MI TRA­BA­JO ES PA­SEAR

ELLOS SE DE­DI­CAN A SA­CAR A LOS PE­RROS A LA CA­LLE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA -

Es­tos­pa­sea­do­res no tie­nen una vi­da de pe­rros. Pa­ra na­da. Du­ran­te to­da la se­ma­na si­guen su ho­ra­rio mi­li­mé­tri­ca­men­te. So­lo así les da tiem­po a re­co­ger a to­dos los ani­ma­les que tie­nen ba­jo su cui­da­do pa­ra sa­car­los a la ca­lle. Pa­sear con ellos no es tan fá­cil. Que se lo di­gan a An­to­nio No­guei­ro, crea­dor de Dog Wal­kers Ga­li­cia y uno de los pa­sea­do­res más co­no­ci­dos de A Co­ru­ña. «Hay días que me he jun­ta­do con diez pe­rros, aun­que no pue­des re­unir­los de gol­pe. Tie­nen que pa­sar por una fa­se de acli­ma­ta­ción, por­que ellos no se pre­sen­tan de fren­te. Hay un pro­to­co­lo y un pri­mer acer­ca­mien­to de to­le­ran­cia, un len­gua­je que tie­ne que pa­sar por el con­tac­to vi­sual y des­pués por otro ol­fa­ti­vo. Hay al­gu­nos que tar­dan has­ta una se­ma­na en po­der jun­tar­se con el res­to», ex­pli­ca No­guei­ro, que di­ce que un pa­sea­dor no pue­de ac­tuar nun­ca co­mo un due­ño: «Los due­ños a ve­ces no dan las pau­tas. Ya el he­cho de es­tar so­los y con la co­rrea les ten­sa, y cuan­do son de­ma­sia­do con­flic­ti­vos re­co­mien­do un adies­tra­dor». Tam­bién tie­ne sus trucos: «Si ten­go a un ma­cho muy agre­si­vo, por ejem­plo, lo jun­to con una hem­bra, o al re­vés». Su jor­na­da em­pie­za a par­tir de las nue­ve y me­dia. «Es­toy ha­cien­do en­tre 15 y 20 ser­vi­cios al día y pa­seo por la ma­ña­na, por la tar­de y por la no­che. Pue­do echar unas tres ho­ras en ca­da pa­seo si son va­rios, por­que voy a do­mi­ci­lio tan­to a re­co­ger­los co­mo a lle­var­los. Ten­go la lla­ve de la ma­yo­ría de las ca­sas pa­ra po­der ir a por ellos», afir­ma No­guei­ro, que lle­va sie­te años de­di­cán­do­se a es­to. Sus ser­vi­cios no ter­mi­nan en el pa­seo dia­rio. Si los due­ños quie­ren ir­se de va­ca­cio­nes o de fin de se­ma­na, tam­bién se ocu­pa de los pe­rros en su pro­pia ca­sa.

CO­MI­DA Y CHUBASQUERO

«So­lo les pi­do que me de­jen su co­mi­da, un chubasquero y una ca­ma o man­ta en la que pue­dan dor­mir», di­ce el pa­sea­dor, que es­tá en­can­ta­do de te­ner­los con él. Fue pre­ci­sa­men­te su amor por los pe­rros lo que le lle­vó a em­pren­der es­te ne­go­cio que, de mo­men­to, le va muy bien. «Yo te­nía dos pe­rros pe­que­ños e iba a te­ner pro­ble­mas pa­ra aten­der­los, así que pen­sé: ‘Es­te pro­ble­ma lo tie­ne que te­ner más gen­te’», se­ña­la. A la vis­ta es­tá que no le fal­ta­ba ra­zón. Aho­ra No­guei­ro tie­ne otro en aco­gi­da y pien­sa adop­tar­lo. Él no se can­sa de vi­vir en­tre la­dri­dos.

Hay que en­ten­der su len­gua­je pa­ra po­der jun­tar­los”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.