Ro­se Mcgowan dis­pa­ra: «El #Metoo es men­ti­ra»

Es la úni­ca mu­jer ca­paz de lle­var al pro­duc­tor Har­vey Weinstein a la cár­cel. Sin em­bar­go, cri­ti­ca el mo­vi­mien­to que se ha desata­do en Holly­wood con­tra los abu­sos se­xua­les. Lo con­si­de­ra una im­pos­tu­ra. Ha­bla­mos con la ac­triz que ha re­vo­lu­cio­na­do la me­ca del

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR DECCA AITKENHEAD / FO­TO­GRA­FÍA: PIP

Ha­ce tan so­lo un año, en Holly­wood ido­la­tra­ban al pro­duc­tor Har­vey Weinstein; Ke­vin Spa­cey era el pre­fe­ri­do en Broad­way; y na­die du­da­ba del buen nom­bre de Morgan Free­man. Ro­se Mcgowan so­lo era co­no­ci­da por pro­ta­go­ni­zar Em­bru­ja­das, una al­mi­ba­ra­da se­rie de te­le­vi­sión. Y en­ton­ces, ha­ce do­ce me­ses, es­ta­lló la no­ti­cia bom­ba: la ac­triz era una de las ocho mu­je­res a las que Weinstein ha­bía pa­ga­do pa­ra que no ha­bla­ran de los pre­sun­tos abu­sos se­xua­les a los que el pro­duc­tor les ha­bía so­me­ti­do. La re­ve­la­ción se pro­pa­gó co­mo la pól­vo­ra. Al po­co tiem­po, cen­te­na­res de fa­mo­sos fue­ron se­ña­la­dos co­mo abu­sa­do­res se­xua­les. Mu­chos de ellos per­die­ron el tra­ba­jo. Ac­tri­ces tan fa­mo­sas co­mo Gwy­neth Pal­trow o Sal­ma Ha­yek han da­do un pa­so al fren­te y re­ve­la­do abu­sos se­xua­les, pe­ro, si el mo­vi­mien­to #Metoo tie­ne ca­ra y ojos, es­tos son lo de Ro­se Mcgowan. Na­ci­da en el seno de los Hi­jos de Dios –una sec­ta en la que im­pe­ra­ba la po­li­ga­mia–, Ro­se se fu­gó en la ado­les­cen­cia y vi­vió en la ca­lle has­ta que lle­gó a Los Án­ge­les, don­de se con­vir­tió en el anoré­xi­co ju­gue­te se­xual de un dro­ga­dic­to. Sus si­guien­tes no­vios no fue­ron me­jo­res. Pe­ro em­pe­zó a tra­ba­jar en pe­lí­cu­las, y su ca­rre­ra fue tor­nán­do­se pro­me­te­do­ra, has­ta el pun­to de que co­no­ció a Har­vey Weinstein. Se en­con­tra­ron en la ha­bi­ta­ción de ho­tel don­de el pro­duc­tor es­ta­ba alo­ja­do y en la que, se­gún cuen­ta Mcgowan, él la vio­ló. Ro­se ase­gu­ra que des­de ese mo­men­to Weinstein la pu­so en la lis­ta ne­gra. Con­si­guió tra­ba­jar en Em­bru­ja­das, pe­ro –siem­pre se­gún su ver­sión–, tras acu­sar a Weinstein de abu­sos, el pro­duc­tor hi­zo que unos an­ti­guos agen­tes del Mos­sad la si­guie­ran y le ro­ba­ran el ma­nus­cri­to de su li­bro de me­mo­rias, ti­tu­la­do Bra­ve ('Va­lien­te'). En fe­bre­ro, una ac­ti­vis­ta trans­gé­ne­ro –«con­tra­ta­da por Weinstein», ex­pli­ca– boi­co­teó una de las pri­me­ras lec­tu­ras en pú­bli­co de Bra­ve y cu­brió de in­sul­tos a la ac­triz. La dis­cu­sión fue su­bien­do de tono, y en las re­des so­cia­les ta­cha­ron a Mcgowan de «trans­fó­bi­ca». El es­cán­da­lo lle­vó a la can­ce­la­ción de la gi­ra pro­mo­cio­nal del li­bro. Se­gún ex­pli­ca, «me sen­tía co­mo un bo­xea­dor con­tra las cuer­das. Fue bru­tal». Sin em­bar­go, lo que vino des­pués fue peor. Han trans­cu­rri­do sie­te me­ses y Weinstein es­tá for­mal­men­te acu­sa­do de abu­sos se­xua­les y va a ser juz­ga­do... al igual que la pro­pia Ro­se, acu­sa­da de te­nen­cia de co­caí­na. Mcgowan ase­gu­ra que un es­bi­rro del pro­duc­tor le pu­so la dro­ga pa­ra que la ha­lla­ra la Po­li­cía. En agos­to se su­po que otra acu­sa­do­ra de Weinstein y an­ti­gua alia­da de Mcgowan, la ac­triz Asia Ar­gen­to, su­pues­ta­men­te se acos­tó con un ac­tor me­nor de edad; se di­ce que la en­ton­ces pa­re­ja de Ar­gen­to, el chef Ant­hony Bour­dain, pa­gó mi­les de dó­la­res al ac­tor, pa­ra arre­glar el asun­to sin pi­sar un juz­ga­do. Más tar­de, Bour­dain se qui­tó la vi­da. Ar­gen­to nie­ga ha­ber man­te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les con el mu­cha­cho, pe­ro Mcgowan es­cri­bió una car­ta abier­ta en la que las con­fir­ma­ba. La vís­pe­ra de mi en­cuen­tro con Ro­se, Ar­gen­to ha he­cho pú­bli­ca su in­ten­ción de po­ner­le una de­nun­cia a su an­ti­gua ami­ga. En vis­ta de to­do es­te tor­be­llino, no es de ex­tra­ñar que na­die ha­ya re­pa­ra­do en lo que la ac­triz tie­ne que de­cir so­bre Holly­wood: «Igual

