NOE­MÍ GA­LE­RA

«EL CÁS­TING EM­PIE­ZA EN LA CO­LA, EN CÓ­MO TE COMPORTAS»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: ANA MON­TES

La­se­lec­ción ya es­tá he­cha.

Ope­ra­ción Triun­fo (OT) ce­rró en ju­lio el cás­ting y en sep­tiem­bre con­clui­rá la elec­ción de los 16 par­ti­ci­pan­tes del pro­gra­ma mu­si­cal más ca­ris­má­ti­co de la te­le­vi­sión con una se­lec­ción fi­nal de la que, co­mo en edi­cio­nes an­te­rio­res, sal­drán nue­vos ar­tis­tas. Es­tos, ase­gu­ra Noe­mí Ga­le­ra (1967), son «la bom­ba». Pre­sen­te en otras edi­cio­nes de OT, en la del 2017 se­rá la nue­va di­rec­to­ra de la aca­de­mia, co­mo Ni­na lo fue en la pri­me­ra. ¿Con­ten­ta? «Sí, pe­ro lo que me vie­ne aho­ra en­ci­ma es un buen ma­rrón», di­ce es­ta ri­sue­ña ex­per­ta en cás­tings, que em­pe­zó co­mo aza­fa­ta y por la que han pa­sa­do has­ta 10.000 vo­ces as­pi­ran­tes en la pri­me­ra fa­se de se­lec­ción del pro­gra­ma, con so­lo unos se­gun­dos pa­ra con­ven­cer­la.

—¿Qué tal la pri­me­ra fa­se del cás­ting? —Se han pre­sen­ta­do unas 10.000 per­so­nas y han te­ni­do que can­tar unos 20 se­gun­dos a ca­pe­lla, y ahí te ase­gu­ro que ya se ve quién can­ta bien y quién no. No es di­fí­cil ver­lo. Pe­ro se com­pli­ca a par­tir de ahí, por­que tie­nes que te­ner en cuen­ta más fac­to­res y so­lo pue­den que­dar 16, por lo que tenemos que de­cir no a mu­cha gen­te que can­ta bien, pe­ro que no tie­ne ca­bi­da en nues­tro pro­yec­to. —¿Hay al­gún per­fil que no val­ga pa­ra «OT» aun­que el can­tan­te sea bueno? —No tenemos nin­gu­na pre­mi­sa pa­ra no acep­tar a na­die. No tenemos na­da mar­ca­do ni pa­ra bien ni pa­ra mal. Que­re­mos en­con­trar vo­ces que nos lla­men la aten­ción y que nos gus­ten, ha­yan par­ti­ci­pa­do o no en otros pro­gra­mas, por­que es una ma­ne­ra de dar­se a co­no­cer. —¿Qué te gus­ta­ría cam­biar co­mo nue­va di­rec­to­ra de la aca­de­mia? —Ni me ha da­do tiem­po a pen­sar­lo. Me gus­ta­ría que ellos fue­ran los pro­ta­go­nis­tas. Que la gen­te es­tu­vie­ra más pen­dien­te de ellos que del ju­ra­do o los pro­fes. Quie­ro que es­tén a gus­to, ha­cer­les la es­tan­cia lo más ame­na po­si­ble y ayu­dar­les a cre­cer co­mo ar­tis­tas y per­so­nas. Pien­sa que se pre­sen­ta gen­te muy jo­ven y van a vi­vir una ex­pe­rien­cia muy fuer­te: tres me­ses de en­cie­rro con mu­chí­si­ma pre­sión. —¿Có­mo hay que lle­gar al co­ra­zón de un con­cur­san­te aún ver­de? —Es­pe­ro que en­cuen­tren en no­so­tros un apo­yo y nos vean co­mo a su fa­mi­lia. Así que... con cariño y po­nién­do­te en su piel. —¿Crees que par­ti­ci­par en un for­ma­to co­mo «OT» ofre­ce más po­si­bi­li­da­des de du­rar o so­bre­vi­vir en la mú­si­ca? —Hom­bre, si mi­ras ha­cia atrás y ves a to­dos los que han par­ti­ci­pa­do y lo que ha­cen en es­te mo­men­to, to­dos se de­di­can a la mú­si­ca de una u otra ma­ne­ra. Unos tie­nen más suer­te que otros, pe­ro tra­ba­jan en lo que ellos quie­ren. Es un buen tram­po­lín. Pe­ro nun­ca sa­bes por qué al­go fun­cio­na y por qué de­ja de fun­cio­nar. De to­das ma­ne­ras, la in­dus­tria mu­si­cal es muy ca­pri­cho­sa, y los gus­tos de la gen­te, tam­bién. Y de re­pen­te al­guien que lo pe­ta, de gol­pe y po­rra­zo na­die se acuer­da de tar él. pre­pa­ra­do­sEs muy du­ro pa­ra y el ellos éxi­to tie­nen in­me­dia­to­que e el de­be­ría­mos­fra­ca­so in­me­dia­toes­tar pre­pa­ra­dos­tam­bién. Pe­ro pa­ra tod eso —«Ope­ra­ción­plo de su­pera­ción Triun­fo»y de ar­tis­tas­fue un en­tre­je ga­dos.te ejem­plo ¿Quié­ne­sen la mú­si­ca?dan hoy tam­bién e —En España son ca­si to­dos los de O Bus­ta­man­te, Ma­nuel Ca­rras­co, Pa­blo L pez, So­ra­ya, Ro­sa, Lo­re­na... vie­nen de d tin­tas edi­cio­nes. Y lue­go hay otros q se de­di­can a com­po­ner, co­mo Vir­gin Maes­tro o Ve­ga. O sea que ca­si to­dos l mú­si­cos que lo es­tán pe­tan­do en Esp ña son nues­tros.

