ÚR­SU­LA CORBERÓ

«ME HA­CE GRA­CIA CUAN­DO CHINO ME DI­CE ‘FLAQUITA’»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ANA MON­TES

Ins­ta­gram se llama @Ur­su­lo­li­ta por­que su «pe­rra se llama Lolita», acla­ra To­kio de La Ca­sa de pa­pel que en An­te­na 3 pro­ta­go­ni­za el ma­yor atra­co or­ga­ni­za­do de Es­pa­ña. La ac­triz, que vi­ve una his­to­ria de amor jun­to a Chino Da­rín —y que fue Ruth en Fí­si­ca o

Quí­mi­ca y Es­ter en La em­ba­ja­da— di­ce es­tar te­nien­do mo­men­tos la­bo­ra­les in­creí­bles que, tras ca­da ro­da­je, cul­mi­na con un atra­cón cu­li­na­rio, «un ho­me­na­je», ya que lo que más le gus­ta del mun­do es co­mer, más que la pas­ta.

—La se­rie va co­mo rue­das. —Sí, es­ta­mos to­dos bas­tan­te im­pac­ta­dos por­que aun­que nos ha­cía­mos la idea de có­mo iba que­dan­do, has­ta que no lo ves mon­ta­do, no eres cons­cien­te de lo que es­tás ha­cien­do.

—¿En qué mo­men­to es­tás? —Es­toy es­pe­cial­men­te fe­liz. Lo es­toy vi­vien­do con mu­chí­si­ma ilu­sión, con amor y de­vo­ción por las per­so­nas de las que es­toy ro­dea­da. A día de hoy, es­ta­mos ro­dan­do el ca­pí­tu­lo 7 y pa­re­ce que nos co­no­ce­mos des­de ha­ce mu­chí­si­mo.

—¿Es­tá sien­do un ro­da­je du­ro? —Nos es­ta­mos de­jan­do la piel por­que tan­to mis com­pa­ñe­ros co­mo yo nun­ca ha­bía­mos he­cho ac­ción, y des­de el pri­mer ca­pí­tu­lo em­pe­za­mos por to­do lo al­to. Es­toy vi­vien­do una nue­va eta­pa pro­fe­sio­nal por­que es­ta se­rie me ale­ja mu­cho de lo que es­ta­ba acos­tum­bra­da.

—¿Qué le de­bes a «Fí­si­ca o Quí­mi­ca»? —Un mon­tón de co­sas. Fue mi tram­po­lín y un apren­di­za­je in­creí­ble por­que es­tu­vi­mos mu­chos años. El ac­tor no so­lo tie­ne que es­tar al tex­to, sino a co­sas más téc­ni­cas que la gen­te des­de ca­sa no ve, pe­ro que hay que apren­der. Fue la me­jor es­cue­la que he te­ni­do en mi vi­da.

—¿«La ca­sa de pa­pel» es la se­gun­da? —Sí, es po­si­ble, pe­ro tam­bién tie­ne que ver con la edad. Aho­ra ya lle­vo años de­di­cán­do­me a es­to y pue­do va­lo­rar to­do el tiem­po que te­ne­mos pa­ra con­ver­sar, pa­ra ha­blar en pro­fun­di­dad de ca­da per­so­na­je, de dón­de ve­ni­mos, a dón­de va­mos y por eso es­toy te­nien­do mo­men­tos la­bo­ra­les in­creí­bles en la se­rie, ade­más de sen­tir­me con mis com­pa­ñe­ros co­mo en una fa­mi­lia.

—¿Con quién te lle­vas me­jor? —Con Al­ba ten­go una co­ne­xión es­pe­cial de chi­cas, pe­ro a día de hoy amo a Pe­dro Alon­so, a Jai­me Lorente, a Miguel Án­gel He­rrán, Pa­co Tous, Ál­va­ro Mor­te… a to­dos. Pu­ro amor. Es que han he­cho un cás­ting de gen­te bue­na y bo­ni­ta por den­tro. In­clu­so el di­rec­tor Jesús Co me­nar es to­do y más. Yo le de­bo la vi por­que te ha­ce sen­tir muy bien de­lan de la cá­ma­ra. —To­kio es una atra­ca­do­ra im­pul­si­va sen­sual. ¿Qué crees que gus­ta de ella —Creo que la per­so­na­li­dad que tie­ne lo que la ha­ce se­xi por­que no se do­ble an­te na­da ni na­die. Que ten­ga las cos tan cla­ras y de­fien­da tan­to lo su­yo le es­te to­que sen­sual. —En Ins­ta­gram tam­bién te gus­ta retr tar­te sen­sual. ¿Cuán­do pre­fie­res mo trar tus cur­vas? —No ten­go un mo­men­to de­ter­mi­nad pe­ro in­ten­to mos­trar­me atrac­ti­va sie pre por mí mis­ma, no por otros. Atrac va co­mo per­so­na, no tan­to por el fí­sic —¿Qué sien­tes cuan­do di­cen que in­ce dias las re­des o subes la tem­pe­ra­tu­ra p lo que di­ces o lo que ha­ces? —Me río e in­ten­to no dar­le im­por­tanc por­que hoy día se ar­ma re­vue­lo por t do, por co­sas po­co im­por­tan­tes que ha­cen vi­ra­les sin mo­ti­vo y que ni si­qui ra me pa­re­cen muy in­tere­san­tes. Pe­ro a fun­cio­na es­to y hay que sa­ber lle­var­lo —¿Fal­ta sen­sua­li­dad en la so­cie­dad au que ha­ya un ex­ce­so de imá­ge­nes? —La sen­sua­li­dad tie­ne que ver muc con la esen­cia de la per­so­na y su pers na­li­dad. Ma­rilyn Mon­roe no se plan­te ba ser sen­sual; lo lle­va­ba en su piel. algo que se tie­ne o no se tie­ne, lo cual quie­re de­cir que lo ten­ga yo. —Bueno, si lo trans­mi­tes, lo tie­nes. —Pe­ro qui­zás es por To­kio, que es u tía bas­tan­te ani­mal, muy de tri­pas, mu vis­ce­ral. En mi ca­so no re­cu­rro a na es­pe­cial pa­ra sen­tir­me sen­sual. A vec con unos va­que­ros boy­friend me sien su­per­se­xi, eso sí, pe­ro es que me gus­ta igual que ir de ne­gro, aun­que pa­ra mí so­lo un co­lor. —¿Cuál es el pi­ro­po que más te ha ll ga­do de Chino Da­rín? —Me di­ce mu­chos, y sien­do ar­gen­tin me di­ce tan­tos y tan bo­ni­tos que es di cil ele­gir. Pe­ro el que me ha­ce mu­cha gr cia es «flaquita».