"SI CREES QUE LO QUE PA­SA EN HOLLY­WOOD NO VA CON­TI­GO, TE EQUIVOCAS" "Es im­po­si­ble que Meryl Streep no su­pie­se lo de Weinstein". Las ac­tri­ces de Holly­wood, di­ce, "son unas im­pre­sen­ta­bles"

crees que lo que pa­sa en Holly­wood no va con­ti­go –es­cri­be en su li­bro–. Pe­ro te equivocas. ¿Quién crees que se en­car­ga de mol­dear la reali­dad que te ro­dea?». La in­dus­tria del ci­ne des­cri­ta por Ro­se es un mun­do «as­que­ro­so», don­de las ac­tri­ces son de­gra­da­das y ex­plo­ta­das; los hom­bres di­ri­gen el no­ven­ta y seis por cien­to de las pe­lí­cu­las y las men­tes de los es­pec­ta­do­res son mol­dea­das por una mi­ra­da mas­cu­li­na tan so­lo in­tere­sa­da en un as­pec­to de la mu­jer: «Que sea fo­lla­ble». Mcgowan agre­ga: «Al fi­nal ter­mi­na­mos por asu­mir que el ideal fe­me­nino lo re­pre­sen­ta el pe­la­zo de las es­tre­llas» y sus di­men­sio­nes cor­po­ra­les de Bar­bie.

"Los se­gui­do­res de Trump es­tán equi­vo­ca­dos en to­do, pe­ro de­tes­tan a los de Holly­wood por­que son unos pro­gres de pe­ga... y en eso tie­nen ra­zón, al cien por cien" "¿Tan­to os ha­béis di­ver­ti­do, ami­gas? ¿De ver­dad? –es­pe­ta a las que creen que las de­nun­cias ame­na­zan la se­duc­ción–. Yo lo veo co­mo una hu­mi­lla­ción"

«Si lo sa­bré yo, que he con­tri­bui­do a es­ta co­me­du­ra de co­co gi­gan­tes­ca».