—¿Tie­ne que dar or­gu­llo, no? —La ver­dad es que sí. Cuan­do mi­ras re­sul­ta­do eso te ale­gra, por­que en al­gú mo­men­to no­so­tros vi­mos al­go in­tere­sa te en ellos y les di­mos el em­pu­jon­ci­to p ra que em­pe­za­ran. —¿A qué ti­po de can­tan­tes sue­le em lar más la gen­te de los cás­tings?

—A mu­chos, a al­gu­nos de OT. Nos sor­pren­di­do por­que en los cás­tings t dos can­tan re­per­to­rio clá­si­co, no se h mo­der­ni­za­do mu­cho, pe­ro mu­chos tie den a sa­car una ra­ma bis­ba­le­ra, una ve de Bus­ta­man­te o una de Che­noa, pe­ro que es­ta gen­te ha cre­ci­do con ellos y se m ran en ellos pa­ra for­mar­se co­mo ar­tis­ta

—¿Y es­to pun­túa o no pun­túa tan­to

—De­pen­de có­mo lo ha­gan, ob­via­ment —¿Qué por­cen­ta­je del po­ten­cial re crees que da una per­so­na en un cás­tin —El cás­ting em­pie­za en la co­la: có­mo mue­ven, có­mo se di­ri­gen a mí, có­mo mi­ran, có­mo ca­mi­nan o có­mo se vis­te Hay que sa­ber tam­bién ir a un cás­ting no a ver si sue­na la flau­ta. Ob­via­men en 30 se­gun­dos pue­des ver e in­tuir, pe por eso lue­go ha­ce­mos una se­gun­da fa y lo ve­mos con más cal­ma. Pe­ro si al­gui tie­ne ta­len­to de ver­dad se ve en­se­guid —Di­ces que en España hay mu­cho t len­to. ¿Se po­ten­cia la edu­ca­ción mus cal lo su­fi­cien­te? —Ya em­pie­za a es­tar más en las es­cuel y es im­por­tan­te pa­ra los críos. Yo ten dos ni­ños y ha­cen mú­si­ca fue­ra del col pe­ro no po­día ser de otra for­ma porq mi ma­ri­do es mú­si­co y que­re­mos que po­ten­cien. Pe­ro tam­bién los jó­ve­nes ti nen aho­ra otras he­rra­mien­tas pa­ra lleg a la mú­si­ca co­mo In­ter­net, las re­des s cia­les. Hay gen­te con 18 años que se ed tan sus ví­deos, los cuel­gan en YouTu­be No tie­ne na­da que ver con los jó­ve­nes ha­ce años que ve­nían a OT.