—¿En­gor­da­rías 10 ki­los por un pa­pe —Ten­dría que va­lo­rar mu­cho el pro­ye to por­que es un te­ma muy de­li­ca­do, po que po­nes en ries­go tu sa­lud y hay q vi­gi­lar­lo a con­cien­cia y ver las re­perc sio­nes. Me pa­re­ce pe­li­gro­so. No es un n pe­ro ten­dría que pen­sar­lo bien.

—¿Te has sal­ta­do las nor­mas?

—En el ins­ti­tu­to, no mu­cho. Y en el c

le­gio era bas­tan­te bue­na. Era muy pe­que­ñi­ta y te­nía ca­ra de bue­na, aun­que era muy vi­va, lis­ta. Si te­nía que ha­cer al­gún ac­to de rebeldía, na­die se en­te­ra­ba [risas]. Siem­pre he te­ni­do po­der de con­vic­ción y cuan­do se me me­te algo en­tre ce­ja y ce­ja, co­mo bue­na Leo, lo con­si­go.

—¿Te sien­tes de ar­mas to­mar? —No, soy echa­da pa­ra ade­lan­te si es­toy con­ven­ci­da. Le echo bas­tan­te mo­rro a las co­sas, sean bue­nas o ma­las. Pe­ro soy bas­tan­te sen­ti­da y emo­cio­nal. A mí las es­tra­te­gias no se me dan na­da bien por­que yo soy ‘di­go y ha­go’. Pe­ro me fas­ci­na lle­var la ini­cia­ti­va.

—¿Más de gru­po o en so­li­ta­rio? —Siem­pre en gru­po, pe­ro aho­ra sí es­toy em­pe­zan­do a en­con­trar­le el pun­to a la so­le­dad y a dis­fru­tar más cuan­do es­toy so­la en ca­sa, lo cual me da­ba pa­vor cuan­do era más jo­ven e in­ten­ta­ba evi­tar­lo. —Si te que­da­ras con el di­ne­ro del atra­co ¿en qué te lo gas­ta­rías? —Pri­me­ro via­jar, lue­go ayu­dar a la gen­te que lo ne­ce­si­ta y des­pués co­mer (risas). Lo ma­te­rial es­tá al fi­nal de mi lis­ta.

—¿No ti­ras la ca­sa por la ven­ta­na? —No. Tam­po­co es que sea aho­rra­do­ra ni de­rro­cho­na. Dis­fru­to de las pe­que­ñas co­sas. Y en lo que más me gus­ta gas­tar­me el di­ne­ro es en co­mi­da, por­que es lo que más me gus­ta del mun­do. —Así que cuan­do ter­mi­nas un ro­da­je, ¿co­rres a dar­te un atra­cón? —Sí, sobre to­do por­que ter­mi­na­mos de tra­ba­jar a las cua­tro de la tar­de y, aun­que po­de­mos co­mer de cá­te­ri­ng, yo me voy a ca­sa y me doy un ho­me­na­je. Ade­más de­ba­jo ten­go una car­ni­ce­ría bue­ní­si­ma, así que me com­pro unos bue­nos en­tre­cots y unos bue­nos so­lo­mi­llos. Y cuan­do me lle­vo el bo­ca­di­llo de ca­sa, me los lle­vo de pan con agua­ca­te, que me en­can­ta.

—¿Quién te ha da­do el pa­lo de tu vi­da? —No te voy a en­ga­ñar: pa­los me he lle­va­do unos cuan­tos. Pe­ro se­ría feo dar nom­bres, aun­que al fin y al ca­bo la vi­da con­sis­te en eso: en cru­zar­te con gen­te ma­ra­vi­llo­sa y gen­te que no lo es tan­to. Pe­ro los ma­yo­res pa­los que he re­ci­bi­do han si­do por amor.

—¿Due­len más que los pro­fe­sio­na­les? —No, no he te­ni­do pa­los pro­fe­sio­na­les. Ni en la amis­tad tam­po­co. No con­ci­bo te­ner un pa­lo a ni­vel pro­fe­sio­nal por­que los cás­tings te ayu­dan a ha­cer­te una co­ra­za. Cuan­do me di­cen que no, siem­pre in­ten­to pen­sar que algo me­jor ven­drá. —¡Va­ya ale­ga­to a la dig­ni­dad de la mu­jer y de de­cla­ra­ción de amor a tu ma­dre! —Es que las mu­je­res so­mos to­das ja­ba­tas, nos me­re­ce­mos un mun­di­to y, aun­que ya se le es­tá dan­do im­por­tan­cia, to­da­vía hay que de­fen­der­lo. Pe­ro no lo con­té des­de lo trau­má­ti­co. En mi ca­sa siem­pre ha ha­bi­do mu­cha ale­gría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.