BIEN­VE­NI­DO OFIU­CO

LA NUE­VA CONS­TE­LA­CIÓN NOS CAM­BIA EL HO­RÓS­CO­PO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - FOTO: SAN­DRA ALON­SO

¿DIS­PUES­TO A CAM­BIAR DE SIGNO? Si con­sul­tas el zo­día­co de­bes sa­ber que lo más pro­ba­ble es que vi­vas en un en­ga­ño. No por­que la as­tro­lo­gía no ten­ga na­da de cien­cia, sino por­que du­ran­te 2.000 años ha ocul­ta­do un signo. ¡Ma­ni­fiés­ta­te, Ofiu­co!, de­ja de ser la cons­te­la­ción pros­cri­ta del ho­rós­co­po.

Tan­to­sa­ños mi­ran­do de reojo las pre­vi­sio­nes que anun­cia­ba Sagitario en las re­vis­tas para des­cu­brir al fi­nal que el ar­que­ro no tie­ne na­da que ver con ella. Lo­la Ló­pez no cree mu­cho en es­to del ho­rós­co­po, pe­ro el des­cu­bri­mien­to la ha sor­pren­di­do: «Le­vo trin­ta anos sen­do Sa­xi­ta­rio… xa lle co­lle­ra ca­ri­ño!», bro­mea.

Ella na­ció el 10 de di­ciem­bre de 1986. A esas al­tu­ras del año el fon­do de es­tre­llas que po­día ver­se des­de su Ne­grei­ra na­tal era el de otra cons­te­la­ción: Ofiu­co. Los grie­gos y los ba­bi­lo­nios ya te­nían cons­tan­cia de ella pe­ro pre­fi­rie­ron de­jar­la a un la­do. Te­nían sus mo­ti­vos. Di­vi­dir la es­fe­ra ce­les­te en 12 par­tes igua­les de­ja­ba un re­par­to más re­don­do. Ade­más, coin­ci­dían con los me­ses del año y no da­ba un nú­me­ro tan su­pers­ti­cio­so co­mo el 13. La as­tro­lo­gía atri­bu­ye un signo a ca­da una de las cons­te­la­cio­nes por las que pa­sa el Sol en su apa­ren­te re­co­rri­do anual por los cie­los (la que gi­ra es la Tie­rra, al­re­de­dor del as­tro). Ca­da una se sue­le iden­ti­fi­car con una fi­gu­ra ins­pi­ra­da en el tra­za­do re­sul­tan­te de unir la agru­pa­ción ar­bi­tral de es­tre­llas que la for­man. Pues bien, du­ran­te los 365 días que du­ra el año, el Sol no pa­sa por 12 cons­te­la­cio­nes, co­mo re­za la as­tro­lo­gía, sino por 13, co­mo mi­de la astronomía. La NASA lo aca­ba de ex­pli­car en uno de sus úl­ti­mos tuits: «No­so­tros no he­mos cam­bia­do los sig­nos del zo­día­co, so­la­men­te he­mos he­cho ma­te­má­ti­cas».

RE­CO­NO­CI­DO DES­DE 1930

To­dos los años, ca­da 30 de no­viem­bre, el Sol en­tra en Ofiu­co y sa­le para apun­tar ha­cia Sagitario el 18 de di­ciem­bre. «Si to­ma­mos el signo de una per­so­na co­mo la cons­te­la­ción en la que es­tá el Sol en el mo­men­to del na­ci­mien­to, no so­lo es­tá mal Ofiu­co, prác­ti­ca­men­te to­dos los sig­nos zo­dia­ca­les no coin­ci­den con la reali­dad del cie­lo. Si has leí­do al­gu­na vez tu ho­rós­co­po, hay mu­chas po­si­bi­li­da­des de que no es­tu­vie­ras le­yen­do tu ver­da­de­ro signo», apun­ta el as­tró­no­mo Bor­ja To­sar.

¿Por qué la to­ma­ron con Ofiu­co? ¿Por qué la as­tro­lo­gía ob­vió a es­ta y no a otra cons­te­la­ción? Para los que odien al rep­til, hay que re­cor­dar que el em­ble­ma de las ser­pien­tes cru­za­das re­pre­sen­ta a la pro­fe­sión mé­di­ca. La Unión As­tro­nó­mi­ca In­ter­na­cio­nal re­co­no­ce a Ofiu­co des­de 1930. Es una de las 88 cons­te­la­cio­nes des­cri­tas. En 1995, Jac­que­li­ne Mit­ton, de la Real So­cie­dad de Astronomía bri­tá­ni­ca, la in­clu­yó en la lis­ta de los sig­nos en una se­rie de di­vul­ga­ción de la BBC. Sin em­bar­go, los as­tró­lo­gos si­guen dán­do­le la es­pal­da. «Los as­tró­no­mos te­ne­mos muy pre­sen­te a Ofiu­co, es una cons­te­la­ción enor­me en­tre Sagitario y Escorpio, es­pe­cial­men­te en ve­rano, cuan­do me­jor se ve. La as­tro­lo­gía sí pa­re­ce ol­vi­dar­se de ella, pe­ro astronomía y as­tro­lo­gía tie­nen po­co que ver. La pri­me­ra es la cien­cia que es­tu­dia el uni­ver­so, la se­gun­da, una su­pers­ti­ción que in­ten­ta de­ter­mi­nar la per­so­na­li­dad o des­tino de una per­so­na por la in­fluen­cia de unas es­tre­llas que es­tán más allá del sis­te­ma so­lar», ex­pli­ca To­sar. «Eu creo que se­gui­rei di­cin­do que son Sa­xi­ta­rio», re­co­no­ce Lo­la. Aun con cien­cia, a ver quién se des­pren­de de su vie­jo signo. «En la cul­tu­ra po­pu­lar hay más in­for­ma­ción so­bre as­tro­lo­gía que so­bre astronomía. Es una pe­na que una vie­ja creen­cia si­ga vi­gen­te en los me­dios», la­men­ta To­sar.

CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS DEL SIGNO

¿Pe­ro có­mo son los na­ci­dos ba­jo es­te signo de agua? Se­gún la as­tro­lo­gía dis­fru­tan sien­do los nú­me­ros uno, son or­gu­llo­sos has­ta la ex­tra­va­gan­cia, in­tui­ti­vos y pien­san con el co­ra­zón. Tam­bién pre­sen­tan cier­tas di­fi­cul­ta­des para la mo­no­ga­mia, aun­que pue­den ser ce­lo­sos, re­cha­zan la ru­ti­na y son ima­nes hu­ma­nos con un gran ca­ris­ma. Tien­den a de­fen­der­se más que a ata­car y pue­den ser al­go re­ser­va­dos. Des­pués del im­pac­to ini­cial, Lo­la em­pie­za a in­tere­sar­se. «Son bas­tan­te es­cép­ti­ca pe­ro… ben­vi­do se­xas Ofiu­co!», ex­cla­ma. Es­te 10 de di­ciem­bre es­tre­na dé­ca­da y tam­bién nue­vo signo.

TEX­TO: MI­LI MÉN­DEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.