el país del mer­ca­do ca­lle­je­ro de Sun­gei Road, don­de los ven­de­do­res lo­ca­les se api­ñan en un es­pa­cio mi­núscu­lo pa­ra ven­der sus ba­ra­ti­jas y tra­tar de so­bre­vi­vir en el país más ca­ro del mun­do. De he­cho, hay un ter­cer Sin­ga­pur más: el que fue es­ce­na­rio de la his­tó­ri­ca cum­bre bi­la­te­ral en­tre Do­nald Trump y Kim Jong-un y que se ha con­ver­ti­do en un ac­tor po­lí­ti­co de pri­me­ra mag­ni­tud en el ta­ble­ro geo­es­tra­té­gi­co mun­dial. Pe­ro las som­bras de su ex­pe­dien­te de­mo­crá­ti­co son tan­tas o más que las luces de su es­pec­ta­cu­lar eco­no­mía. En di­ciem­bre del año pa­sa­do, la or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria Hu­man Rights Watch emi­tía un alar­man­te in­for­me so­bre la sa­lud de­mo­crá­ti­ca de Sin­ga­pur. «Ba­jo la su­per­fi­cie de re­lu­cien­tes ras­ca­cie­los hay un lu­gar re­pre­si­vo, en el que el Go­bierno res­trin­ge lo que se pue­de de­cir, pu­bli­car, ha­cer, leer o ver». No es una de­nun­cia ais­la­da. Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal tam­bién ha aler­ta­do so­bre las se­ve­ras res­tric­cio­nes a la li­ber­tad de ex­pre­sión y que, en­tre otras co­sas, im­pi­den que exis­ta una au­tén­ti­ca opo­si­ción po­lí­ti­ca. Tam­po­co hay li­ber­tad de pren­sa, se­gún Re­por­te­ros sin Fron­te­ras. Apar­te

de con­tro­lar los me­dios pú­bli­cos, el Eje­cu­ti­vo es ac­cio­nis­ta de los pri­va­dos. Y es que, aun­que so­bre el pa­pel Sin­ga­pur es una re­pú­bli­ca par­la­men­ta­ria que ce­le­bra elec­cio­nes li­bres ca­da seis años, la reali­dad es que no exis­te al­ter­nan­cia po­lí­ti­ca: el Par­ti­do de Ac­ción Po­pu­lar (PAP), fun­da­do por Lee Kuan Yew, es­tá en el Go­bierno des­de 1959. «De 100 dipu­tados que hay en el Parlamento, 91 son del Go­bierno. Hay elec­cio­nes li­bres, pe­ro el par­ti­do en el po­der es el de los pa­dres fun­da­do­res y ha lo­gra­do que su dis­cur­so de es­ta­bi­li­dad ca­le en la po­bla­ción», ex­pli­ca Vi­cen­te Mas, res­pon­sa­ble de ne­go­cios de la Em­ba­ja­da es­pa­ño­la en Sin­ga­pur. Sin­ga­pur se in­de­pen­di­zó de Gran Bre­ta­ña en 1963 pa­ra pa­sar a for­mar par­te de Ma­la­sia, aun­que la so­lu­ción ape­nas du­ró dos años. Con­ver­ti­do por fin en un es­ta­do so­be­rano, Sin­ga­pur no te­nía in­fra­es­truc­tu­ras ni re­cur­sos na­tu­ra­les, pe­ro sí un lí­der con de­ter­mi­na­ción.