"LAS PE­LÍ­CU­LAS DE HOLLY­WOOD PRO­GRA­MAN TU MEN­TE"

Cuan­do en­tre­vis­tas a una ac­triz, lo nor­mal es que tra­te de con­ven­cer­te de que va­yas a ver su nue­va pe­lí­cu­la. Pe­ro Mcgowan quie­re que boi­co­tee­mos los ci­nes. «Por­que te pro­gra­man men­tal­men­te». La ac­triz lle­ga a com­pa­rar las pe­lí­cu­las de Holly­wood con la por­no­gra­fía in­fan­til: su vi­sio­na­do no so­lo nos per­ju­di­ca, tam­bién nos con­vier­te en cóm­pli­ces del tra­to in­digno dis­pen­sa­do a las ac­tri­ces. «Yo prác­ti­ca­men­te he de­ja­do de ver pe­lí­cu­las». Tam­bién ju­ra que nun­ca más va a vol­ver a ac­tuar, y esa de­ci­sión le con­fie­re li­ber­tad ab­so­lu­ta pa­ra ha­blar con una sin­ce­ri­dad ve­ta­da a otras mu­je­res del sec­tor. «Sen­ci­lla­men­te, me pa­re­cen unas im­pre­sen­ta­bles. No es­tán com­pro­me­ti­das con na­da. Las en­cuen­tro pa­té­ti­cas. No me gus­tan un pe­lo. Ni una so­la re­vis­ta fe­me­ni­na ni una so­la or­ga­ni­za­ción de mu­je­res me ha brin­da­do su apo­yo. ¿Có­mo se ex­pli­ca?». A Ro­se no la han in­vi­ta­do a nin­guno de los al­muer­zos or­ga­ni­za­dos por la cam­pa­ña #Metoo. «Tam­po­co iría, por­que son pa­ya­sa­das. Mier­da en es­ta­do pu­ro. Men­ti­ri­ji­llas pia­do­sas pa­ra que esas ti­pa­rra­cas se sien­tan me­jor con­si­go mis­mas. Co­noz­co a esa gen­te. Son co­bar­des». Mcgowan no se cor­ta un pe­lo: «Los se­gui­do­res de Do­nald Trump se­gu­ra­men­te es­tán equi­vo­ca­dos en to­do lo de­más, pe­ro de­tes­tan a los de Holly­wood por­que son unos pro­gres de pe­ga... y en eso tie­nen ra­zón, al cien por cien. Son unos mier­das, y en el fon­do lo sa­ben. Sus vi­das es­tán va­cías. Vi­ven unas vi­das va­cías por­que ellos mis­mos es­tán va­cíos por den­tro». Mcgowan en­cuen­tra «li­te­ral­men­te im­po­si­ble» que Meryl Streep no su­pie­ra na­da so­bre las ac­ti­vi­da­des se­xua­les de Weinstein. Streep in­sis­te en que lo ig­no­ra­ba to­do; cuan­do Ro­se em­pie­za a ha­blar, su re­la­cio­nes pú­bli­cas la mi­ra y ha­ce ges­tos. «Sí, cla­ro, se su­po­ne que ca­da vez ten­go que de­cir 'a mi mo­do de ver', 'creo que'...». Es­bo­za una son­ri­sa. «Y bien, a mi mo­do de ver, las víctimas de ese ti­po han si­do mi­lla­res. Con unos ape­ti­tos co­mo los su­yos, a Weinstein no tu­vo que bas­tar­le con unos cuan­tos cen­te­na­res». Me pre­gun­to si otras in­te­gran­tes del mo­vi­mien­to #Metoo ex­clu­yen a Mcgowan por­que te­men que su ra­bia tan vis­ce­ral ahu­yen­te a la opi­nión pú­bli­ca. «A ve­ces me sien­to embargada por la có­le­ra de los jus­tos, sí, pe­ro ten­go de­re­cho a sen­tir­me in­dig­na­da. Las mu­je­res tie­nen de­re­cho a sen­tir­se in­dig­na­das. Y cuan­do lo es­tán las des­cri­ben co­mo des­equi­li­bra­das: es­ta tía es­tá lo­ca. Por­que re­sul­tan 'po­co de­co­ro­sas'. Pe­ro si te en­cuen­tras me­ti­da en una de es­tas si­tua­cio­nes ter­mi­nas por har­tar­te». ¿No cree que va­le la pe­na au­to­cen­su­rar­se un po­co a fin de con­se­guir ob­je­ti­vos a lar­go pla­zo? Me mi­ra fi­ja­men­te. «Yo creo que he si­do bas­tan­te efec­ti­va, la ver­dad. Dí­ga­me el nom­bre de otra per­so­na que ha­ya si­do más re­so­lu­ti­va. Cuan­do ha­bla­mos de la si­tua­ción de la mu­jer, las com­po­nen­das no nos han lle­va­do muy le­jos». Al­gu­nas mu­je­res opi­nan que el #Metoo es un mo­vi­mien­to pu­ri­tano que ame­na­za el jue­go de la se­duc­ción. «¿Tan­to os ha­béis di­ver­ti­do, ami­gas? –pre­gun­ta Ro­se de for­ma re­tó­ri­ca–. ¿De ver­dad lo ha­béis pa­sa­do tan bien? Pa­ra mí no es di­ver­ti­do. Yo lo veo co­mo hu­mi­lla­ción, co­mo el ro­bo de tu al­ma. Las mu­je­res que di­cen eso creen en los cuen­tos de ha­das».

