¿Y si los Sto­nes tam­bién son ma­chis­tas?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ¡QUÉCOSAS! - FERNANDA TABARÉS DI­REC­TO­RA DE V TE­LE­VI­SIÓN

Con­fie­so el mis­mo des­con­cier­to que hoy pro­vo­ca Ma­lu­ma la pri­me­ra vez que en ca­sa so­nó «la un­to el to­to en mo­mo y se lo chu­po». El ver­so lo en­to­na Pxxr Gvng, ban­da ca­ta­la­na de trap que en­gan­cha a los ado­les­cen­tes en pro­por­ción in­ver­sa a la per­ple­ji­dad que des­pier­ta en ma­dres preo­cu­pa­das por la edu­ca­ción en igual­dad. El fe­nó­meno es tan vi­ral que hay quien ya se ha preo­cu­pa­do de tra­du­cir los men­sa­jes del gru­po, de­ján­do­los en los clá­si­cos po­pu­la­res de siempre con un dis­fraz cho­can­te. Tie­ne has­ta ci­tas adap­ta­das de Sé­ne­ca co­mo es­ta de «cuan­do mu­ra­mos se ve­rá quién ha ga­nao. Quién es­ta­ba en la right y quién es­tá equi­vo­cao».

El co­lom­biano Ma­lu­ma, res­pon­sa­ble del so­bre­sal­to me­diá­ti­co de es­tos días, se mue­ve en el mis­mo es­pec­tro que los ca­ta­la­nes, in­clui­das le­tras se­xual­men­te ex­plí­ci­tas y mi­só­gi­nas y ese rit­mo de re­gue­tón que tan­to re­chi­na a la bur­gue­sía del rock y que acom­pa­ña a men­sa­jes co­mo «es­toy enamo­ra­do de 4 babys. Siempre me dan lo que quie­ro. Chin­gan cuan­do yo les di­go. Nin­gu­na me po­ne pe­ro...». Re­pro­du­ci­da 180 mi­llo­nes de ve­ces en In­ter­net, es­te Cua­tro babys es uno de los him­nos de uno de los ar­tis­tas la­ti­nos más in­flu­yen­tes del mo­men­to, que en Es­pa­ña se en­fren­ta al re­pro­che ofi­cial de una so­cie­dad que tra­ta de en­ten­der por qué si­gue ha­bien­do vio­len­cia ma­chis­ta. Las le­tras de Ma­lu­ma y de to­do es­te uni­ver­so mu­si­cal es­tán sien­do en­ten­di­das co­mo un fra­ca­so co­lec­ti­vo, un re­tro­ce­so que si­túa a los más jó­ve­nes en un mun­do en el que la mu­jer es su­mi­sa y se­cun­da­ria. ¿En qué he­mos fa­lla­do para que las ado­les­cen­tes en­tren en tran­ce con men­sa­jes se­me­jan­tes?

Pe­ro ¿y si siempre ha si­do así? ¿Y si los him­nos ju­ve­ni­les de quie­nes hoy nos per­sig­na­mos con Ma­lu­ma re­pro­du­cían una so­cie­dad pa­re­ci­da? ¿Y si re­pa­sa­mos clá­si­cos co­mo Un­der My Thumb y des­cu­bri­mos lo que de ver­dad cuen­tan? ¿Y si en las le­tras de los más mo­der­nos de ha­ce cua­ren­ta años ha­bía ape­la­cio­nes que hoy cen­su­ra­ría­mos si las es­cu­chá­ra­mos des­de nues­tra con­ser­va­do­ra ma­du­rez?

Em­pe­ce­mos por las dro­gas. La épi­ca de las sus­tan­cias ele­va­da a mú­si­ca. Un pe­que­ño es­fuer­zo de re­co­pi­la­ción men­tal apa­bu­lla. El va­de­mé­cum mu­si­cal de los nar­có­ti­cos es in­fi­ni­to y tan va­ria­do co­mo la ofer­ta. Un pe­que­ño flash: Pla­ce­bo ha­bló de la ke­ta­mi­na en Spe­cial K; Ma­rilyn Man­son del speed en The Speed of Pain; Sue­de de­di­có su Ani­mal ni­tra­te al pop­per; la ins­pi­ra­ción de la co­caí­na es in­abar­ca­ble, in­clui­do el To­do por la na­pia, de Si­nies­tro o el Pon­me una ra­ya y llá­ma­me ton­to, de Mi­ni­pier­na Ex­tra. Por no ha­blar de to­dos los him­nos, os­cu­ros o lu­mi­no­sos, ex­plí­ci­tos u ocul­tos, de­di­ca­dos a la he­roí­na, con el su­bli­me Per­fect day de Lou Reed a la ca­be­za. Con la Vel­vet, pre­ci­sa­men­te Reed es­cri­bió por vez pri­me­ra un ver­so de­di­ca­do al tra­pi­cheo. Es­tá en I’m Wai­ting for The Man y na­rra có­mo se com­pra­ba ca­ba­llo en 1967 en la es­qui­na de Le­xing­ton con la 125.

No so­lo se ha in­ci­ta­do al con­su­mo de to­do ti­po de dro­gas. En el rock y en el pop hay tam­bién gran­des ju­gla­res de la mi­so­gi­nia. En I Used to Love Her, Guns and Ro­ses sen­ten­cia: «Yo so­lía amar­la, pe­ro tu­ve que ma­tar­la»; en el Sí, sí de Los Ro­nal­dos Co­que Ma­lla can­ta: «Ten­dría que be­sar­te, des­nu­dar­te, pe­gar­te y lue­go vio­lar­te has­ta que di­gas sí» y en 1987, Lo­qui­llo y los Tro­glo­di­tas ci­men­tan su le­yen­da con La ma­ta­ré. Va­ya­mos in­clu­so a los clá­si­cos. Can­ta Mick Jag­ger en So­me Girls: «Las chi­cas blan­cas son bas­tan­te gra­cio­sas, me vuel­ven lo­co… las ne­gras so­lo quie­ren fo­llar to­da la no­che». Ins­pi­ra­do­res re­la­tos que en su día con­vir­tie­ron al gru­po en «el más mi­só­gino de la his­to­ria» con una bo­la ex­tra de ra­cis­mo, se­gún la crí­ti­ca más ob­ser­va­do­ra.

Así que pue­de que ese rock y ese pop que es­cu­chá­ba­mos con de­vo­ción quie­nes hoy nos es­can­da­li­za­mos fue­se más se­xis­ta y pen­den­cie­ro de lo que es­ta­ría­mos dis­pues­tos a acep­tar. Pue­de que sim­ple­men­te nos ha­ya­mos he­cho ma­yo­res y re­pro­duz­ca­mos la reac­ción es­can­da­li­za­da que a nues­tros abue­los les pro­vo­ca­ban las obs­ce­ni­da­des lí­ri­cas de los Jag­ger. Y pue­de tam­bién que, co­mo ha­bla­mos de re­gue­tón, una vez más aflo­re ese ins­tin­to de su­pe­rio­ri­dad con el que des­de Eu­ro­pa se fil­tra to­do lo que hue­le a Su­da­mé­ri­ca y chán­dal.

FOTO: MI­KE SEGAR | REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.