TIE­RRA DE MI­LLO­NA­RIOS. Lee Kuan Yew lle­gó al po­der en 1959, to­da­vía du­ran­te el man­da­to bri­tá­ni­co y guio al país has­ta la in­de­pen­den­cia. Ha­bía cre­ci­do en una fa­mi­lia de ori­gen chino, pe­ro fue edu­ca­do en los va­lo­res co­lo­nia­les bri­tá­ni­cos y es­tu­dió De­re­cho en el Reino Uni­do. Vol­vió con un pro­yec­to pa­ra con­ver­tir Sin­ga­pur es un país prós­pe­ro y mo­derno. Presumen de te­ner la me­jor edu­ca­ción del pla­ne­ta y de ser el país más se­gu­ro del mun­do, el más tec­no­ló­gi­co y el ter­ce­ro más com­pe­ti­ti­vo. Y, aun­que es el lu­gar más ca­ro pa­ra vi­vir del pla­ne­ta, tie­ne la ter­ce­ra ren­ta per cá­pi­ta más al­ta (56.000 dó­la­res). Y 'pro­du­ce' más mi­llo­na­rios que na­die: nue­ve de ca­da cien ha­bi­tan­tes tie­nen más de un mi­llón de dó­la­res en el ban­co. Uno de los se­cre­tos de su es­pec­ta­cu­lar trans­for­ma­ción es­tá en su pri­vi­le­gia­da po­si­ción geo­es­tra­té­gi­ca en mi­tad de una de las ru­tas de na­ve­ga­ción más im­por­tan­tes del mun­do. Ade­más, Sin­ga­pur atrae a em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos de to­do el mun­do. De he­cho, un ter­cio de su po­bla­ción es ex­tran­je­ra. Y el Go­bierno es­ti­ma que en 2030 los ex­pa­tria­dos se­rán más de la mi­tad. Y Es­pa­ña no es nin­gu­na ex­cep­ción. «Hay más de 100 em­pre­sas es­pa­ño­las es­ta­ble­ci­das aquí, 14 de ellas son del IBEX. Ade­más, unas 4000 más ha­cen ne­go­cios con el país. Son cons­truc­to­ras, em­pre­sas fi­nan­cie­ras, de se­gu­ros, con­sul­to­ras…», ex­pli­ca Vi­cen­te Mas. Pe­ro ¿es un pa­raí­so fiscal? «No, no es­tá en la lis­ta de la Unión Eu­ro­pea. Pe­ro es cier­to que tie­ne me­nos im­pues­tos de so­cie­da­des». Lee Kuan Yew con­si­guió que, en­tre 1960 y 1980, la ren­ta per cá­pi­ta se mul­ti­pli­ca­ra por 15. Cuan­do mu­rió, en 2015, 450.000 per­so­nas pa­sa­ron por su ca­pi­lla ar­dien­te y Ba­rack Oba­ma lo des­cri­bió co­mo un «gigante de la his­to­ria que se­rá re­cor­da­do

Pa­ra ga­ran­ti­zar la 'ar­mo­nía ra­cial', se im­po­nen cuo­tas en las vi­vien­das de pro­tec­ción ofi­cial, don­de vi­ve el 80 por cien­to de la po­bla­ción. El Go­bierno de­ci­de quié­nes son tus ve­ci­nos

co­mo el pa­dre del Sin­ga­pur mo­derno». Des­de 2004, su hi­jo –el pri­mer mi­nis­tro Lee Hsien Loong– si­gue sus pa­sos. Du­ran­te su man­da­to, Lee Kuan Yew apos­tó por la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad. O, co­mo se di­ce en el país, por la 'ar­mo­nía ra­cial' en­tre una po­bla­ción don­de los chi­nos son ma­yo­ría (el 77 por cien­to), fren­te a ma­la­yos (14) e in­dios (8). El idio­ma ofi­cial es el in­glés. La con­vi­ven­cia se ga­ran­ti­za gra­cias a res­tric­ti­vas le­yes que im­pi­den «pro­mo­ver sen­ti­mien­tos de hos­ti­li­dad en­tre ra­zas o re­li­gio­nes». Aun­que, en reali­dad, la me­di­da más efec­ti­va de to­das fue im­po­ner un es­tric­to sis­te­ma de cuo­tas ra­cia­les en las vi­vien­das so­cia­les. En Sin­ga­pur, el 80 por cien­to de sus ciu­da­da­nos vi­ve en apar­ta­men­tos cons­trui­dos por el Es­ta­do, más de un mi­llón en to­tal. Las ra­tios ét­ni­cas han con­se­gui­do erra­di­car los gue­tos. Es­tas cons­truc­cio­nes for­man par­te, ade­más, de un plan ur­ba­nís­ti­co pa­ra lu­char con­tra la reali­dad de es­tar asen­ta­do so­bre un te­rri­to­rio mi­núscu­lo que, gra­cias a la arquitectura más van­guar­dis­ta, ha ido ga­nán­do­le te­rreno al mar. Con una po­bla­ción de 5,6 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y 720 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de te­rri­to­rio, Sin­ga­pur es el ter­cer país con ma­yor den­si­dad del mun­do.

