PREPÁRAMELO EN LA ME­SA

LOS LO­CA­LES APUES­TAN POR ACA­BAR EL PLA­TO DE­LAN­TE DE TI

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

CA­SA CE­LIA, CAMB

A CO­RU­ÑA El pla­to se pre­pa­ra con pie­zas ki­lo o ki­lo y me­dio, ya que es pen­sa­do pa­ra un mí­ni­mo de d per­so­nas. Se in­tro­du­ce al hor cu­bier­ta de sal gor­da du­ran­te mi­nu­tos y en la me­sa se flam

con anís.

Noes na­da nue­vo que las co­ci­nas es­tén vi­vien­do su épo­ca del des­ta­pe. Fue­ra cris­ta­les, fue­ra mam­pa­ras y fue­ra puer­tas. Ca­da vez más los co­ci­ne­ros es­tán a la vis­ta de los pre­sen­tes, no tie­nen nin­gún re­pa­ro en mos­trar el «ma­king off» y, si hay al­gún ojo avi­zor, en de­jar al des­cu­bier­to al­guno de los se­cre­tos

de sus exi­to­sas re­ce­tas. Po­drían in­clu­so bus­car con la mi­ra­da al clien­te es­pe­ran­do un gui­ño pa­ra le­van­tar la sar­tén del fue­go y con­se­guir ese an­sia­do pun­to. Es­to es pu­ra fan­ta­sía, de mo­men­to no se ha vis­to, y si lo han vis­to lla­men al YES, pe­ro en su afán de mos­trar sin re­pa­ros lo que ha­cen y por qué no, de pro­mo­ver esa cul­tu­ra de lo re­cién he­cho, han co­la­do en las car­tas al­gu­nos pla­tos que re­quie­ren su pre­sen­cia en el co­me­dor. Un de­ta­lle que los co­men­sa­les re­ci­ben con mu­cho gus­to. Ha­ce ca­si 15 años que en Ca­sa Ce­lia, A Co­ru­ña,

las lu­bi­nas se pa­sean, an­tes de que les pren­dan fue­go, ba­jo un man­to de sal gor­da por un lo­cal que no de­ja de cre­cer des­de que se fun­dó en 1938. Flam­bea­das con anís ar­den du­ran­te es­ca­sos se­gun­dos, un tiem­po más que su­fi­cien­te pa­ra que co­jan un re­gus­ti­llo, por­que pre­via­men­te ya se han co­ci­na­do en el horno du­ran­te trein­ta mi­nu­tos. Es­te pla­to tan sen­ci­llo, a sim­ple vis­ta, (aun­que me­jor no in­ten­ten ha­cer­lo en ca­sa por lo que pue­da pa­sar), es uno de los más va­lo­ra­dos en es­te res­tau­ran­te cam­brés. La receta es de Jo­sé, un co­ci­ne­ro

aho­ra ya ju­bi­la­do, que tra­ba­jó du­ran­te mu­chos años en el lo­cal y que «pe­leó» con los ca­ma­re­ros pa­ra que apren­die­ran el to­que in­cen­dia­rio. Sin em­bar­go, Ma­ri Car­men, su pro­pie­ta­ria, ex­pli­ca que la clave no es­tá tan­to en el pro­ce­so co­mo en la ma­te­ria pri­ma, que ella mis­ma ad­quie­re de pri­me­ra mano en las lon­jas de Mal­pi­ca y La­xe. «Se pue­de ha­cer tam­bién con la do­ra­da, cuan­do la hay, pe­ro el res­to de pes­ca­dos no se pres­tan co­mo es­te. Es un pla­to que lla­ma mu­cho la aten­ción», ex­pli­ca. So­lo tie­nen que le­van­tar la vis­ta.

FO­TO: MAR­COS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.