H

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - RESPONDE -

abla por ha­blar y sa­be vi­vir bien. Ma­ca­re­na Ber­lín (Madrid, 1974) ha­ce do­ble­te y se cue­la en nues­tras ca­sas por la ma­ña­na pa­ra en­se­ñar­nos a cui­dar de nues­tra sa­lud, y du­ran­te la ma­dru­ga­da nos acom­pa­ña cuan­do el sue­ño no lle­ga, y la vi­da y el dra­ma se abren pa­so a tra­vés de las on­das. «Me en­can­ta­ría lla­mar al pro­gra­ma, pe­ro mi voz me de­la­ta­ría en­se­gui­da. Ha­blar en voz al­ta es un ejer­ci­cio muy sano, por­que ver­ba­li­za­mos lo que sen­ti­mos y tie­ne que ser muy reconfortante». Pe­rio­dis­ta por ca­sua­li­dad, re­co­no­ce que lle­va la vi­da que quiere lle­var: «Ni me so­bra ni me fal­ta na­da, pe­ro me lo cu­rro mu­cho». Cer­ca­na y lu­mi­no­sa en las dis­tan­cias cor­tas, con­fie­sa: «Soy muy exi­gen­te con­mi­go mis­ma. Me sa­co mu­chos fa­llos». Y aun­que no sa­be si es más búho que alon­dra ase­gu­ra: «Me gus­ta dis­fru­tar la no­che en ca­sa y en pi­ja­ma». —Mu­cho. Es­tá sien­do una ex­pe­rien­cia muy po­si­ti­va y es­toy apren­dien­do mu­cho de sa­lud, un ám­bi­to en el que me es­treno. Ade­más, fren­te a las cá­ma­ras me sien­to có­mo­da, pues he he­cho te­le­vi­sión an­te­rior­men­te y co­mo di­rec­to­ra de or­ques­ta, me lo pa­so fe­no­me­nal. —Pen­sé: ¡Qué suer­te ten­go... tal y co­mo es­tá el te­ma la­bo­ral! La ver­dad es que es­tá sien­do un re­to fan­tás­ti­co y que des­de el pri­mer día asu­mí con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y en­tu­sias­mo.

—¡Ja,ja,ja! Yo creo que sí. Es­toy apren­dien­do mu­cho. Cui­do mu­cho la ali­men­ta­ción, pe­ro mi ta­lón de Aqui­les era que no sa­bía có­mo in­cluir al­gu­na ver­du­ra por la ma­ña­na. Y la doctora Bellón me ha da­do va­rias op­cio­nes, co­mo to­mar to­ma­ti­tos pe­que­ños de ten­tem­pié. De- be­mos cui­dar­nos pa­ra vi­vir más y me­jor, por­que la sa­lud es el úni­co pa­tri­mo­nio que te­ne­mos. —Ha sur­gi­do así y las opor­tu­ni­da­des hay que apro­ve­char­las co­mo se pre­sen­tan. Re­co­noz­co que ha­blo mu­cho y ten­go por cos­tum­bre sol­tar, pe­ro tam­bién me en­can­ta es­cu­char. Yo creo que de­pen­de de los días. Hay días que es­toy más por ha­blar que por es­cu­char y al re­vés. Sien­to pla­cer ha­blan­do y es­cu­chan­do.

—Pues no lo sé. Soy de apro­ve­char el día al má­xi­mo, de ex­pri­mir­lo. Me gus­ta mu­cho la no­che, por­que es cuan­do se abre pa­so la vi­da, el dra­ma. Pa­re­ce que la no­che ayu­da a des­ve­lar se­cre­tos y con­fi­den­cias. —¡Uy! ¡Qué di­fí­cil! Las dos me en­tu­sias­man. La ra­dio es mi com­pa­ñe­ra, me ha da­do mi mi­ra­da y ten­go voz pro­pia gra­cias a ella y la te­le es mi aman­te. Pe­ro el cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal ha si­do con la ra­dio. —Bueno, me gus­ta mu­cho to­car va­rios pa­los y es­cri­bir me en­can­ta. Siem­pre es­toy to­man­do no­tas e ideas sobre per­so­na­jes, his­to­rias, es­ce­na­rios en li­bre­tas y cua­der­nos. Y dan­do for­ma a al­gu­nas de esas ideas, es­cri­bí es­te cuento du­ran­te el oto­ño y el in­vierno pa­sa­dos, es­ta­cio­nes que no me en­tu­sias­man de­ma­sia­do. —No te­nía vo­ca­ción de pe­rio­dis­ta. Fue la vo­ca­ción quien me bus­có, me dio un be­so en la bo­ca y me con­quis­tó pa­ra siem­pre. En cam­bio, mi her­mano Fer­nan­do siem­pre lo tu­vo cla­ro. De ni­ños no ju­gá­ba­mos a pe­rio­dis­tas, ju­gá­ba­mos a los Clicks y a las na­ves de Star Wars. Yo de pe­que­ña era muy fan­ta­sio­sa y tan pron­to so­ña­ba con ser bai­la­ri­na co­mo pa­ra­cai­dis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.