“Son pe­que­ños ges­tos que ayu­dan a la con­ci­lia­ción”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VA POR ELLOS - TEX­TO: PA­TRI­CIA GAR­CÍA

ASan­ti Ra­mos la apro­ba­ción de las cin­co se­ma­nas de pa­ter­ni­dad le vino co­mo ani­llo al de­do. La nue­va me­di­da en­tró en vi­gor el 5 de ju­lio y el pe­que­ño Éza­ro na­ció unos días des­pués, el 23. «Es­ta­ba pen­dien­te de la no­ti­cia y cuan­do vi que lle­gá­ba­mos a tiem­po me ale­gré un mon­tón», re­cuer­da. Con su mu­jer, Lucía, tie­ne otro pe­que­ño, Tia­go, de dos años y sie­te me­ses. «So­lo tu­ve dos se­ma­nas y por muy po­co tiem­po: jus­to en enero cam­bia­ba pa­ra las cua­tro se­ma­nas». Éza­ro ni se in­mu­ta: es­tá en su ca­rri­to, dur­mien­do co­mo so­lo los be­bés sa­ben ha­cer­lo, con esa ca­ra de fe­li­ci­dad ab­so­lu­ta, en com­pa­ñía de su pa­pá. «Es muy bueno», apun­ta San­ti. El re­cién na­ci­do lle­va el nom­bre de la cas­ca­da ga­lle­ga de O Pin­do, «que­ría­mos un nom­bre ori­gi­nal y que re­pre­sen­ta­se a Ga­li­cia». Su pa­dre com­pa­ra las dos ba­jas: «En nues­tro ca­so no­ta­mos mu­cho la di­fe­ren­cia. Mi mu­jer tu­vo ce­sá­rea y du­ran­te los pri­me­ros quin­ce días ne­ce­si­tó mu­cha ayu­da pa­ra to­do, pa­ra le­van­tar­se... La pri­me­ra ba­ja de pa­ter­ni­dad re­sul­tó in­su­fi­cien­te». Con Éza­ro las co­sas cam­bia­ron: «To­do me­jo­ra y es­tás re­la­ja­do». Dos hi­jos re­quie­ren cua­tro ma­nos: «Nos va­mos arre­glan­do. Cuan­do te­nía­mos so­lo uno se lle­va­ba la aten­ción ple­na. Pe­ro cuan­do tie­nes dos las co­sas cam­bian: uno más uno no su­man dos. A ve­ces se po­nen a llo­rar al mis­mo tiem­po o quie­ren es­tar con ma­má o pa­pá en el mis­mo ins­tan­te. Co­mo Éza­ro to­ma el pecho, nos re­par­ti­mos y yo me en­car­go más del ma­yor».

ATEN­CIÓN PER­MA­NEN­TE

En­tre las ven­ta­jas de las cin­co se­ma­nas, San­ti cuen­ta que la am­plia­ción de la ba­ja, les per­mi­tió, por ejem­plo, cu­brir sin pro­ble­ma el cie­rre de la guar­de­ría en agos­to. «Son pe­que­ños ges­tos que ayu­dan a la con­ci­lia­ción, pe­ro to­da­vía fal­ta mu­cho. Por ejem­plo, los ho­ra­rios de los co­le­gios no se ajus­tan a los del tra­ba­jo. Tam­bién hay que pen­sar en los im­pre­vis­tos. Si un día se po­ne en­fer­mo, ¿con quién lo de­jas? Las cin­co se­ma­nas es­tán bien, su­po­nen una me­jo­ra, pe­ro a par­tir de ese tiem­po el ni­ño si­gue ne­ce­si­tan­do aten­ción», apun­ta San­ti. Apa­re­ce en es­ce­na el her­mano ma­yor, Tia­go, con su abue­la: «Que­ría­mos dar­le un her­ma­ni­to a Tia­go. Soy hi­jo úni­co y pa­ra mí es­to es co­mo un re­ga­lo. Y lo lle­va muy bien, lo cui­da y le da un ju­gue­te cuan­do llo­ra. Lo úni­co que no le hi­zo tan­ta gra­cia es que he­re­da­ra su si­lli­ta. Pe­ro se lo ex­pli­ca­mos y no hu­bo nin­gún con­flic­to». San­ti ya es­tá de vuel­ta en el tra­ba­jo: «Aho­ra es­ta­mos vi­vien­do la se­gun­da par­te del pro­ble­ma. Mien­tras es­tá­ba­mos los dos nos re­par­tía­mos, com­par­tía­mos to­dos los mo­men­tos. Aho­ra es mi mu­jer la que tie­ne que afron­tar­los».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.