"¿PER­DO­NAR? QUE SE VA­YAN A LA MIER­DA"

Ha­ce unos me­ses, du­ran­te una en­tre­vis­ta con al­gu­nas ac­ti­vis­tas, Oprah Win­frey sa­có a re­lu­cir la cuestión del per­dón. ¿En qué mo­men­to va a lle­gar el per­dón? ¿Qué pien­sa Mcgowan al res­pec­to? «Que se va­yan a la mier­da. A la mier­da con su

per­dón. Esos in­di­vi­duos si­guen ha­cien­do de las su­yas, así que no hay lu­gar pa­ra el per­dón. ¿Bo­rrón y cuen­ta nue­va? ¡Ja! Las per­so­nas de esa ge­ne­ra­ción no tie­nen re­me­dio; si­guen con sus idio­te­ces de siem­pre. Que no me ven­gan con sus ro­llos de ve­jes­to­rios. Y, so­bre to­do, que no se los en­dil­guen a las víctimas. Por­que es una for­ma de ha­cer que se ca­llen. Se su­po­ne que te­ne­mos que ser per­fec­tas se­ño­ri­tas y per­do­nar­lo to­do, pe­ro no nos han tra­ta­do co­mo a se­ño­ri­tas. ¿El per­dón? Qui­zá cuan­do ten­ga ochen­ta años. Si me da por ahí». ¿Qué es lo que Ro­se ne­ce­si­ta pa­ra ser ca­paz de per­do­nar? «Jus­ti­cia». ¿Y qué cla­se de jus­ti­cia me­re­ce Weinstein? «La ca­de­na per­pe­tua. Que se pu­dra en la cár­cel por ha­ber arrui­na­do tan­tas vi­das. Qui­zá en­ton­ces po­dré per­do­nar». Me in­tere­sa su opi­nión so­bre otra po­lé­mi­ca sus­ci­ta­da por el #Metoo. Cier­tas ac­ti­vis­tas ra­di­ca­les ar­gu­men­tan que ha lle­ga­do el mo­men­to de aca­bar con el pa­triar­ca­do y que si al­gu­nos hom­bres ino­cen­tes sa­len per­ju­di­ca­dos, acu­sa­dos in­jus­ta­men­te, hay que con­si­de­rar­los da­ños co­la­te­ra­les. Otras ac­ti­vis­tas lo ven de dis­tin­ta ma­ne­ra: de­fien­den que si ha­cen abs­trac­ción de la jus­ti­cia, las mu­je­res se vuel­ven tan de­lez­na­bles co­mo los hom­bres que abu­sa­ron de ellas. En es­te sen­ti­do, Ro­se con­fía en que los fal­sa­men­te acu­sa­dos «sal­gan bien li­bra­dos en los tri­bu­na­les», pe­ro al mo­men­to aña­de: «En reali­dad, no creo que es­te­mos ha­blan­do de tan­tos hom­bres». ¿Se sien­te de­cep­cio­na­da por el he­cho de que otras mu­je­res ha­yan pre­fe­ri­do guar­dar si­len­cio? «No, tam­po­co es­tán obli­ga­das a ha­blar. Han vis­to lo que me ha pa­sa­do. Y lo que les ha pa­sa­do a otras per­so­nas, y pre­fie­ren no com­pli­car­se la vi­da. To­do es­to te con­su­me la vi­da. Yo he re­nun­cia­do a mu­chas co­sas. De­ci­dí no te­ner hi­jos, por­que sa­bía que iba a plan­tar ca­ra y en­fren­tar­me al po­der. Si hu­bie­ra te­ni­do hi­jos, no ha­bría po­di­do ha­cer­lo. De­ma­sia­do pe­li­gro­so». ¿Es­tá di­cién­do­me que re­nun­ció a la ma­ter­ni­dad pa­ra aca­bar con Weinstein? «Sí, exac­ta­men­te».