—Y cuan­do no hay una gran edu­ca­ción mu­si­cal en el co­le­gio, ¿de­be­rían los ni­ños al me­nos can­tar siem­pre? —No co­noz­co a na­die que no le gus­te la mú­si­ca sal­vo que es­té en nues­tras vi­das per­ma­nen­te­men­te. Es al­go que une, que re­la­ja, te de­jas lle­var y de­jas ir tus sen­ti­mien­tos. Cuan­do es­tás tris­te, te po­nes una canción me­lan­có­li­ca y te pe­gas una llo­re­ra es­tu­pen­da que te de­ja sú­per a gus­to. O lo mis­mo cuan­do es­tás de fies­ta. Por eso es fun­da­men­tal que des­de el prin­ci­pio es­té en la edu­ca­ción de los críos. —Y tú oyen­do ca­da día can­cio­nes, ¿es­tás a to­pe de do­pa­mi­na y en­dor­fi­na, las hor­mo­nas del pla­cer y de la mú­si­ca? —Aho­ra es­toy con mu­chí­si­mas ga­nas de oír mú­si­ca, aun­que de va­ca­cio­nes. Pe­ro voy a des­can­sar y a car­gar pi­las a to­pe, por­que la que se ave­ci­na es de ór­da­go. Lo que me­jor me car­ga es dor­mir. Y si ten­go tiem­po, ha­cer ejer­ci­cio.

—¿Quién te inocu­ló el es­pí­ri­tu mu­si­cal? —En mi ca­sa siem­pre ha gus­ta­do mu­cho la mú­si­ca y ade­más mi tío to­ca la gui­ta­rra, por eso allí se can­ta­ba siem­pre. Ade­más te­nía mu­chos dis­cos y des­de pe­que­ña le ter­mi­né co­gien­do gus­to.

—¿A quién has se­gui­do a muer­te? —Siem­pre me ha gus­ta­do gen­te muy va­ria­da: Ale­jan­dro Sanz, Bru­ce Springs­teen, los Beatles... pe­ro nun­ca he si­do fan, fan de pós­ter de na­die ni de sol­tar ala­ri­dos. Tam­po­co he si­do nun­ca de las de la ca­ra pin­ta­da. No hay na­die por el que ma­ta­ría. He es­ta­do bas­tan­te lo­ca, ¡pe­ro no tan­to (ri­sas)! Aun­que si vie­ne Springs­teen a España voy a ver­lo don­de sea, por­que des­pren­de una ener­gía es­tu­pen­da.

—¿Có­mo em­pe­zas­te a ha­cer cás­tings? —Em­pe­cé de chi­ri­pa. Una ami­ga que tra­ba­ja en Gest­mu­sic me di­jo que ne­ce­si­ta­ban una aza­fa­ta pa­ra los cás­tings, lue­go re­ci­bien­do a la gen­te, lue­go ayu­dan­do a la cá­ma­ra, lue­go en los cás­tings y, así, des­de aba­jo. Mis je­fes, los de La Trin­ca, me en­se­ña­ron to­do y Pi­lar Za­mo­ra me en­se­ñó a ha­cer el cás­ting y a que­rer es­te tra­ba­jo. —De to­dos los que has he­cho, ¿qué ar­tis­tas te sien­tes mas sa­tis­fe­cha de ha­ber ele­gi­do? —De to­dos me sien­to or­gu­llo­sa, ha­yan te­ni­do la ca­rre­ra que ha­yan te­ni­do, aun­que han con­se­gui­do más re­per­cu­sión los que han sa­li­do de OT.

—¿Te ha da­do Ni­na al­gún con­se­jo? —En­se­gui­da me man­dó un men­sa­je pri­va­do ca­ri­ño­sí­si­mo. Ni­na y yo nos co­no­ce­mos, he­mos tra­ba­ja­do jun­tas. Cual­quier con­se­jo que ella me dé se­rá co­mo oro. —¿Qué has apren­di­do a lo lar­go de to­dos es­tos años en OT? —Que hay que te­ner la men­te abier­ta, que lo que te gus­te a ti no tie­ne por qué gus­tar­le al pú­bli­co y que el ta­len­to en es­te país no se aca­ba.

FO­TO: JO­SÉ IRÚN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.