LAS CHI­CAS DEL CA­BLE

HA­BLA­MOS CON LAS PIO­NE­RAS, LAS PRI­ME­RAS TE­LE­FO­NIS­TAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: SAN­DRA FAGINAS

Ahí­las tie­nen, son las au­tén­ti­cas chi­cas del ca­ble, las pri­me­ras te­le­fo­nis­tas que tra­ba­ja­ron en el de­par­ta­men­to de Trá­fi­co, con anéc­do­tas pa­ra lle­nar y lle­nar un guion co­mo el de la se­rie que aho­ra mis­mo se ha es­tre­na­do en Net­flix. Las ci­ta­mos en un en­cla­ve úni­co, el Mu­seo que Te­le­fó­ni­ca tie­ne en la ca­lle Ja- cin­to Be­na­ven­te, en A Co­ru­ña, don­de ellas vuel­ven a sen­tar­se fren­te a la cen­tra­li­ta en la que es­tu­vie­ron tra­ba­jan­do ca­si cua­ren­ta años. Es­tán tan emo­cio­na­das que an­tes de que ha­ga la pri­me­ra pre­gun­ta las dos han co­gi­do sus au­ri­cu­la­res, han qui­ta­do las cla­vi­jas y se han pues­to a lo su­yo, a mar­car pa­ra co­nec­tar­se con al­guien: un nú­me­ro, dos nú­me­ros, tres nú­me­ros, nue­ve nú­me­ros. ¡Y el que sue­na es mi mó­vil! La cen­tra­li­ta fun­cio­na a la per­fec­ción, no ha pasado el tiem­po, y to­do está en su si­tio, así que no que­da otra que lan­zar­se a ha­blar. Al otro la­do del te­lé­fono está Em­ma Be­llo (en pri­mer lu­gar en la ima­gen), que me res­pon­de con la fór­mu­la con la que em­pe­za­ban to­das las co­ne­xio­nes: —«¿Qué po­bla­ción desea?». —Be­tan­zos. —«¿Qué nú­me­ro?». —El 28. —«Es­pe­ra­mos dar su con­fe­ren­cia an­tes de me­dia ho­ra. No re­cla­me an­tes, por fa­vor».

La con­ver­sa­ción co­mien­za y Em­ma en­se­gui­da me cuen­ta que esas fra­ses que aho­ra re­pi­te con tan­to sa­le­ro ha­bía que apren­dér­se­las de me­mo­ria, por­que si te sal­ta­bas al­go te lla­ma­ban la aten­ción. «No po­días co­mer­te ni una pre­po­si­ción», in­di­ca. ¿Pe­ro ha­bía que es­pe­rar tan­to, me­dia ho­ra, pa­ra co­nec­tar con al­guien?, le di­go sor­pren­di­da. «Me­dia ho­ra, tres ho­ras o ¡dos días! En al­gu­nos lu­ga­res no ha­bía ser­vi­cio, y te­nía­mos mu­chas ve­ces el pa­nel lleno de lu­ces, de la can­ti­dad de lla­ma­das que en­tra­ban... Ha­bía que ir dán­do­les salida co­mo po­día­mos».

Ella co­men­zó a tra­ba­jar en 1959, cuan­do te­nía 23 años: «Iba mo­ní­si­ma, con unos pan­ta­lo­nes pi­ra­ta azul ma­rino y una ca­mi­sa blan­ca, pe­ro cuan­do fui a cru­zar la puer­ta de Te­le­fó­ni­ca, me pa­ra­ron y no me de­ja­ron pa­sar: ¡so­lo po­días ir de fal­da!», cuen­ta sin qui­tar el ojo del pa­nel en el que si­gue tra­ba­jan­do. «Eran otros tiem­pos —re­fle­xio­na Ma­ría Jo­sé González, a su la­do— en­ton­ces so­lo po­dían ac­ce­der al pues­to mu­je­res sol­te­ras, viu­das o se­pa­ra­das (no ha­bía di­vor­cio, cla­ro)». Ella es­tu­dió pe­ri­to mer­can­til y en el año 1958 en­tró en Te­le­fó­ni­ca, en el de­par­ta­men­to de Trá­fi­co don­de es­tu­vo has­ta que se ju­bi­ló, cuan­do ya ma­ne­ja­ba el or­de­na­dor. «Fue­ron cua­ren­ta años en el mis­mo si­tio, a mí era el que más me gus­ta­ba, aun­que era muy es­tre­san­te, por­que ca­da seis o sie­te mu­je­res ha­bía una vi­gi­lan­ta con­tro­lán­do­te. Te­nía­mos mu­chas lla­ma­das, y en ve­rano, con el ca­lor de las má­qui­nas, se ha­cía du­ro. O en no­ches co­mo las de Fin de Año, en las que ha­bía tan­tas con­fe­ren­cias que era im­po­si­ble aten­der­las to­das».

Las dos tu­vie­ron que for­mar­se pri­me­ro en Barcelona unos me­ses, don­de les en­se­ña­ron el con­trol de la cen­tra­li­ta, que hoy ma­ne­jan con la flui­dez de siem­pre: «¿Ves es­te pa­pe­li­to?

FO­TO: MARCOS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.