"¿SUICIDARME? NO VOY A DE­JAR QUE ÉL SE SAL­GA CON LA SU­YA"

Ro­se es­tá dis­pues­ta a arros­trar las con­se­cuen­cias de sus de­cla­ra­cio­nes. Me di­ce que ha te­ni­do que ven­der su ca­sa pa­ra pa­gar a los abo­ga­dos. «Weinstein quie­re ver­me en la rui­na». La de­nun­cia por te­nen­cia de dro­gas «a es­tas al­tu­ras me ha­brá cos­ta­do más de dos­cien­tos mil dó­la­res, y eso que ni si­quie­ra he­mos ido al jui­cio. Y na­die me ha ofre­ci­do su ayu­da». ¿El peor mo­men­to tras el es­ta­lli­do del ca­so Weinstein? «Cuan­do me es­po­sa­ron an­tes de que es­po­sa­ran a mi vio­la­dor. Sien­tes el im­pul­so de caer de ro­di­llas y po­ner­te a gri­tar, pe­ro no lo hi­ce por­que, si em­pie­zo, ya no pa­ro». No se per­mi­te al­ber­gar pen­sa­mien­tos sui­ci­das, «por­que es lo que él quie­re, des­qui­ciar­me, pa­ra que co­me­ta al­go irre­pa­ra­ble. Pe­ro no voy a de­jar que se sal­ga con la su­ya. Ni ha­blar». Muy al con­tra­rio, se con­si­de­ra «una de las per­so­nas más es­ta­bles del mun­do, te­nien­do en cuen­ta to­do lo que me ha pa­sa­do. Si hay una per­so­na con de­re­cho a es­tar un po­co lo­ca, soy yo. Pe­ro no lo es­toy». La có­le­ra de Ro­se Mcgowan, fría y so­me­ti­da a con­trol, da la im­pre­sión de ser inex­tin­gui­ble. Y cu­rio­sa­men­te no pa­re­ce ha­cer­la in­fe­liz. «En mu­chos sen­ti­dos es­toy en un gran mo­men­to. Ten­go una li­ber­tad que des­co­no­cía. Y to­do mar­cha se­gún lo pla­neé. Que­ría de­jar cla­ro a to­dos que, si lo­gras cor­tar­le la ca­be­za al po­der, pue­des ha­cer cual­quier co­sa que te pro­pon­gas». Es­pe­ro que la gen­te to­me no­ta de sus pa­la­bras. «Sí». Son­ríe y aña­de: «Yo tam­bién». O, por de­cir­lo en in­glés: me too.

"A ve­ces me sien­to embargada por la có­le­ra de los jus­tos, sí, pe­ro ten­go de­re­cho a sen­tir­me in­dig­na­da. Las mu­je­res tie­nen de­re­cho a sen­tir­se in­dig­na­das"

LA AC­TRIZ Y EL 'DE­PRE­DA­DOR' En 2010, Ro­se Mcgowan con Har­vey Weinstein. Sus acu­sa­cio­nes de que el pro­duc­tor la vio­ló en más de una oca­sión son las úni­cas que no ha­brían pres­cri­to.

¿AMI­GAS? En una pro­tes­ta con su en­ton­ces ami­ga Asia Ar­gen­to, aho­ra acu­sa­da de ha­ber abu­sa­do de un ac­tor me­nor de edad. Mcgowan con­fir­mó el abu­so al de­cir que Asia ha­bía en­via­do unos men­sa­jes en los que lo con­ta­ba. ¿CÓM­PLI­CES? Ro­se Mcgowan es muy crítica con ac­tri­ces co­mo Meryl Streep o con Hi­llary Clin­ton. Mcgowan apo­yó a Clin­ton, pe­ro se arre­pien­te: «No creo po­si­ble que no su­pie­ra la ver­dad so­bre Weinstein».

CON SU PA­RE­JA Mcgowan con su ac­tual pa­re­ja, la mo­de­lo de gé­ne­ro no bi­na­rio Rain Do­ve. Ase­gu­ra que Do­ve es de gran ayu­da, «pe­ro sé apa­ñár­me­las so­la».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.