PE­NA DE MUER­TE Y CAS­TI­GOS.

Lee en­ten­día que la con­vi­ven­cia y el pro­gre­so eco­nó­mi­co re­que­rían sa­cri­fi­car al­gu­nas li­ber­ta­des y por eso su ho­ja de ser­vi­cios in­clu­yó de­ten­cio­nes sin jui­cio a opo­si­to­res y pe­rio­dis­tas. «Te­ne­mos que en­ce­rrar a gen­te sin jui­cio. Sean co­mu­nis­tas, cho­vi­nis­tas de la len­gua o ex­tre­mis­tas re­li­gio­sos. De no ha­cer­lo, arrui­na­rán el país», lle­gó a de­cir. La pe­na ca­pi­tal to­da­vía se apli­ca en el país. Fun­da­men­tal­men­te, en ca­sos de ase­si­na­to y en de­li­tos de nar­co­trá­fi­co. El sim­ple con­su­mo o po­se­sión de ma­rihua­na se pue­de pe­nar has­ta con diez años de cár­cel y tra­fi­car con ella pue­de su­po­ner la hor­ca. Tam­bién hay más de 30 de­li­tos que con­lle­van cas­ti­gos cor­po­ra­les in­fli­gi­dos con va­ras de ra­tán. In­frac­cio­nes me­no­res, co­mo mas­car chi­cle (que es­tá ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­do) o co­mer en el trans­por­te pú­bli­co con­lle­van cuan­tio­sas mul­tas. «Es­te es el país del mun­do con más cá­ma­ras de se­gu­ri­dad por ha­bi­tan­te. No ca­be du­da de que exis­te mu­cho con­trol. Y mu­chas mul­tas. Pe­ro al­gu­nas son so­lo sim­bó­li­cas. Por ejem­plo, hay una mul­ta por no ti­rar de la ca­de­na en el ba­ño pú­bli­co. Es muy di­fí­cil de apli­car, pe­ro a la vez to­do el mun­do lo ha­ce por edu­ca­ción. Ese era el es­pí­ri­tu de Lee Kuan Yew: 'Con dis­ci­pli­na se lle­ga a to­das par­tes'», ex­pli­ca Vi­cen­te Mas. El pro­pio fun­da­dor lo re­co­no­cía abier­ta­men­te: «Si no hu­bié­ra­mos in­ter­ve­ni­do en cues­tio­nes per­so­na­les, quién es tu ve­cino, có­mo vi­ves, el rui­do que me­tes, si es­cu­pes o la len­gua que ha­blas, no es­ta­ría­mos aquí aho­ra. De­ci­di­mos lo que era co­rrec­to». Pe­ro ese res­tric­ti­vo mo­de­lo so­cial no ha con­se­gui­do ter­mi­nar con la desigualdad. Las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de las em­plea­das de ho­gar o los tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción lle­ga­dos de Fi­li­pi­nas, Ban­gla­dés o In­do­ne­sia son de una pre­ca­rie­dad ex­tre­ma que a ve­ces ro­za la se­mi­es­cla­vi­tud, se­gún re­ve­la­ba es­te mis­mo año un re­por­ta­je de la CNN. Otra re­ve­la­do­ra en­cues­ta de 2012 des­cu­brió que el 56 por cien­to de los en­tre­vis­ta­dos aban­do­na­ría Sin­ga­pur si pu­die­ra. Na­da que ver con las pro­cla­mas del Go­bierno. El mi­nis­tro de asun­tos Ex­te­rio­res, Vi­vian Ba­la­krish­nan, las sin­te­ti­za­ba así. «La gen­te vi­si­ta­rá Sin­ga­pur y di­rá: 'He vis­to el fu­tu­ro y fun­cio­na'».

Un ter­cio de la po­bla­ción es ex­tran­je­ra, y en 2030 los ex­pa­tria­dos se­rán más de la mi­tad. Hay unas 100 em­pre­sas es­pa­ño­las es­ta­ble­ci­das allí; 14 del IBEX

"Te­ne­mos que en­ce­rrar a gen­te sin jui­cio. Sean co­mu­nis­tas o ex­tre­mis­tas re­li­gio­sos. De no ha­cer­lo, arrui­na­rán el país", lle­gó a de­cir su lí­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.